Los principales accionistas acuerdan no vender títulos durante otro año

Los dueños de Másmóvil prolongan su ‘lock-up’ en plena oferta a Orange

Meinrad Spenger, consejero delegado de la compañía.
Meinrad Spenger, consejero delegado de la compañía.

Movimiento de relevancia en el capital de Másmóvil. Los principales accionistas de la empresa han acordado prolongar un año más el periodo de inmovilización de sus participaciones (lock-up) con el compromiso de no vender sus títulos en el mercado ordinario durante un año más, hasta el 3 de junio de 2016, “protegiendo asó la cotización del valor en interés de todos los accionistas de la sociedad”.

En un hecho relevante remitido al MAB, la empresa recordó que el 3 de junio de 2014, tras la integración de Másmóvil con la antigua Ibercom, los accionistas de ambas compañías acordaron un primer lock-up de un año. En ese momento, representaban el 75% del capital. Ahora se han adherido accionistas que representan el 96% del lock-up de 2014.

En la actualidad, el 35% del capital de la operadora está en manos de los accionistas de la antigua Ibercom, un 25% es propiedad de los accionistas de la antigua Másmóvil (previa a la integración), mientras que el 40% restante cotiza en Bolsa. Con la futura integración de Neo, compañía adquirida recientemente, sus accionistas, encabezados por Gala Capital, tendrán cerca del 10% del capital de la teleco.

Este renovado compromiso coincide con un momento de trascendencia para la compañía, que tiene en marcha una estrategia para convertirse en el principal operador alternativo a los grandes grupos. El próximo objetivo de Másmóvil es hacerse con los activos que va a tener que vender Orange tras la compra de Jazztel, para cumplir con los requisitos impuestos por la Comisión Europea para dar el visto bueno a la operación. Entre esos activos figuran cerca de 750.000 accesos de fibra óptica. La operación podrían rondar los 100 millones de euros.

En principio, Másmóvil competirá en este proceso con Yoigo, que también ha reiterado su interés por estos activos, indicando que cuenta con el respaldo de su principal accionista TeliaSonera.

El proceso está ahora en un periodo de espera hasta que Orange cierre la opa sobre Jazztel, cuyo periodo de aceptación concluye el 24 de junio. Posteriormente, el grupo galo retomará estas desinversiones.

La compra de estos activos sería el punto culminante a una carrera de adquisiciones llevada a cabo en el último año, que ha incluido a empresas como Quantum, Xtra Telecom, Digital Valley Technologies, The Phone House Movil, Embou y Ebesis y la citada Neo.

Santander y EDM Gestión se hacen fuertes en el capital

En los últimos meses, distintos accionistas institucionales han entrado en el capital de Másmóvil. Entre estos inversores destaca Santander Asset Management, que mantiene en torno a un 1,59% del capital de la teleco. A su vez, según los rankings que elabora Bloomberg, Banif Gestión posee un 0,57% del capital.

Asimismo, EDM Gestión controla 86.088 acciones de Másmóvil, equivalentes a un 0,82% del capital. Gescooperativo posee un 0,52% del capital, por un 0,40% de Renta 4 Gestora y un 0,1% de Bankinter.

Lo cierto es que Másmóvil ha vivido un último año de euforia en Bolsa. Desde enero, sin ir más lejos, sus acciones se han revalorizado cerca de un 70%, otorgando a la operadora una capitalización bursátil cercana a 220 millones de euros.

Másmóvil, que busca dar un salto del MAB al mercado continuo, disparó sus cuentas durante 2014, gracias a la imparable carrera de compras.

Normas