Los accionistas venderán más del 50% del capital

Euskaltel planea dar todo su beneficio en dividendos tras su salida a Bolsa

La valoración podría rondar los 1.500 millones de euros

Los grupos de capital riesgo Investindustrial y Trilantic serán los mayores vendedores

Kutxabank se mantendrá como accionista de referencia

Edificio de Euskaltel.
Edificio de Euskaltel.

Confirmado. Euskaltel anunció ayer su intención de salir a Bolsa. En una nota, la operadora explicó que la operación será una oferta de venta de acciones por parte de los accionistas actuales a inversores institucionales –de nuevo, sin tramo minorista–, especialmente internacionales.

El objetivo pasaría por colocar el 50% del capital, o algo más, sin incluir la opción de ampliar la operación que se guardan los bancos coordinadores (green shoe, en la jerga financiera). JPMorgan y UBS lideran la colocación, acompañados de BBVA, Citi, Caixabank, JB Capital, N+1, Norbolsa y Santander. Rothschild asesora a Euskaltel.

La valoración no está fijada, pues ayer arrancó el periodo previo al de conformación del libro de órdenes, que servirá para fijar el rango definitivo. Pero fuentes conocedoras de la marcha de la operación señalan que la valoración se situará en torno a 1.500 millones.

Los accionistas actuales de Euskaltel son Kutxabank, con un 49,9%; International Cable, sociedad controlada por los grupos de capital riesgo Trilantic e Investindustrial, con un 48,1%; e Iberdrola con un 2%. Ahora bien, la colocación no será proporcional a la participación. Los principales vendedores serán Trilantic e Investindustrial, que entraron en Euskaltel en otoño de 2012, tras la crisis generada por el litigio con Orange, a la que indemnizó con 222 millones, tras romper la alianza que ambos grupos mantenían en telefonía móvil hasta 2016.

Kutxabank permanecerá como accionista de referencia a largo plazo, dado el enraizamiento de la entidad financiera con Euskaltel y el mercado de origen.

La principal virtud de la empresa de cable está en su gran capacidad para transformar ingresos en flujo libre de caja. El año pasado, ingresó 321,2 millones de euros, con beneficio antes de intereses, impuestos, amortizaciones y depreciaciones (Ebitda) ajustado de 155,9 millones y un flujo de caja libre operativo de 113,6 millones de euros.

La compañía cerró 2013 con una deuda financiera neta de 326 millones de euros, pero los accionistas han elevado este montante hasta el entorno de los 500 millones para repartirse un dividendo extra. La firma de ese crédito implica que su ratio de Ebitda respecto a la deuda se situará en unas tres veces. De media, la de las compañías del sector está entre las cuatro y las cinco veces. Eso sí, Telefónica, con un perfil diferente, cerró marzo con 2,73 veces, que se reduce a 2,13 veces tras la venta de la filial británica O2.

La intención de Euskaltel, condicionada a eventuales operaciones de compra, es repartir prácticamente todo el beneficio en dividendos. La posibilidad de endeudarse hasta cuatro veces el Ebitda abre la puerta, incluso, a un pay out (porcentaje destinado a retribuir a los accionistas) superior al 100%. Es decir, la sexta operadora de banda ancha de España estudiaría, llegado el caso, pedir dinero para dar dividendos o comprar acciones propias para su posterior amortización. Esta política ha sido la seguida durante años por Telefónica. Euskaltel registró el pasado año un beneficio cercano a 50 millones de euros.

Los primeros análisis disponibles de los bancos colocadores señalan, en función del precio al que finalmente se coloque, que la rentabilidad anual por dividendo de Euskatel se sitúe entre el 3% y el 5%, con la posibilidad de superar este umbral. Este rango situaría a la operadora en el top 10 en cuanto a retribución del Ibex 35. La líder ahora es Repsol, con más de un 5%, según Factset, aunque retribuye a través de scrip dividend.

Está previsto que la CNMV dé luz verde al folleto de la colocación en la semana del 15 de junio, para que el estreno en Bolsa se produzca en la primera quincena de julio. Teóricamente, el plazo para debutar con las cuentas auditadas del primer trimestre concluye el 12 de agosto, si bien una salida a Bolsa durante el mes de vacaciones por excelencia en España sería algo nunca visto.

En lo que va de año, el número de salidas a la Bolsa en España está en máximos desde 2007 al haber debutado cinco compañías. La mayor colocación fue la Aena, por 4.260 millones, seguida de Cellnex (2.140 millones), Saeta Yield (400 millones) y Talgo (más de 560 millones).

Posicionamiento ante la consolidación del cable

Euskaltel ha considerado desde un primer momento que la salida a Bolsa le situaría en una buena posición para desarrollar su vocación de protagonismo en los futuros procesos de consolidación en el sector.

Según fuentes del sector, Euskaltel se está posicionando de cara a las posibles absorciones de la asturiana Telecable y de la gallega R. De hecho, ya habría habido contactos. Ambas están controladas por grandes grupos de capital riesgo: Telecable por Carlyle y R por CVC. La capacidad de captación de nuevos clientes de banda ancha de las tres operadoras es limitada, por su propia limitación geográfica con lo que con la integración buscarían nuevas formas de rentabilizar las operaciones.

Euskaltel va a estar centrada en las próximas semanas en la salida a Bolsa, pero si por el camino se plantea alguna oportunidad se plantearía la opción.

Normas