El plazo termina el 24 de junio

¿Qué deben hacer los accionistas de Jazztel ante la opa de Orange?

La opa de Orange sobre Jazztel entra en su recta final

¿Qué ocurrirá si no se acude? Aquí están todos los escenarios

Sede de Orange en Alcobendas (Madrid).
Sede de Orange en Alcobendas (Madrid).

La opa de Orange sobre Jazztel entra en su recta final. Hasta el 24 de junio, incluido, los accionistas podrán indicar al banco o al bróker en el que tengan los títulos su deseo de acudir a la operación.

La venta de las acciones implicará el pago de la comisión correspondiente, si es que existe, al intermediario.

La teleco francesa, que competirá de tú a tú con Movistar y Vodafone tras la adquisición, pagará 13 euros por acción en efectivo a todos aquellos accionistas que acudan a la opa. La opción más segura para los accionistas es acudir a esta oferta o vender en mercado, según apunta la mayoría de los accionistas.

La oferta está condicionada a que Orange logre el control de al menos el 50% de capital. El presidente de Jazztel, Leopoldo Fernández Pujals, y otros dos directivos –José Miguel García Fernández, el consejero delegado, y José Ortiz Martínez, secretario del consejo de administración– se han comprometido a vender en la opa un porcentaje del capital de la operadora española, que roza el 15%.

En el improbable caso de que no consiguiera ese porcentaje, la compañía francesa se reserva la posibilidad de dejar la opa sin efecto. Existe la posibilidad de no acudir a la oferta que plantea Orange, pero esto abre la puerta a varias posibilidades.

Primer escenario, si acuden dueños del capital de Jazztel por al menos el 90% del capital, Orange asegura en el folleto que “tiene la intención de ejercitar la venta forzosa”. Es decir, a los accionistas que no hayan vendido se les quitarán automáticamente las acciones de sus cuentas de valores al mismo precio de la opa. “La decisión de sacar a Jazztel, a pesar de esa intención inicial, tendría que ser ratificada posteriormente”, señala Federico Colom, director financiero de Orange.

Dentro de este primer escenario también sería potestad de los accionistas de Jazztel solicitar a Orange la compra a los 13 euros por título.

El segundo escenario supone que Orange consigue menos del 90% del capital. Las acciones de Jazztel seguirán cotizando, y ni la teleco ni los accionistas podrán reclamar la compraventa del capital restante. Aquí entramos en el terreno de la especulación, pero los analistas consultados apuntan con el dedo lo que ocurrió con Endesa, cuando venció la opa que le habían lanzado Endesa y Acciona a 41,17 euros por acción.

Lo que ocurrió la sesión en que ya no era posible acudir a la operación, a finales de 2007, fue una fuerte caída de Endesa, tras la conclusión de la opa a inicios de octubre de ese año. Desde el precio fijado la utility cayó hasta el entorno de los 14 euros al año y medio. Es cierto que a finales del pasado ejercicio Enel reactivó el valor en la Bolsa española con una oferta pública de venta por casi el 22% del capital de la eléctrica española. Fue en noviembre del año pasado. Pero tuvieron que pasar casi siete años.

Sobre una eventual reactivación, Orange ha dejado la puerta abierta a dos opciones. Primera, si no consigue el 90% del capital de Jazztel, puede realizar una aportación de los activos de Orange en España y realizar una operación de salida a Bolsa. El problema es cuándo la realizará y las valoraciones. Fuentes conocedoras de las intenciones de Orange descartan por completo que esa salida se efectúe este año. Si finalmente es excluida del parqué, la teleco gala también se plantea sacar a la Bolsa española la empresa resultante de la fusión. Pero el calendario es igual de incierto. Orange dispone de filiales cotizadas en Polonia, Bélgica y Egipto.

Normas