El tercer juego de esclusas transportará 600 millones de toneladas de carga al año

2016 marca el estreno de grandes obras en el exterior

La ampliación del Canal y el AVE Medina-La Meca, claves en la agenda.

Vista aérea de las tareas de ampliación del Canal de Panamá, donde se construye el tercer juego de esclusas de casi dos kilómetros cada una, en los océanos Atlántico y Pacífico.
Vista aérea de las tareas de ampliación del Canal de Panamá, donde se construye el tercer juego de esclusas de casi dos kilómetros cada una, en los océanos Atlántico y Pacífico.

El gran año del sector de infraestructuras será el próximo, 2016. Las principales obras de ingeniería mundial adjudicadas a empresas españolas verán por fin la luz, una vez superados los conflictos y retrasos. La ampliación del Canal de Panamá, la construcción del AVE a La Meca, del metro de Doha o la expansión del metro de Toronto son los planes en agenda.

Los avances de la construcción del tercer juego de esclusas en el Canal de Panamá (una en el océano Atlántico y la otra en el Pacífico) son de casi el 90%; se han instalado las 16 compuertas y se inundarán en las próximas semanas los compartimentos del Atlántico. Estas pruebas se prolongarán hasta 2016, dice Sacyr, que lidera el consorcio Grupos Unidos por el Canal (GUPC).

A diferencia de las existentes, las esclusas permitirán la entrada y salida de barcos más grandes: la empresa calcula el transporte de 600 millones de toneladas de mercancía anuales entre el Pacífico y el Atlántico.

El proceso de apertura y cierre de las compuertas, inundadas y rodantes en vez de abisagradas, será de apenas cuatro o cinco minutos, lo que reducirá el tiempo de tránsito y facilitará su mantenimiento.

Además, reutilizará el 60% del agua, gracias a los nueve depósitos de reciclaje en los laterales. Este ahorro, del 7% frente a las actuales, permitirá el paso de dos buques más al día, señala la compañía.

Superada la crisis con la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), uno de los mayores contratos de obra civil en el extranjero, por 2.600 millones de euros, finalizará a principios de 2016 y concentrará, ya en marcha, el 6% del tránsito del comercio mundial.

Pero el gran reto del sector es el tren de alta velocidad en el desierto, entre las ciudades santas de Medina y La Meca, en Arabia Saudí. Es la obra más compleja, por las condiciones climáticas, y la más ambiciosa, valorada en 6.700 millones.

La cifra

tren Medina-La Meca
Vías del tren Medina-La Meca en Haramain.

6.700 millones es el valor del contrato más ambicioso de las empresas españolas en el extranjero, el AVE Medina-La Meca.

El cliente (la estatal Saudi Railway Organization) presiona sobre los plazos de entrega y los socios del consorcio constructor dicen estar en tiempo. El grupo dirigido por Renfe incluye a Adif, Ineco, Talgo, Copasa, OHL, Cobra, Consultrans, Dimetronic, Imathia, Inabensa e Indra.

La dificultad técnica es mitigar la amenaza de la arena del desierto, que puede afectar al 20% del corredor de 450 kilómetros. El pasado martes se produjo la última reunión entre el Ministerio español de Fomento y el saudí de Transportes para analizar el avance de la obra, y las pruebas del primer tren sobre raíles se confirman para el mes de junio: “Estamos poniendo todo el empeño en que el proyecto concluya en tiempo y forma”, declaró la ministra Ana Pastor. La entrega de la infraestructura está fijada para diciembre de 2016.

La fuerte presencia de España en grandes proyectos de infraestructuras en el extranjero es el resultado de un proceso de internacionalización que han llevado a cabo las grandes empresas cotizadas durante la crisis económica, y que convirtieron a América, Asia o el norte y este de Europa en sus principales mercados estratégicos. Hoy, se calcula que más del 80% de su facturación viene del exterior.

Raíles en marcha con sello español

• FCC tiene a su cargo las obras más importantes de metropolitanos en el extranjero, como la construcción de un ramal de la línea roja del metro de Doha (Catar), por 506 millones, que la conecta con la ciudad de Al Wakra. FCC trabaja ya en el viaducto y las tres estaciones elevadas, según informa la compañía. Su finalización se prevé en septiembre de 2016. Mientras, las tareas de ampliación del metro de Toronto (Canadá) hasta la ciudad de York, participada al 50% con OHL, están al 85%: queda pendiente la estación de Highway 407 (70%), la de autobuses (55%) y el aparcamiento, indica la empresa. La obra, de 300 millones, estará lista en noviembre del próximo año.

• El grupo de Slim dirige, además, el segundo contrato más grande, por detrás del AVE a La Meca, consistente en la construcción de tres líneas del metro de Riad (Arabia Saudí) para 2018, por 6.000 millones.

• ACS trabaja para 2018 en el metro ligero de Ottawa por 1.600 millones, el mayor proyecto de la ciudad canadiense.

Acciona construye, junto a sus socios de Altrac Light Rail, 12 kilómetros de vía del tren ligero de Sídney (Australia), por 1.400 millones de euros, que operará a principios de 2019.

Ferrovial, participada al 50% con la británica Laing O’Rourke, lleva a cabo la ampliación de la Northern Line del metro de Londres, por 600 millones, para 2020, que aumentará la capacidad ferroviaria en un 10%.

Normas