El presidente de Sabadell alerta del crédito a pérdida

Oliu: “Ada Colau es hasta ahora un personaje folclórico”

Al presidente de Sabadell le gustaría reunirse con la próxima alcaldesa de Barcelona

Sabadell reaccionará a la cuenta 1,2,3 de Santander, pero "sin ninguna guerra"

Josep Oliu, presidente de Sabadell
Josep Oliu, presidente de Sabadell

Josep Oliu ha sido el primer banquero en pronunciarse sobre los resultados de las elecciones municipales y autonómicas celebradas el domingo, y su opinión seguro que no pasa desapercibida a nadie y menos a la nueva alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

El presidente de Sabadell reconoció este miércoles que lo primero que hizo al conocer los resultados de las elecciones fue comprobar cómo se veían desde Londres, y parece que las conclusiones no fueron preocupantes, ya que consideran que al final primara los equilibrios, el diálogo y llegar a acuerdos, “es lo que marcan estas elecciones”, dijo el banquero.

Pero Oliu no pudo evitar hablar de Colau ante la insistencia de la prensa. “No la conozco y me gustaría. Era un personaje digamos conocido y hasta ahora folclórico, pero a partir de las elecciones se ha convertido en un personaje institucional. Es la alcaldesa de Barcelona, y por las relaciones que tiene el banco con el Ayuntamiento de Barcelona me gustaría conocerla”, declaró el banquero. Y añadió que a Colau “se la conocía por activismo en las plataformas de defensa por la hipoteca. Esta misma persona irrumpe ahora en el mundo institucional y no sabemos cómo va a actuar”.

Aunque considera que es prematuro saber cómo influirán los resultados de las elecciones municipales en las generales, Oliu considera que está “claro que ahora ya no existe el papel del partido bisagra que históricamente siempre había recaído en CiU. Qué sea lo que Dios quiera”.

El banquero también aprovechó para recordar (como lo ha hecho en alguna ocasión la propia Ada Colau) que Sabadell no ha realizado desahucios. “Nosotros somos un banco que hemos intentado actuar éticamente con todos los temas de vivienda. Nunca hemos practicado un alzamiento forzoso a nadie con riesgo de exclusión social”, subrayó.

Crédito a pérdid

El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, criticó este miércoles las políticas comerciales que realizan algunos bancos. Considera que no se va a producir una nueva guerra del pasivo, porque sería “suicida”, pero sí le preocupa la venta de hipotecas a pérdidas que están ofreciendo algunas entidades. Sabadell actualizará su cuenta Expansión como reacción a la cuenta 1,2,3 de Santander.

Pese a que España cuenta con muchas menos entidades financieras que hace un lustro, la competencia por captar y mantener a los clientes se ha vuelto cada vez más agresiva, más cuando los tipos de interés están prácticamente a cero, lo que introduce una fuerte presión en los márgenes de estas entidades.

Ante ello, según explicó Oliu, la banca se ha vuelto más competitiva, aunque en algunas ocasiones la política comercial puede ser perjudicial. Este es el caso de las hipotecas en particular y del crédito en general que comercializan ciertas entidades.

Oliu considera que pese a la campaña iniciada por Santander para captar clientes con la cuenta 1,2,3 que ofrece hasta un 3% de interés para saldos diarios de 3.000 a 15.000 euros, no habrá una nueva guerra del pasivo como sucedió hace unos años. Mantiene que con los bajos tipos de interés del mercado casi a cero, y sin expectativas de subidas, “una guerra del pasivo sería suicida, y no tiene sentido. Solo tiene sentido con los tipos altos”, subrayó.

El banquero asegura que hace varios años, cuando Santander rompió el mercado con la supercuenta sí podía estar justificada esta guerra, ya que la banca operaba en un mercado de tipos altos, y la entidad cántabra supo aprovecharse de ello, al ser el primero en poner en marcha esta estrategia comercial. Entonces “Santander anticipó una subida de tipos (…), pero ahora es imposible una guerra del pasivo. No habrá guerra”, explicó.

Pese a ello, Sabadell ha decidido actualizar su cuenta Expansión, que dice que es similar a la de Santander. Su objetivo es vincular más a los clientes, aunque también captar nuevos . “Vamos a reaccionar, pero a nuestra manera. Daremos una vuelta a nuestra cuenta Expansión y será tan buena como la de 1,2,3”, declaró el banquero.

Pero lo que le preocupa al banquero es la concesión de crédito por debajo del precio de coste que están comercializando algunas entidades. Su preocupación coincide con la ya expresada por el presidente de BBVA, Francisco González.

“Lo que me preocupa claramente es el precio del crédito, la incorporación del crédito no rentable”, explicó, para añadir que “la burbuja del crédito no es sostenible, y desde hace tiempo estamos viendo créditos por debajo del valor del crédito. Se están produciendo la concesión de hipotecas con pérdidas. Eso sí me preocupa”.

Oliu recordó que para evitar estas políticas comerciales están los reguladores. Pese a ello insistió en que ahora “hay cierta tendencia de la banca comercial a dar e intentar crecer con volúmenes y pensar que con ello se puede arreglar las cuentas de resultados”.

Sobre el posible cobro de comisiones en cajeros a los no clientes del banco como ya ha puesto en marcha CaixaBank, Jaume Guardiola, consejero delegado de Sabadell, explicó que no tienen ahora ningún plan ya que están atentos a lo que diga Bruselas sobre este asunto. La Comisión Europea ha comenzado a estudiar estas nuevas comisiones para ver su efecto sobre el cliente.

Guardiola también descartó que se generalice el cobro de comisiones por todos los servicios que ofrece un banco, frente a la práctica actual de comisiones cero en función de la vinculación del cliente. “Cada banco empleara una estrategia diferente para vincular a sus clientes, y una de estas estrategias comerciales será el cobro o no de comisiones”, aclaró el número dos del banco.

Josep Oliu descartó que sobren oficinas a Sabadell. No cree que se produzca un próximo proceso de fusiones en España, aunque considera que lo puede haber algo más adelante, pero siempre que “alguna entidad lo quiera”.

En cuanto a la compra del británico TSB, sobre el que lanzó una opa que ya ha sido aceptada por el 82% del capital, el banco no descarta en un futuro crecer con alguna nueva pequeña adquisición. “Pero vamos pasito a pasito”, declaró Oliu.

Normas