El empresario defiende las prácticas de su empresa

Villar Mir: “Siento que alguien de OHL México se saltara el código ético"

Juan Miguel Villar Mir, presidente de OHL  M. Casamayón.
Juan Miguel Villar Mir, presidente de OHL / M. Casamayón.

Juan Miguel Villar Mir busca a los instigadores de “una campaña de descrédito en México cuyas motivaciones no nos podemos explicar”, ha asegurado el presidente de OHL, que esta mañana ha hecho declaraciones a un pequeño grupo de periodistas tratando de exculpar a su empresa del escándalo por un presunto fraude tarifario e intento de invitación a un alto cargo público en el Estado de Nuevo México. “Tenemos al equipo jurídico trabajando en ello. Las escuchas telefónicas son un delito muy grave en ese país, donde se permite lamentablemente la difamación y la calumnia”.

El empresario ha dado abiertas explicaciones por primera vez desde que el 6 de mayo saltaran a la luz informaciones, en el país azteca, que involucraban a OHL en supuestas prácticas para inflar las tarifas en la autopista Viaducto Bicentenario como respuesta a inversiones que, probablemente, no se realizarían jamás. Los datos que sostenían las informaciones emanan de conversaciones telefónicas entre cuatro altos directivos de OHL México, “tomadas ilegalmente y posteriormente manipuladas”, defiende Juan Miguel Villar Mir. "Todo es absolutamente falso", ha sentenciado, "tal y como lo demuestra la auditoría realizada por EY y que hemos presentado ante la CNMV".

Desde la presidencia de OHL se exculpa al presidente de OHL México, José Andrés Oteyza, y al consejero delegado de OHL Concesiones, Juan Luis Osuna, de cualquier intento de fraude. Sin embargo, no hay amparo de la empresa para Pablo Wallentin, jefe de gabinete de Oteyza que ofreció unas vacaciones gratuitas en diciembre en un hotel de OHL, en la Riviera Maya, al secretario de Transportes del Estado de México, Apolinar Mena. Este no aceptó, pero reconoció la invitación y ha se ha visto obligado a dimitir. De igual modo, Wallentin fue cesado días atrás. Sin llegar a hablar de intento de soborno, Villar Mir calificó de “necedad” el ofrecimiento de su directivo: “Seguro que no había leído nuestro código ético, en el que se prohibe cualquier regalo por un importe superior a los 300 euros. Yo quería un límite tres veces inferior, pero me hicieron ver que cualquier comida de trabajo a la que invites puede estar por encima de los 100 euros”, ha declarado el presidente de OHL.

Viaje a México

El diario local Reforma viene recogiendo anuncios desde enero que desacreditan tanto al Gobierno del Estado de México como a la propia OHL. Uno de los últimos está firmado por alguien que dice representar a la empresa Infraiber, compañía mexicana especializada en contar tráfico en carretera. “No conozco a nadie de esa empresa, aunque he podido saber que tenía una especie de acuerdo marco con el Estado de México para contar el tráfico en autopistas que finalmente no se hizo firme”, ha relatado Villar Mir a pregunta de los periodistas, “está claro que los anuncios forman parte de una campaña contra OHL, pero no me atrevo a señalar a nadie como autor de las escuchas a nuestros directivos”.

Villar Mir tampoco ha querido contestar a la pregunta de si OHL había sido chantajeada en los últimos meses en México para detener lo que denomina “campaña de difamación y falsedades”.

OHL seguirá invirtiendo en México y ya analia el proyecto del nuevo aeropuerto de México DF

El empresario español viajó en abril a México para ponerse al tanto de la peligrosa ola que se estaba originando con anuncios pagados en prensa contra OHL. A lo largo de esa estancia reconoce "haber saludado al gobernador del estado de México". Al que asegura no conocer es al ex Secretario de Transportes Mena: "No le he visto nunca". Villar Mir afirma que Mena, al que se ofrecieron vacaciones pagadas desde la empresa, tenía la última palabra en cuestiones como el reequilibrio financiero de las concesiones de OHL en el Estado de México, entre ellas la de la autopista Viaducto del Bicentenario puesta en tela de juicio.

Auditoría

Esa carretera, tal y como defiende OHL y reafirma la auditoría de EY, no ha accedido a reequilibrios tarifarios desde 2011 y fue por un sobrecoste de unos 160 millones de euros en la primera fase de construcción. Posteriormente OHL ha lanzado una segunda fase de construcción del proyecto, que da acceso a Ciudad de México desde Monterrey y Querétaro, para el que la Administración ya ha reconocido derecho a una mejora tarifaria con el fin de que la empresa pueda recuperar los costes de construcción. Las cifras se calculan en estos momentos. "Mena tenía opinión sobre nuestras autopistas, pero su cargo era político y los informes le llegaban firmados por funcionarios y expertos independientes", ha resaltado Villar Mir, restando algo de relevancia al papel del ex Secretario de Transportes en los procesos que atañen a las inversiones de OHL México.

OHL lleva 36 años en el país, donde se juega mucho. Ha invertido 59.266 millones de pesos (3.510 millones de euros) y tiene 3.700 empleados, todos mexicanos salvo dos españoles. Villar Mir asegura que seguirá apostando por el que hoy es el principal mercado internacional para OHL, donde contrata entre 500 y 1.000 millones de cartera todos los años después de presentarse a concursos por 4.000 ó 5.000 millones. Como próximo objetivo, OHL pretende competir por el proyecto del nuevo aeropuerto de México DF.

Villar Mir también ha querido acabar con cualquier sombra de favoritismo político en México sobre OHL. Tres de las concesiones del grupo han sido otorgadas por el PRI que actualmente gobierna en el país y en el Estado de México; otras tantas por el PAN, que lideraron Vicente Fox y Felipe Calderón, y las dos última por el PRD que lidera López Obrador y que suele triunfar en México DF.

 

Normas