El selectivo español queda al borde de los 11.300 puntos

Ibex 35: ¿por qué cede un 0,94% en la semana?

Visitantes a la Bolsa de Tokio.
Visitantes a la Bolsa de Tokio. EFE

El euro, hasta hace poco aliado de las Bolsas del Viejo Continente, les está haciendo ahora la vida imposible. Sus alzas frente al dólar causadas por unos decepcionantes datos económicos en Estados Unidos se han convertido en un escalón demasiado elevado para que los inversores en renta variable no tropiecen con él. El Ibex cae un 0,94% hasta los 11.317,3 puntos en una semana que ha dejado un aumento de la volatilidad con un ojo puesto en los cambios en el mercado de divisas y otro en el de deuda. Y, por supuesto, con Grecia de fondo porque la reunión del Eurogrupo del lunes no dejó ninguna solución para la precaria situación financiera del país.

IBEX 35 8.168,00 0,08%

En la sesión de hoy, el Ibex 35 ha vuelto a vivir una jornada confusa, de esas que dejan gráficos con muchos picos y vaivenes. Marchaba el índice sin apenas variaciones hasta que el euro ha empezado a subir frente al dólar. Al cierre, el selectivo anota un descenso del 0,71% similar al de resto de parqués europeos. El Dax alemán cede un 1%; el Cac francés, un 0,68% y el FTSE Mib italiano, un 0,31%.

De vuelta al selectivo español, las mayores subidas del día han sido las de Abengoa (+2,87%), ArcelorMittal (+1,32%), que sigue celebrando la investigación de la UE  a las importaciones de acero desde China y Rusia y es el mejor valor de la semana en el selectivo al subir cerca de un 9%, y Dia, que avanza un 0,94%. Mientras, ACS (-2,48%), Repsol (-1,4%) e Indra (-1,31%) son las peores compañías de la sesión.

El Ase griego ha vuelto a seguir esta semana su propia dinámica y desciende un 3,2%. En la crisis helena todo sigue igual, solo que con menos margen de maniobra cada vez. Su banca continúa con la barra de liquidez de emergencia (ELA) del BCE como única vía de financiación, cuyas condiciones además quieren endurecer los países del norte de Europa, y el Gobierno de Alexis Tsipras está tan escaso de liquidez que solo pudo cumplir con el vencimiento de deuda de esta semana con el FMI acudiendo a una cuenta de emergencia en el propio FMI que deberá reponer en unas semanas.

Pese a todo, el mercado sigue confiando en que se terminará encontrando una solución, aunque esta opinión se ve cada vez más matizada ante los escasos acercamientos entre Grecia y sus acreedores. Así, los expertos de Nomura creen que existe la posibilidad de que el país celebre un referéndum en el que se vincularía la continuidad en la UE con la aplicación de reformas estructurales y recortes fiscales. En este caso, desde la firma nipona consideran que los bancos helenos aplicarían controles de capital, es decir, un corralito.Este es ahora el mayor temor en la crisis griega. Entre diciembre del año pasado y marzo, el sistema financiero heleno sufrió una fuga de capitales de 32.000 millones.

Aun así, el mercado no se inquieta demasiado por la tensión en Grecia, tal vez porque empieza a acostumbrarse a ella.La mejor prueba de ello es que, a pesar de las dudas sobre el futuro del país que alumbró la democracia, el euro no para de apreciarse frente al dólar. La moneda única, vuelve a rebasar los 1,14 dólares, máximo desde febrero, tras conocerse un mal dato de producción industrial en Estados Unidos, que cae tres décimas cuando se espera un alza del 0,1%, y sobre todo un decepcionante índice de confianza de la Universidad de Michigan (88,6 puntos frente a los 96 esperados), lo que incrementa las opciones de que la Reserva Federal posponga la subida de tipos de interés.

El euro ha empezado a subir tras la publicación del mal dato de confianza de la Universidad de Michigan a las 16 horas ampliar foto
El euro ha empezado a subir tras la publicación del mal dato de confianza de la Universidad de Michigan a las 16 horas

Precisamente con los siguientes pasos de la Fed están en parte relacionadas las subidas en el interés de los bonos (inverso a su precio) en el mercado secundario de deuda. La rentabilidad de la deuda española a una década, que llegó a marcar un mínimo histórico en marzo en el 1,14%, cierra la jornada en el 1,74%. A mediados de semana, llegó a acercarse al 2%, aunque después se ha relajado. También es notable el incremento del interés del bono alemán con vencimiento a diez años, que pasa del suelo del 0,07% de hace apenas tres semanas al 0,63% con el que cierra la semana. Como el movimiento es acompasado entre ambos activos, la prima de riesgo española se mantiene prácticamente sin cambios en los 110 puntos básicos.

Los inversores también asisten a un cambio de tendencia en el mercado del petróleo, que avanza más de un 40% desde sus mínimos de enero. El barril de crudo Brent sube un 1,3% en la semana hasta los 66 dólares, en zona de máximos desde diciembre.

Cyril Bernier, analista y gestor en AXA IM, considera que para que este repunte del crudo sea sostenible en los próximos meses se necesitará confirmar un aumento de la demanda, algo que no está nada claro, sobre todo enChina, donde la economía se frena. También recuerda que la decisión que tome la OPEP en su reunión de junio sobre la producción de crudo seguirá influyendo sobre el precio de esta materia prima porque podría agravar la sobreoferta en el mercado, que organismos como la Agencia Internacional de la energía cifran en dos millones de barriles diarios. “Pensamos que el precio del petróleo seguirá volátil en los próximos meses en un rango entre los 55 y los 70 dólares por barril”, aporta.

Normas
Entra en El País para participar