Un método para evitar la pantalla "Configurando actualizaciones de Windows"
Cómo saltarse las actualizaciones de Windows inoportunas

Cómo saltarse las actualizaciones de Windows inoportunas

Hay cosas inoportunas en la vida, y una de ellas son las actualizaciones de Windows. Cada primer martes de cada mes, habitualmente, llega la correspondiente actualización del sistema operativo de Microsoft que suele sorprender a muchos usuarios - sobre todo porque los ordenadores del trabajo los apagamos al acabar la jornada y no hacen la actualización por su cuenta -.

Esto hace que muchos se vean sorprendido con el aviso de actualización en medio de la jornada laboral. Este aviso que normalmente, por parte de los usuarios, se retrasa y retrasa, finalmente a veces se cuela y deja el equipo varias decenas de minutos en una pantalla que reza "Configurando actualizaciones de Windows", algo que suele ocurrir en los momentos menos oportunos.

Las actualizaciones hay que instalarlas, pero se puede retrasar

No estamos aconsejando saltarse las actualizaciones, ni mucho menos. Es necesario instalarlas todas para contar con los últimos avances del sistema y sobre todo la resolución de los diferentes errores y problemas de seguridad que van encontrando. Pero es cierto que, atendiendo a la Ley de Murphy, suele ocurrir cuando tenemos que terminar ese informe que hay que mandar para ayer, y los jefes no entienden eso de "esperar" para actualizar.

Es por ello que aunque se utilice el método que describimos a continuación, lo ideal será dejar esa noche preparado el equipo para que realice la actualización el sólo y poder trabajar sin sustos al día siguiente.

Un método de "emergencia"

Cuando se inicia el proceso de actualización no valen los trucos de apagar el ordenador o reiniciarlo en Modo Seguro, ya que pasaremos inexorablemente por la configuración de actualizaciones, por lo tanto, ¿qué podemos hacer?

El truco llega de la mano de un viejo conocido de los usuarios de Windows, la combinación "CTRL+ALT+Suprimir". Y es que pulsar estas tres teclas no solo nos permite cuando tenemos abierto el sistema operativo poder cerrar procesos que se han quedado trabados, cuando estamos en la pantalla de configuración de actualizaciones si lo pulsamos, se detiene el proceso y nos lleva al registro de la cuenta en Windows 7 y 8.

Cómo indicamos, haciendo esto, la actualización se detiene y habrá que instalarlo después, pero al menos, podremos terminar ese trabajo urgente que nos han interrumpido.

 

 

Normas
Entra en El País para participar