Gamificación como fórmula para acabar con la desmotivación

Se calcula que el 87% de los empleados a nivel mundial están desenganchados de su empresa, no están comprometidos o bien les es indiferente.

Gamificación como fórmula para acabar con la desmotivación

Tan solo el 13% de los empleados a escala mundial están comprometidos, involucrados y entusiasmados con su trabajo, según un informe realizado por Gallup. Esto pone de manifiesto que el 87% restante no están comprometidos, les es indiferente o, peor aún, se sienten desenganchados y potencialmente hostiles en sus empresas.

Sin motivación del empleado, no hay éxito empresarial

Un panorama de este tipo es como si casi el 90% de los trabajadores tuvieran una enfermedad que les impidiera trabajar. Aunque no es lo mismo, el compromiso y la productividad van unidos, por lo que si un empleado no está comprometido e implicado en buen proyecto empresarial no se podrá conseguir el éxito. Por ello, la gamificación se está convirtiendo en una de las mejores opciones para ayudar a motivar a los trabajadores.

La gamificación en aumento

La gamificación no significa que haya que trabajar como si estuviéramos jugando, no se trata de convertir todo en un juego. La gamificación pretende aplicar los principios del diseño de un juego a situaciones no lúdicas (como el trabajo) para solucionar problemas. El concepto surgió hace cinco años en el mundo empresarial, pero ha resurgido con fuerza ante las desmotivaciones de los empleados, y se calcula que desde hoy hasta 2018 crecerá un 68,4%.

Los líderes empresariales llevan tiempo utilizando la gamificación como herramienta para motivar a los trabajadores, pero, además, hoy día se utiliza para expandirse y crecer como empresa. Junaki Kumar, jefe de los Servicios de Strategic Design para América en Diseño de SAPs y Co-Innovation Center, y coautor del libro “Gamification at Work: Designing Engaging Business Software” asegura que la gamificación “trata en realidad sobre la reflexión sobre aquellas cosas que quieres en términos de comportamiento en las organizaciones y en la creación de incentivos para reforzar eso”.

El Big Data, motor de la gamificación

Los últimos avances tecnológicos también juegan un papel importante en la gamificación, que lo impulsa y potencia. Elementos como el BigData o el Social Media promueven la gamificación. “Con la disponibilidad actual de datos cualitativos sobre los usuarios provenientes del Social Media y de los dispositivos móviles, ahora tenemos la oportunidad de utilizar esa información para generar el cambio en el comportamiento en favor de la gamificación, subraya Kumar.

Trabajando Freelance, plataforma online de trabajo freelance, asegura que la gamificación además puede ser externa (orientada al cliente), interna (orientada a empleados), y social (usuarios), por lo que se puede segmentar para aplicarla en función de las necesidades de cada empresa.

Normas