Los acreedores toman el control de una filial

KKR se queda con el 70% del negocio de Uralita

Uralita se quedará con las divisiones de yesos (Pladur) y tuberías

El incumplimiento de los objetivos de refinanciación de 2013 fuerza la reestructuración

Trabajadores en una fábrica de Uralita.
Trabajadores en una fábrica de Uralita.

Uralita ha informado hoy a la CNMV que los acreedores tomarán el control de su principal línea de negocio, la división de aislantes, en virtud de un pacto de refinanciación firmado en 2013 con el fondo de capital riesgo KKR, cuyos objetivos no se han podido cumplir.

De este modo, los acreedores, liderados por KKR, se quedarán con el negocio de aislantes, que opera a través de la marca Ursa. Uralita se quedará con el 10% de este netocio, y conservará los negocios de yesos (Pladur y Algiss) y tuberías. Actualmente el 80% del capital de Uralita está en manos de la familia Serratosa, a través de la sociedad Nefinsa.

Según ha informado la empresa a la CNMV, la operación supone un descenso de 407 millones de euros en la cifra de negocio. En 2014 el total de las ventas de Uralita alcanzó los 562 millones de euros; es decir, la venta de Ursa supondrá una reducción del 72% del negocio. La empresa resultante, en todo caso, queda libre de deuda. 

Uralita ha aludido a la crisis rusa como el principal factor que ha impedido cumplir el acuerdo de refinanciación de 2013. La empresa obtuvo en Europa del Este y Rusia un 25% de sus ventas de 2014. En 2013 firmó con KKR una línea de crédito de 320 millones de euros, con la que Uralita pagó a acreedores y bonistas.

Normas