Nuevos fondos para garantizar la sostenibilidad

El Ejecutivo también sale al auxilio de los ayuntamientos

Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, y Antonio Beteta, secretario de Estado de Administraciones Públicas.
Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, y Antonio Beteta, secretario de Estado de Administraciones Públicas.

Los ayuntamientos fueron la única administración pública que cerró sus cuentas con superávit. En concreto cerraron el pasado ejercicio con un saldo positivo de cuatro décimas cuando el compromiso era cerrar en equilibrio. Una estabilidad presupuestaria que se ha consolidado en el primer trimestre de este ejercicio, en el que el 95% de los municipios tiene superávit presupuestario. Y Hacienda quiere que ello tenga reflejo en las líneas de liquidez que ha puesto en marcha para aliviar las cuentas públicas de todas las administraciones y que reconduzcan sus desequilibrios.

Del fondo de 1.000 millones de euros que se habilitó para apoyar a los municipios, la Comisión Delegada para Asuntos Económicos, reunida el pasado jueves, acordó la entrega de los primeros 113 millones para tres casos diferentes:73,1 millones van destinados a ayuntamientos que estaban viendo retenidas sus participaciones en los ingresos del Estado por no pagar a proveedores y que han visto sustancialmente mejorada su posición;25,1 millones dirigidos al Fondo de Ordenación (creado para aquellos ayuntamientos que no cumplen los objetivos de estabilidad presupuestaria ni el plazo de pago a proveedores) y 14,9 millones al Fondo de Impulso Económico para los consistorios con las cuentas saneadas que puedan obtener créditos para inversión. Entre los ayuntamientos más saneados destaca Santander, que recibirá 3,6 millones de euros, un 24,1% del total. Entre aquellos que deben reconducir sus cuentas destacan los municipios gaditanos de La Línea de la Concepción y Jerez de la Frontera, con 18,4 millones de euros, un 73,3% del total. Finalmente entre aquellos que estaban viendo retenidas sus PIE, destaca el caso de algunos municipios valencianos como Vallada (19,7 millones) o catalanes como Cunit (14,9 millones),

A lo que se suma los 296 millones habilitados a través de una enmienda del PP en el Senado para que los municipios puedan acceder a financiación para el pago de las sentencias judiciales. Lo que se busca con esta decisión es evitar que las cuentas de un consistorio puedan verse dañadas por una condena desde la Justicia.

Hacienda reserva a las autonomías 9.600 millones para el escenario posterior al 24M

En total son 409 millones de euros, con los que quedarían pendientes de entrega otros 591 millones. Fuentes de Hacienda confirmaron ayer que habrá que esperar a la configuración de los nuevos ayuntamientos que surjan de las elecciones del 24 de mayo y que allí se decidirá si se hace uso de ese excedente. Preguntadas por el caso de las autonomías, esas mismas fuentes revelaron que existe un remanente de 9.600 millones de euros, que se sumaría a los 39.000 millones disponibles este año a través del Fondo de Facilidad Financiera y del Fondo de Liquidez Autonómico. Esa cantidad podría ser utilizada por autonomías que no se han sumado al FLA (Navarra, Madrid y el País Vasco), en el supuesto de que los nuevos gobiernos decidieran adherirse. Un mensaje expresamente dirigido al actual Ejecutivo popular de la Comunidad de Madrid, gobernado por Ignacio González, que se ha resistido a unirse a esos fondos por dos razones: porque tenía acceso directo a los mercados en las mismas o mejores condiciones y porque no iba a adherirse a un fondo que le iba a estigmatizar en los mercados.

En el hipotético caso de que se produzcan cambios en los gobiernos regionales, estos tendrán que “heredar” los créditos a tipo cero para este año y el que viene y al tipo del tesoro (0,824) para toda la vida del préstamo. ¿Es posible que los nuevos Ejecutivos rechacen esos créditos? Las fuentes de Hacienda rechazan esa posibilidad por varias razones. La primera es que tienen un compromiso para devolver el dinero con el Estado, “ya que hay algunas como Cataluña, en el que más del 50% de las deudas son del Estado”, y la segunda es que son “unas condiciones inmejorables”. Hacienda calcula que la puesta en marcha de los distintos mecanismos de ayuda a las autonomías desde 2011 ha proporcionado un ahorro superior a los 22.000 millones, de los que más de una tercera parte (8.036 millones) han correspondido a Cataluña.

Todo ello le llevan a pensar que no habrá tensiones después del 24M y consideran, por lo tanto, que las posibilidades de cumplir con el objetivo de déficit autonómico este año (un 0,7%) “son altamente satisfactorias”. De hecho remarcaron el importante trabajo de consolidación fiscal llevado por las autonomías, que han reducido un 50% sus números rojos en los últimos tres ejercicios, en gran medida por el recorte masivo de gasto público.

El escenario para los próximos ejercicios será diferente, según esas fuentes. “Los gastos, en especial los financieros incluidos en el capítulo 3 de los presupuestos, se han controlado. Eso lleva a que el camino a la estabilidad presupuestaria no pase ahora por la reducción de gasto público, sino por aprovechar la coyuntura económica, ya que habrá más actividad y más ingresos”.

Normas