Es el segundo escándalo en dos años

Toshiba se desploma en Bolsa por desajustes contables

Pierde un 17% en Tokio y un 20% en Alemania

Tiene que investigar desbarajustes en la facturación de los últimos ejercicios

Foto de archivo del puesto de Toshiba en Simo, en 2007.
Foto de archivo del puesto de Toshiba en Simo, en 2007.

Casi 2.500 millones de euros en valor de mercado se ha dejado Toshiba en el último día con la caída en Bolsa del 17%. El desplome de las acciones de la nipona se ha producido después de conocerse fallos en la contabilidad que han motivado la revisión de los ingresos de los últimos ejercicios.

“Nos queremos disculpar ante los accionistas”, decía ayer Yukihito Uchida, portavoz de la empresa, a la agencia Bloomberg. Aunque ya el día 3 de abril se conoció que Toshiba investigaba estos desajustes, no fue hasta ayer cuando la noticia golpeó a la compañía en Bolsa. Precisamente el día en el que desveló que cancelaba el reparto de dividendos anunciado.

La empresa anunció la apertura de una investigación realizada por una tercera parte para esclarecer los problemas que se han producido. Aunque por circunstancias horarias ayer fue la primera caída en la bolsa japonesa, en la Bolsa alemana se ha dejado un 20% en las dos últimas sesiones, puesto que ya el viernes se conoció el problema. En concreto, el fallo contable se debe a una información inadecuada sobre los costes de las obras realizadas para construir infraestructuras, así como a un mal registro sobre las pérdidas de algunas operaciones.

Se trata del segundo escándalo de este tipo para la compañía nipona desde 2013. Entonces, se conoció que la división médica, Toshiba Medical information Systems, había inflado sus resultados durante varios años. En el caso que se ha conocido en los últimos días, la caída de las acciones ha sido incluso superior, aunque sin llegar a niveles tan bajos como entonces.

“Toshiba es un gigante del que en Europa vemos una mínima parte. De hecho, la línea afectada por los problemas en esta ocasión es una de infraestructura y energía con nula presencia en el Viejo Continente”, dice el analista español Jaime García Cantero, que añade que la tibia respuesta de la compañía nipona a los problemas de su contabilidad ha hecho dudar a los inversores.

E experto recuerda cómo Toshiba, al igual que otros gigantes nipones, ha perdido peso en los últimos tiempos en pos de chinos y coreanos, “y aunque siguen siendo empresas con enorme facturación parecen haber perdido cierta capacidad de innovación y liderazgo”.

Por contra, José Sánchez, director de Toshiba España, resalta la “transparencia” de la compañía, “que ha reaccionado rápido tras detectar los problemas”.

Normas