Tras el AVE de California han llegado diez grandes proyectos

El boom de contratación de obras dispara a ACS en Norteamérica

Maqueta del puente sobre el río Saint Lawrence, en el área de Montreal (Canadá).
Maqueta del puente sobre el río Saint Lawrence, en el área de Montreal (Canadá).

ACS está saliendo a un contrato importante por quincena en Norteamérica en un inicio de año que no se recuerda igual desde que comenzó a fraguar su internacionalización. Los diez mayores suman 5.000 millones de presupuesto sin tener en cuenta la actividad de Hochtief y su filial Turner.

Dragados USA comenzó el ejercicio imponiéndose en el concurso del segundo tramo del tren de alta velocidad de California, valorado en 1.143 millones y en el que la filial de ACS tiene un peso del 35% en el consorcio ganador. Y ha sido Dragados Canadá la que ha ganado el proceso para construir el puente de 3,4 kilómetros sobre el río Saint Lawrence, en el área de Montreal (Canadá), como último gran hito. En este caso, Dragados suma a su cartera un 25% del presupuesto en función de su participación en el consorcio.

Entre una y otra obra destacan las de la autopista SH-288 de Texas, obtenida el 26 de febrero por 755 millones, y la de la construcción de los interiores, de la nueva estación de la línea Long Island en Nueva York por casi 400 millones de euros. También es un proyecto de gran calado el del puente Harbor, en Corpus Christi (Texas), adjudicado el 30 de abril por 840 millones de euros.

Ampliando el foco, las obras firmadas por Dragados USA, Dragados Canadá, J. F. White (Massachusetts), Prince (Florida), Pulice (Arizona), John P. Picone (Nueva York) y Schiavonne (Nueva Jersey) entre 2014 y los cuatro primeros meses de 2015 ascienden a 8.350 millones de euros. Destaca la acuación de 1.657 millones para la extensión del tren de cercanías de Bostón, de enero de 2014.

El grupo espera el fallo del concurso del tren Eglinton en Canadá, por unos 3.000 millones

En términos de cartera, donde todas estas filiales del grupo se apuntan la parte que les corresponde en facturación en función de sus participaciones en los consorcios ganadores, Dragados cuenta con algo más de 6.000 millones de dólares (5.350 millones de euros), de los que casi 5.000 millones de dólares proceden de Estados Unidos y otros 1.064 millones de dólares se ejecutan en Canadá.

Al margen de estas cifras, ACS es favorita para apuntarse el proyecto del diseño, financiación, construcción y mantenimiento durante 30 años del tren ligero de Toronto, línea de 19 kilómetros conocida como Eglinton Crosstown Light Rail Transit. Este último está valorado en unos 5.300 millones de dólares canadienses (3.910 millones de euros), como toda la ampliación del Canal de Panamá; ha sido troceado y la porción de obra a la que aspiran ACS y sus socios asciende a unos 4.000 millones de dólares canadienses (2.950 millones de euros). El rival en liza es OHL y el fallo se espera en verano. De decantarse del lado de Dragados, su cartera en Norteamérica se disparará a más de 7.500 millones.

Tras una carrera de adquisiciones en EE UU durante la crisis, y el fortalecimiento de Dragados al otro lado del Atlántico, ACS tiene presencia en cuatro estados de Canadá y otros 11 de Estados Unidos. Las primeras adjudicaciones de Dragados USA y Dragados Canadá se produjeron en 2006 y 2008, respectivamente, con la reconstrucción de la autovía I-287 de Nueva York (181 millones de dólares) y la construcción de la autopista canadiense A-30 (1.595 millones de dólares canadienses).

Entre las dos Dragados norteamericanas y las empresas adquiridas, ACS cuenta con 2.500 empleados en Norteamérica, a los que se suman otros 1.100 contratados por las UTEs en que trabaja y los 2.200 de sus subcontratistas.

Normas