El sector aún se ve lastrado por 83.409 millones en pisos

La banca ha prestado 280.000 millones en nueve meses

El Banco de España constata una mejoría en las condiciones de financiación.

Los activos dudosos se redujeron en 2014 por primera vez desde el inicio de la crisis.

Sede del Banco de España.
Sede del Banco de España. Efe

Las entidades financieras españolas concedieron cerca de 280.000 millones de euros en crédito nuevo al sector privado residente y no residente entre marzo de 2014 y enero de este año, según datos publicados por el Banco de España en su último Informe de Estabilidad Financiera.

La banca informa al organismo liderado por Luis María Linde sobre el crédito nuevo desde marzo de 2014. La cifra recoge el conjunto de operaciones nuevas formalizadas por las entidades y diferentes de aquellas que tienen que ver con operaciones de renovación o refinanciación.

Mientras, las tasas de aceptación de las operaciones que las empresas no financieras solicitan a las entidades continúan registrando una tendencia creciente, según el Banco de España, que recuerda que estas tasas alcanzaron su mínimo a mediados de 2012.

En cuanto a los tipos de interés de las operaciones de crédito nuevas, el supervisor constata que iniciaron un “moderado descenso” durante 2014 tanto para los hogares como para las sociedades no financieras, sobre todo para estas últimas.

“En definitiva, la evolución reciente del crédito refleja que la contracción del saldo agregado es ahora menos intensa que la que se observaba en los trimestres precedentes, tanto en el crédito a familias como a las empresas no financieras que desarrollan actividades distintas de las de construcción e inmobiliarias”, explica el Banco de España.

El organismo liderado por Linde considera que los datos relativos a los volúmenes concedidos y los tipos de interés de las operaciones nuevas, así como a las tasas de aceptación de solicitudes de préstamos por parte de las entidades, apuntan en la “dirección de una mejora en la evolución del crédito”.

Con todo, el Banco de España espera que en los próximos meses continúe el proceso de reducción del endeudamiento de familias y empresas en términos relativos (sobre el PIB). “Aunque a diferente velocidad (de forma selectiva por ramas de actividad)”, agrega.

Reducción de los activos dudosos

El informe también constata que la banca española redujo en 2014, y por primera vez en la crisis, los activos dudosos totales de su balance en términos absolutos. Los activos dudosos totales de la banca descendieron a cierre de 2014 un 10,2% en tasa interanual, disminuyendo de este modo su peso en el balance de las entidades, desde el 6,4% de diciembre de 2013, hasta el 5,6% un año después.

Este descenso en los activos dudosos de las entidades ha venido acompañado de una reducción en las provisiones para insolvencias, que han registrado un descenso interanual del 8,6% en diciembre de 2014, frente al mismo periodo de un año antes.

El pesado lastre del ladrillo

Con todo, el ímpetu en la comercialización de inmuebles adjudicados que el sector financiero viene demostrando desde el incremento de las provisiones impuesto por el Gobierno en 2012 no impide que el lastre de ladrillo de la banca ascienda aún a 83.409 millones de euros.

La banca española alcanzó el máximo volumen de activos adjudicados en balance en junio de 2012, cuando su carga alcanzó los 100.000 millones de euros. Sin embargo, el mayor descenso logrado sobre esta cifra lo supuso la creación del banco malo.

La absorción de la carga tóxica de la banca asistida con ayudas públicas por parte de la sociedad de gestión de activos procedentes de la reestructuración bancaria (Sareb) rebajó el volumen bruto a los 75.000 millones de euros.

Aunque la banca viene rebajando precios según eleva las provisiones por el ladrillo y ha logrado multiplicar la venta de inmuebles, en muchos casos gracias a la externalización y profesionalización de sus plataformas de gestión internas, el saldo ha seguido aumentando desde entonces por las nuevas adjudicaciones.

La mayor parte de estos activos corresponden a suelo, que supone un 38% del volumen total, mientras que los edificios terminados suponen un 25,3%, los pisos procedentes de ejecuciones hipotecarias pesan un 20,6% y los edificios en construcción son otro 5%. El 11% adicional lo componen activos diferentes.

Normas
Entra en El País para participar