Consíguelo con las opciones integradas en Windows
Foto de un tigre

Convierte tu PC en un servidor multimedia y comparte todo tipo de contenidos

Los contenidos multimedia son cada vez más habituales para los usuarios, pocos son los que no tienen una buena cantidad de fotografías almacenadas y, también, música o vídeos. Pues bien, gracias a los servidores de medios es posible compartir este tipo de archivos con diferentes dispositivos conectados a la misma red doméstica. Y, nosotros, vamos a indicar cómo conseguir esto con un ordenador con Windows.

Lo cierto es que con el sistema operativo de Microsoft -nosotros en este artículo utilizaremos la versión Windows 8-, se incluye todo lo necesario para convertir un PC en un servidor multimedia. Y, por lo tanto, no es necesario recurrir a la instalación de software de terceros para conseguir esto. Por lo tanto, hablamos de un proceso que resulta totalmente gratuito y que, además, no es especialmente complicado de realizar.

Por cierto, para poder compartir los contenidos que se tengan almacenados en el ordenador es necesario que los diferentes dispositivos estén conectados a la misma red doméstica (o del lugar en el que se esté), ya que de otra forma no es posible encontrar el servidor que se crea. Aparte, y como es lógico pensar, el ordenador debe estar encendido para que el resto lo pueda localizar.

Pasos a realizar

Como hemos indicado, no hay que instalar absolutamente nada para convertir un ordenador con Windows en un servidor multimedia. Por lo tanto, con realizar unas cuantas operaciones es posible activar los servicios necesarios para ello y que Microsoft ha incluido en su sistema operativo.

Lo que tienes que hacer es, en primer lugar, acceder al Panel de Control del sistema operativo. Ahora selecciona la opción Redes e Internet que aparece en la ventana. Aquí si se está conectado a una red, se ofrece la posibilidad de Conectar el servidor de contenidos en el equipo, lo que se debe seleccionar en la ventana que aparece. Entonces, se ejecuta un asistente que permite seleccionar las carpetas a compartir y, además, también hay opciones para hacer lo propio con diferentes tipos de archivos. Eso sí, si se deja la opción que viene por defecto, todo se soluciona pulsando Aceptar.

Opciones que deben tenerse en cuenta

Existe la posibilidad de que se tenga que realizar algún paso más para que todo se finalice de forma correcta. Un ejemplo de esto es que se tenga que acceder a Centro de redes y recursos compartidos para activar la visibilidad del ordenador. En este momento se debe buscar en la parte de abajo a la izquierda el grupo al que pertenece el ordenador (que es la red a la que está conectado). Generalmente es Grupo Hogar –si la configuración no es esta, aparecerá un asistente para conocer qué carpetas del equipo se desean compartir-.

En la pantalla del ordenador aparecerá la opción Cambiar la configuración del grupo en el hogar y, después, se pulsa en el enlace denominado Permite que todos los equipos de la red… Con esto ya estaría todo activado, y, ahora, incluso aparece un listado de dispositivos conectados que se pueden seleccionar como los que tiene permisos para reproducir los contenidos del ordenador (y viceversa). Por cierto, si el sistema genera una contraseña a modo de clave, no la olvides para poder realizar modificaciones posteriores en la configuración -no para poder acceder a los contenidos-.

Normas