Gómez: “Hemos acompañado a los clientes en la crisis y lo seguimos haciendo ahora”

Popular aspira a llegar a una rentabilidad del 8% en cinco años

Francisco Gómez, consejero delegado de Banco Popular
Francisco Gómez, consejero delegado de Banco Popular

Banco Popular sigue la tendencia de sus competidores. Mejora un 6,1% sus beneficios al conseguir 91,4 millones de euros. Las menores provisiones por la bajada de la morosidad han impulsado unos resultados que han convencido al mercado. Popular mantiene su apuesta por la financiación “rentable” a las pymes. Su asignatura pendiente es la rentabilidad. Su ROE es del 2,86%, de los más bajos del sector, y aspira a llegar al 8% en cinco años.

Popular fue ayer el último de los grandes bancos españoles en presentar los resultados trimestrales. Como ha sucedido en el resto de las entidades, su cuenta de resultados ha conseguido normalizarse frente a lo ocurrido en los últimos siete años. Las menores provisiones (bajan un 6%) y el recorte de los gastos (en un 4,5%) han permitido al banco presentar un beneficio atribuido de 91,43 millones de euros, el 6,1% más que un año antes, resultado que está por encima de lo que preveían los analistas. El beneficio antes de impuestos, sin embargo, es muy similar al del primer trimestre del pasado año, con 122 millones de euros, un millón menos que en marzo de 2014.

También, como el resto de sus competidores, ha logrado en los últimos meses mejorar la contratación de préstamos, con un crecimiento de lo que denomina el banco crédito rentable del 1,2% en el último trimestre. De marzo a marzo, el crédito bruto (incluye activos dudosos) ha caído un 1%. Pese a ello, los préstamos a pymes, su gran apuesta, tienen una mejora interanual del 2,4%. el banco también especifica que el crédito nuevo crece el 26,6%, en un año, al pasar de los 4.526 millones a los 5.729 millones.

El consejero delegado de Popular, Francisco Gómez, coincide con el resto de sus colegas al declarar que ya ve “síntomas de recuperación” en la evolución del crédito, cuyo crecimiento neto podría darse ya este mismo año. “Nuestra previsión del crédito es que se mantenga estable, pero incluso podríamos ver leves incrementos este año”, añadió. El número dos del banco no quiso ayer entrar a valorar las declaraciones de su homólogo de BBVA, Ángel Cano, quien considera que hay entidades que prestan sin cubrir el coste del capital. Eso sí, recordó que ellos dan crédito “rentable”, y que su modelo de negocio está basado en las pymes y en el que “todo no es precio. Popular ha acompañado siempre a las empresas”, razón por la que cuenta con unos clientes muy fieles y logra así “tener una rentabilidad en activos superior al resto de los competidores (...). Popular siempre ha apostado por el tejido empresarial español”, incluso en la crisis, recalcó. Esta mejora de la contratación de financiación, unido a un recorte del coste de los depósitos de nueva producción, que ahora se sitúan de media en el 0,54%, han impulsado su margen de intereses, que crece el 2,4%. El margen bruto cayó un 2,3% (en parte por la caída en un año del 16,8% de las comisiones que sufren la venta de una parte del negocio de tarjetas el pasado ejercicio). Esta rebaja, no obstante, es inferior a lo que esperaba el mercado, que ayer premió al banco con una subida de su acción del 6,62%.

La morosidad disminuye por quinto trimestre y se sitúa en el 13,32% (-95 puntos básicos).

Pero su gran asignatura es la rentabilidad, algo sobre lo que ahora el BCE ha comenzado a pedir (aún no ha todos los bancos) planes de negocio a tres y cinco años a la banca para comprobar su viabilidad a largo plazo. Gómez explicó que el banco recuperará los niveles “normales” de rentabilidad anteriores a la crisis en tres o cinco años, es decir, entre 2018 a 2020. La rentabilidad que logra cubrir el coste de capital se sitúa en Popular entre el 7% al 8%, explicó Gómez. Ahora es del 2,86%, una de las más bajas del sector. Gómez explicó que si la economía sigue creciendo conseguirán antes su objetivo.

Más fusiones en la banca española

El consejero delegado de Banco Popular, Francisco Gómez, también cree, como casi todos sus colegas, que en los próximos años habrá un nuevo proceso de concentración en el sector financiero español, en el que Popular podría participar siempre “liderando” algún proceso de fusión. Y asegura que ahora nadie se ha acercado a la entidad para presentarle ofertas. Pero antes espera que se tomen las “medidas necesarias” para que siga existiendo una buena competencia “como hasta ahora”.

Gómez afirmó que la posibilidad de que se reduzca el número de entidades financieras en Españe está sobre la mesa.

“Es muy difícil” que sobrevivan entidades con un modelo de negocio que no sea rentable a largo plazo, explicó.

“Creo que las 15 entidades actuales trabajan para ser rentables, pero es posible que se produzca una concentración y se reduzca el número de bancos que operan. Me imagino que habrá medidas necesarias para que siga existiendo la buena competencia como hasta ahora”, señaló.

Gómez puso en valor el negocio del banco, centrado en pymes, y apuntó que la entidad está “muy satisfecha” con la gestión comercial que se está haciendo en sus oficinas. “Tenemos casi un 50% más de pymes que hace un año”.

Popular, por otra parte,  augura una consolidación de la recuperación del sector inmobiliario en próximos trimestres, teniendo en cuenta la buena evolución de los tres primeros meses del año. El banco ha vendido 534 millones de euros en inmuebles, un 115% más.

Normas
Entra en El País para participar