600 euros es el coste de la prima media por asegurado en España.

Tarifa plana en los seguros de salud

Las primas estándar han desaparecido. El precio es el factor que las determina

Tarifa plana en los seguros de salud

Copago no, gracias. Está claro que a los españoles no les gusta esta modalidad ni en la sanidad pública ni en la privada. Según un estudio del comparador Rastreator, a la hora de contratar un seguro privado, el 71% de los españoles se inclina por el cuadro médico sin ningún tipo de desembolso por acto médico. Los últimos años han reformulado los seguros de salud y, al igual que en las operadoras de móvil, la tarifa plana se ha instalado en las pólizas, como los seguros personalizados o las promociones para captar clientes.

Pedro Orbe, director comercial de la compañía DKV, señala que aunque la mayoría de las aseguradoras han montado sistemas de copagos para llegar también a los colectivos más modestos, “los españoles prefieren saber lo que van a pagar a final de mes en la factura del médico”.

“El café para todos”, es decir, las pólizas estándar, han desaparecido, afirma Orbe, quien asegura que a causa de la crisis el precio ha pasado a ser el primer factor que determina la elección del seguro. El precio medio de la prima del cuadro médico ronda los 53 euros al mes, aunque las más básicas pueden bajar hasta los 20 euros.

“Pese a la caída del poder adquisitivo de las familias, los españoles siguen muy preocupados por la salud”, asevera Iñaki Peralta, director general de Sanitas. El 30% de los hogares cuenta con un seguro privado a pesar del prestigio de que goza la sanidad pública. La rapidez del servicio, las esperas en la pública y la libre elección de médico son los principales motivos para contratarlo.
Ahora la clave para crecer, según Peralta, está en seguir adaptando los productos a la situación económica de los pacientes y potenciar los seguros en las empresas, uno de los beneficios sociales más valorados. “La asistencia sanitaria tiene una prima media por asegurado de unos 600 euros y la clase media se ha reducido con la crisis”, dice Jorge Aparicio, director de salud de Axa.

“Debemos tener presente que este producto tiene una clara orientación a la protección familiar”, apuntan en Mapfre. El 14% de las consultas están relacionadas con ginecología y más del 12% tienen que ver con problemas traumatológicos. El periodo de carencia oscila entre los tres y los diez meses.

En Asisa, los más contratados son los que cuentan con cobertura completa, que incluye urgencias las 24 horas, medicina preventiva, general, pediatría, planificación familiar, psicoterapia, todas las especialidades médicas, enfermería (también domiciliaria), hospitalización, trasplantes de médula ósea y córnea, prótesis e implantes, embarazo y parto, segunda opinión médica y asistencia en viaje, además de la cobertura dental, ahora mucho más demandada. Si se suscriben más servicios, sube el recibo, como acupuntura, homeopatía o reproducción asistida. El seguro de cobertura completa, con copago cuesta desde 27 euros al mes, y el integral, con más beneficios, 55 euros mensuales.

En Axa se puede contratar desde 35 euros al mes. Algunas de las prestaciones que integran son: cobertura vitalicia y gastos médicos en accidente de tráfico y laboral, inclusión del recién nacido o hijo adoptado desde el primer día sin carencias y con cobertura durante los 30 primeros días, psicología, prótesis sin límite de coste, orientación médica, pediátrica, reembolso de urgencias domiciliarias, diagnóstico precoz de cáncer de mama y urológico. El de reembolso incluye además reproducción asistida, acupuntura, homeopatía, osteopatía, ingresos por anorexia o medicina genómica cardiaca.

La aseguradora DKV es poco agresiva en precios y promociones. “Buscamos clientes de largo recorrido”, aclara Orbe. Aunque cuenta con pólizas básicas, fuera de las dentales, desde 16 euros mensuales para personas de 40 años residentes en Madrid, que cubren la asistencia primaria, urgencias, medicina general (y domiciliaria) y pediatría, análisis clínicos, rayos convencionales y servicio dental. Su póliza más habitual para una asistencia integral ronda los 73 euros mensuales. La más vip, de reembolso, que cuesta 315 euros al mes, garantiza la no cancelación del contrato unilateralmente a los tres años en caso de enfermedades graves.

Entre 29 y 90 euros mensuales oscilan los precios en Sanitas, en función de las coberturas, aunque estas cantidades bajan si los clientes prescinden de los servicios que no usan. Una de las pólizas más contratadas integra atención primaria y especializada, pruebas diagnósticas, hospitalización y cobertura dental, con 25 servicios incluidos y descuento de hasta el 21% frente a los precios de mercado. Ofrece seguros para pymes y autónomos, expatriados y una amplia gama de seguros dentales. Y en Caser, todas las pólizas incorporan reembolso de gastos de óptica y farmacia, cuidados del posparto en el hogar y asistencia en el extranjero y reproducción asistida.

Un mercado muy promocional

Sostiene Pedro Orbe, director comercial de DKV, que “el mercado de los seguros médicos se ha vuelto muy promocionero”, y prueba de ello es que, aunque todas las compañías están intentando mejorar los trámites burocráticas para acceder al servicio mediante el impulso de las herramientas online (están incorporando doctores virtuales y apps para viajes), no es tan raro que tiren de los descuentos en las primas para enganchar a los clientes o hagan regalos, como tabletas para gestionar la cartera de salud. Y es que, aunque el nivel de infidelidad de los clientes ha bajado este año hasta el 10%, durante la crisis llegó a alcanzar el 15%, al igual que en los seguros de autos o en las operadoras de móvil.
Las principales quejas de estos seguros tienen que ver con la negativa de las compañías a hacerse cargo de coberturas por enfermedad persistente, la denegación de pruebas diagnósticas, el alza de las primas a partir de los 40 años o la cancelación de las pólizas de forma unilateral por parte de la empresa.

Normas
Entra en El País para participar