Asegura que es inquietante que solo compitan tres operadores

CNMC: “Los precios subirán si las telecos de fusionan”

Comenzará a multar con 60.000 euros a los directivos que incumplan las normas de competencia

"Es muy dificil que la luz baje, porque necesitaría de decisiones política impensables"

José María Marín, presidente de la CNMC.
José María Marín, presidente de la CNMC.

La Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) “teme” que la disminución a tres del número de operadores de telecomunicaciones en España, una vez culmine la fusión de Orange y Jazztel, derive en un aumento de precios y un descenso de la calidad del servicio.

“Tres operadores es un número inquietante para cualquier agente regulador de la competencia”, aseveró el presidente del 'superregulador', José María Marín Quemada, en referencia al proceso de concentración de las compañías del sector en España.

Para el presidente de la CNMC, la existencia de numerosos operadores de telecomunicaciones, “que ofrecían servicios de tecnología cada vez más avanzados”, ha permitido que en España “se ofrecieran paquetes de telecomunicaciones relativamente baratos”.

Multas de 60.000 euros a los directivos que se salten la ley


La CNMC prevé comenzar a imponer multas de hasta 60.000 euros a los gestores y directivos de empresas que incumplan “reiteradamente” las normas de competencia o participen o intervengan en actuaciones prohibidas.

Estas nuevas sanciones se sumarán así a las que el 'superregulador' ya impone a las compañías que cometen infracciones contra la Ley de Defensa de la Competencia que, en el caso de sanciones muy graves, pueden ascender al 10% de la facturación de la empresa.

El 'superregulador' pretende “potenciar la capacidad disuasoria” que el régimen sancionador debe tener a la hora de evitar que las empresas incurran en prácticas anticompetitivas, según explicó el presidente de la CNMC, José María Marín Quemada.

En este sentido, durante su comparecencia en el Senado, Marín Quemada dio la “bienvenida” a la reciente sentencia del Tribunal Supremo sobre el régimen de sanciones del organismo, que clarifica que las multas de la CNMC deben calcularse sobre el volumen de negocio total de la empresa infractora.

“La sentencia determina con nitidez el marco en el que la CNMC debe basar su actividad sancionadora, de forma que ya es indiscutible cuál es el valor del negocio sobre el que se debe calcular”, aseguró el presidente. “Es una responsabilidad que debemos ahora sacar adelante con responsabilidad, mesura y proporcionalidad”, añadió Marín Quemada.

No obstante, Marín Quemada recordó cómo en virtud de un proceso de concentraciones, se ha pasado de contar con cinco operadores a disponer de cuatro, y que estos cuatro en breve se convertirán en tres, una vez se materialice la fusión de Orange y Jazztel que actualmente dirimen las autoridades de Competencia de Bruselas.

“Espero y deseo que después de que España haya sido un ejemplo en cuanto a reducción de precios y multiplicidad de opciones en materia de telecomunicaciones, en los próximos meses y años no veamos cómo perdemos parte del terreno avanzado y se empeoren los precios y la calidad de la tenlogía de la oferta de paquetes”, indicó.

“En materia de telecomunicaciones, la CNMC tiene un elevado grado de preocupación por la reducción del número de operadores, un temos que se constata en el sector de los hidrocarburos”, concluyó.

En paralelo, Marin desveló que la CNMC prevé comenzar a imponer multas de hasta 60.000 euros a los gestores y directivos de empresas que se demuestre que hayan incumplido “reiteradamente” las normas de competencia.

Estas sanciones se sumarán así a las que el 'superregulador' ya impone a las compañías que cometen infracciones contra la Ley de Defensa de la Competencia que, en el caso de sanciones muy graves, pueden ascender al 10% de la facturación de la empresa.

"Es muy difícil que la luz baje"

Marín Quemada, ha asegurado que el precio de la electricidad en España es “muy alto” y que resulta “muy difícil bajarlo”. “La electricidad es cara y lo seguirá siendo mientras se mantengan las políticas energéticas heredadas de muchos gobiernos anteriores”, aseveró el presidente del 'superregulador'.

En este sentido, Marín Quemada reconoció que reducir el precio de la electricidad es “muy difícil” porque requeriría “tomar decisiones impensables” desde el punto de vista político.

“El recibo de la electricidad en España muestra un precio muy alto como consecuencia de una política energética de muchos años atrás, que además nos ha dotado de una energía que, paradójicamente, no es de última generación”, lamentó durante una comparecencia en el Senado.A este respecto, apuntó a las inversiones realizadas en instalaciones de energías renovables y en ciclos combinados y señaló que “todo eso, todas esas decisiones, van al recibo de la luz y hacen que sea alto y reste competitividad a las empresas que tienen a la electricidad como uno de sus principales costes de explotación”.

El presidente de la CNMC reconoció que el Ministerio de Industria trata, “con su mejor intención”, de reducir el precio de la luz, y que se han dado pasos, como la disminución de las subvenciones a las renovables, pero apuntó que “quedan otros muchos más por dar”. “Algunos, soy el primero en reconocerlo, son impensables desde el punto de visto político”, añadió.

“Hay muchas posibilidades de mejora, pero deben de ser pausadas, prudentes y cargadas de reflexión desde el punto de vista de las demandas sociales”, advirtió.

Normas