El plan legislativo se anunciará el próximo día 6 de mayo

La UE igualará el tratamiento legal de WhatsApp y Skype al de las telecos

Bruselas / Madrid
WhatsApp permite llamar gratuitamente a través de internet.
WhatsApp permite llamar gratuitamente a través de internet.

Bruselas sigue adelante con la ofensiva contra las multinacionales tecnológicas estadounidenses, una campaña que empieza a adquirir tintes de guerra comercial. La nueva andanada amenaza a las compañías que ofrecen servicios de telecomunicaciones sin infraestructura propia y que ahora están exentas en parte de la estricta regulación del sector en materia de privacidad, protección de datos, derechos del consumidor, obligaciones de servicio público, etcétera.

La Comisión va a equiparar el tratamiento legal de esas compañías (conocidas como OTT, por las siglas en inglés de over-the-top) con el de las operadoras tradicionales, una decisión que repercutirá en empresas que ofrecen telefonía a través de internet como Skype (propiedad de Microsoft) o WhatsApp (propiedad de Facebook).

El plan legislativo se anunciará el próximo 6 de mayo y lleva el cuño del comisario europeo Günter Oettinger, que al frente del Área Digital se ha convertido en el brazo del Gobierno alemán en Bruselas para lidiar con el sector de las telecomunicaciones. Oettinger ha sido uno de los impulsores del expediente de abuso por posición dominante contra Google iniciado la semana pasada. Y ahora, según fuentes diplomáticas, “presiona para acelerar la regulación que ponga fin a la asimetría regulatoria que existe en estos momentos en el sector europeo de las telecomunicaciones”. Una demanda formulada desde hace varios años por las operadoras tradicionales.

España apoya decididamente esa iniciativa y aboga por una solución que libere a las antiguas operadoras de ciertas obligaciones que se han quedado obsoletas y que someta a las nuevas plataformas a un control más exigente. “Se trata, en definitiva, de lograr una simetría regulatoria que ahora no existe”, señalan fuentes conocedoras de la estrategia que presentará la Comisión dentro de dos semanas.

Nuevas reglas

. Los servicios de llamadas gratuitas entre usuarios son una realidad desde hace tiempo. Viber, Skype, WhatsApp, Tango... ya lo ofrecen.

. Según un informe publicado por Cisco el pasado febrero, se prevé que para 2018 las llamadas por wifi superarán a las de telefonía convencional.

. La Comisión quiere poner en marcha reformas que igualen el campo de juego entre operadoras y estos servicios online.

Entre las obligaciones de las operadoras que se pueden relajar figuran las de servicio universal o las de poner su infraestructura a disposición de los nuevos competidores. En cuanto a las plataformas de internet, se estudia endurecer sus obligaciones en legislación de protección al consumidor y en protección de datos. Por ejemplo, si los proveedores de VoIP fueran considerados como servicios de telefonía tradicionales podrían ser obligados a ofrecer las llamadas de emergencia.

Batalla con EE UU

Fuentes diplomáticas en Bruselas reconocen que la ofensiva legislativa europea responde en parte a una batalla de intereses con EE UU. “Europa tiene que proteger sus infraestructuras porque aún no puede hacer frente a los grandes proveedores estadounidenses de contenidos y servicios”, dicen esas fuentes. Solo en algunos países europeos, entre ellos España, se ha iniciado la convergencia entre infraestructura y contenidos. “Las operadoras españolas son pioneras en ofertar paquetes de contenidos cada vez más potentes”, apuntan fuentes europeas. Pero el continente, en general, sigue anclado en un modelo cada vez más obsoleto. “El valor añadido está en los datos que transportas por la red, no en la red en sí misma”, advierten en Bruselas.

¿Portabilidad? ¿Interoperabilidad entre apps?

El cambio regulatorio que quiere promover la Comisión Europea podría tener efectos demoledores para WhatsApp y su predominio en el mercado de la mensajería instantánea. Especialmente si se exigiese la interoperabilidad entre el servicio de Facebook y las plataformas rivales (como Viber, Telegram o Line, por ejemplo). En el mundo de las telecos, el usuario puede enviar sus SMS o hacer sus llamadas telefónicas a cualquier usuario con independencia de cuál es su operador, algo que no ocurre en los servicios de mensajería instantánea.

Hasta ahora, la existencia de diferentes apps, cada una con su propia comunidad de usuarios, había hecho que las llamadas móviles por internet no se hubieran extendido tanto como se esperaba, pero el lanzamiento el pasado abril de las llamadas de voz gratis de WhatsApp suponía un duro golpe para las operadoras, pues por fin una app podía restarles una parte importante de su negocio de telefonía convencional, pues la aplicación de Facebook ya cuenta con 800 millones de usuarios en todo el mundo.

Ahora, si Bruselas les exigiese ser interoperables con otras plataformas –e incluso les obligara, como se sospecha, a que los usuarios tengan derecho a la portabilidad (poder llevarse toda su vida digital de una app de mensajería a otra)– WhatsApp podría perder clientes (muchos  permanecen en el popular servicio porque es el que utiliza la inmensa mayoría) a favor de otros rivales.

Normas