La compañía estudia pujar por una licencia en el nuevo concurso de la TDT

Cebrián defiende el avance de PRISA en la nueva era de los negocios digitales

En 2015 los ingresos de la transformación digital supondrán un 15% del total

Cebrián negó que la empresa vaya a salir del negocio audiovisual tras la venta de Canal+

José Luis Sainz y Juan Luis Cebrián, en la junta de accionistas de PRISA, celebrada ayer.
José Luis Sainz y Juan Luis Cebrián, en la junta de accionistas de PRISA, celebrada ayer.

Juan Luis Cebrián, presidente ejecutivo del Grupo PRISA, afirmó ayer que, tras la fuerte crisis de los últimos años, es el momento de volver la mirada hacia el desarrollo de los negocios. En su discurso ante la junta de accionistas de la compañía, defendió el avance de la empresa en la transformación digital, el ámbito audiovisual y en los mercados latinoamericanos.

El ejecutivo recordó que en 2010 anunció que en 2015 los ingresos de la transformación digital del grupo supondrían, al menos, un 15% del total. “Espero que este objetivo se vea cumplido y aun superado, pero no será suficiente porque el mercado evoluciona más rápidamente de lo previsto”, dijo. Además, indicó que “como meta inmediata, nos hemos propuesto la transformación digital de nuestra cabecera más representativa, El País, sabedores de que si somos capaces de coronar la experiencia con éxito, servirá de ejemplo para acelerar el proceso en todas las unidades de negocio”.

Cebrián explicó que, junto a la digitalización el otro vector estratégico del grupo seguirá siendo el mercado del español y el portugués. “Somos de hecho un grupo iberoamericano”, afirmó.

Además, negó que PRISA vaya a salir del negocio audiovisual tras la venta de Canal+. Y recordó que el grupo posee la principal cadena de televisión portuguesa, ha empezado a desarrollar una operación de televisión en internet y continúa con Plural, que es una de las mayores productoras españolas.

Al mismo tiempo, anunció que PRISA estudia presentarse al concurso anunciado por el Gobierno para licitar seis canales de TDT. “Estamos estudiando la oportunidad de presentarnos pues nos parece inadmisible la presunción de que habrían de utilizarse dichos canales principalmente para reforzar el duopolio actual”, dijo.

Cebrián señaló también que alcanzar una estructura de capital sólida y una deuda sostenible son condiciones inapelables para continuar con la transformación tecnológica. El directivo precisó que una vez se cierre la venta de Canal+ a Telefónica, y se ejecute la nueva ampliación de capital por más de setenta millones, durante este año se habrá reducido la deuda del grupo en al menos 3.500 millones respecto a la cifra record de 5.100 millones alcanzada en 2008. Solo en 2014, la firma redujo la deuda en 720 millones.

Además, anunció que la compañía realizará una agrupación de sus acciones. “La ecuación de canje supone la transformación de cada 30 acciones actuales en una nueva. Pasaremos así a tener un total de 71,9 millones de acciones cotizadas al cierre del pasado viernes a 9,78 euros cada una”, dijo.

Normas