KPMG cree que generan incertidumbre

La auditora de Amper advierte de "condiciones suspensivas" en la refinanciación

Sede de Amper en la localidad madrileña de Tres Cantos.
Sede de Amper en la localidad madrileña de Tres Cantos.

KPMG Auditores ha señalado que el pacto de refinanciación de Amper, alcanzado el pasado 13 de abril, incluye “condiciones suspensivas” que generan “incertidumbre” sobre las operaciones de la compañía, que se encuentra en preconcurso de acreedores.

En este sentido, la auditora ha explicado que entre las condiciones incluidas en el acuerdo figura la obtención de un mínimo de 16 millones de euros a través de una ampliación de capital y la firma de un acuerdo con uno de los proveedores de Amper por el que éste se compromete a restablecer las líneas de crédito por unos importes determinados.

“Estas condiciones indican la existencia de una incertidumbre material sobre la capacidad de la sociedad para continuar con sus operaciones”, ha señalado la auditora en un párrafo de énfasis sobre los estados financieros de 2014.

El plan de refinanciación acordado por el grupo, en preconcurso de acreedores desde el pasado mes de diciembre, afectaba a un montante total de 125,9 millones de euros (incluyendo el principal y los intereses devengados) y pasaba por canjear por acciones deuda por un importe de 110,9 millones de euros y mantener como préstamo garantizado por otros 15 millones de euros.

Los accionistas de la compañía aprobaron hace menos de un mes una ampliación de capital por 20 millones de euros. En concreto, la operación se realizará mediante la emisión de 400 millones de acciones nuevas con un valor nominal de 0,05 euros por título, sin prima de emisión, concediendo a todos los accionistas la posibilidad de ejercer su derecho de suscripción preferente.

KPMG Auditores explica que las pérdidas de la sociedad durante el ejercicio ascendieron a 79,37 millones de euros lo que, junto con las pérdidas incurridas en ejercicios anteriores, ha provocado que su patrimonio neto a 31 de diciembre sea negativo en 105,12 millones de euros, y añade que a dicha fecha el importe total del pasivo corriente excede del total del activo en 126 millones de euros.

La auditora destaca además que el pasado año la firma registró un gastó de 3,28 millones de euros por un litigio con la sociedad Cable Andino y que supone una indemnización por el equivalente a este importe en dólares, siempre que se materialice el acuerdo de refinanciación.

Acuerdo con cable andino

KPMG apunta que, si dicho acuerdo no se produjera, el importe de la obligación a la que tendría que hacer frente la sociedad ascendería a 17 millones de dólares, más intereses moratorios desde 2001, lo que supondría un importe total de unos 73 millones de dólares, equivalente a unos 60 millones de euros al tipo de cambio aplicable a cierre de 2014, más los intereses moratorios que se hayan devengado desde la fecha del acuerdo hasta finales de 2014.

“Los Administradores de Amper han formulado las cuentas anuales de 2014 considerando que dicho acuerdo de refinanciación, el cual se encuentra sometido a ciertas condiciones suspensivas, se perfeccionará tras el cumplimiento de éstas”, ha destacado la auditora.

 

Normas
Entra en El País para participar