Desiste de la OPS por dificultad en explicar su negocio

Isolux busca nuevos socios tras descartar salir a Bolsa

Cartel de Isolux Corsán
Cartel de Isolux Corsán

El mercado está abierto, pero no a cualquier precio. Isolux Corsán finalmente se ha echado atrás y no saldrá este año a Bolsa. Ya lo intentó en 2007 y desde entonces ha esperado el momento más adecuado.

La buena acogida de Aena, que se dispara en Bolsa más de un 50% desde el precio de su oferta pública de venta (OPV), ha desatado una oleada de colocaciones para mayo. Pero el grupo de energía, construcción y servicios, junto con los bancos encargados de sacarla al mercado –Santander, Citi y Morgan Stanley–, ha decidido paralizar el debut definitivamente para este ejercicio.

El pasado mes de enero, con el folleto a punto de recibir el visto bueno de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Isolux paralizó su debut con la esperanza de retomarlo en mayo, una vez cerradas las cuentas de 2014. En ese momento, la compañía aseguró que las valoraciones preliminares no reconocían su potencial.

Los resultados del año pasado, en números rojos, han hecho desistir a la empresa de iniciar su aventura bursátil este año._Perdió 38,6 millones de euros, frente a las ganancias de 6,6 millones de 2013, mientras que su facturación cayó un 18%, hasta los 2.132 millones de euros.

“La abundancia de oferta de papel en el mercado juega en contra de Isolux Corsán. Su modelo de negocio es complicado de entender y requiere tiempo. Los inversores extranjeros prefieren compañías relativamente sencillas”, indican fuentes financieras. “Eso sí, cuando se han tomado el tiempo necesario para mirarse las cuentas, las valoraciones han sido buenas”, añaden.

La empresa había adelantado que destinaría el dinero a reducir su deuda bruta corporativa –que no incluye la de proyectos concretos que no esté respaldada por la matriz–, de cerca de 1.800 millones de euros.

En sus cuentas financieras consolidadas de 2014, la compañía explica que tras la decisión de posponer su salida a Bolsa “se estudian otras alternativas que permitan reducir el nivel de apalancamiento del grupo. Estas opciones incluyen operaciones corporativas bien de venta de activos o de entrada de nuevos socios”. Fuentes financieras destacan que esta última posibilidad sería la mejor vista por los actuales accionistas.

Isolux Corsán está controlada en más de un 54% por el presidente y el vicepresidente de la compañía, Luis Delso y José Gomis, respectivamente. Cerca del 24% del capital del grupo está en manos de Caixabank, que controla junto a Unicaja, BMN e Ibercaja otro 10%. El tercer accionista es el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) con casi un 12%.

La compañía cuenta con tres áreas de negocio. La de infraestructuras fue la que más aportó a los ingresos de la compañía el año pasado (un 42%). Dentro de ella se encuentra la ejecución de proyectos de obra civil como carreteras o líneas de AVE, el desarrollo de infraestructuras hidráulicas y el de edificaciones. Su segunda división de negocio más importante es la de energía, que supone un 31% de sus ingresos, seguida del área de transmisión y distribución de energía (el 27% restante).

La otra característica más importante del modelo de negocio de la empresa es el escaso peso del mercado español en su actividad, que el año pasado representó apenas un porcentaje del 20% de sus ingresos. América Latina es su área estrella, pues de esa región proceden un 50% de sus ingresos. Asia, con un 15%; África, con un 9%; Estados Unidos, con un 3% y el resto de Europa, con un 3%, completan esta torre de Babel que representa el negocio de la empresa, presente en más de 40 países.

El interés de sus bonos repunta al 9%

-Isolux captó en marzo del año pasado 600 millones de euros en una emisión de bonos con vencimiento en 2021 y un cupón del 6,5%, que después amplió en otros 250 millones, tras alcanzar una sobredemanda de ocho veces.

- Los bonos que emitió Isolux cotizan en el mercado secundario con una rentabilidad del 9%, aunque llegaron a alcanzar el 10% tras suspenderse el debut bursátil de la compañía. Entonces se produjo un fuerte repunte del interés desde el 7%.

- La compañía cerró 2014 con un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de 252 millones de euros, lo que supone un incremento del 0,4% respecto al ejercicio anterior.

Normas