Créditos al consumo

Más préstamos para comprar, pero con cabeza

El grifo de la financiación para la adquisición de bienes personales se abre y anima las ventas.

Las entidades apelan a la cautela y al análisis de riesgo para no caer en errores del pasado.

Más préstamos para comprar, pero con cabeza

Más préstamos, en mejores condiciones y otorgados de manera más responsable. Así está, en líneas generales, el panorama financiero para los consumidores, ya que, según la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (Asnef), “los créditos al consumo en 2014 registraron un incremento de más del 8% respecto al año anterior”, una pequeña muestra del aire fresco que se respira en nuestra economía.

Óscar Cremer, presidente de Asnef, reconoce que “la mayor renta disponible de los consumidores, debido sobre todo a la creación de empleo y al incremento de su riqueza financiera, han sido factores fundamentales en el despegue del crédito al consumo”. Hoy, las familias están menos endeudadas y tienen más confianza en el futuro. Eso sí, las entidades continúan cautas.

Además, el presidente de la asociación recuerda que “el crédito al consumo hoy en día es un instrumento clave para los comercios y se considera imprescindible para ayudar a las ventas”. Y es que, en los tiempos que corren, sin financiación el cliente no puede lanzarse a la compra de según qué productos.

Una reforma en casa, un coche, la necesidad de un nuevo ordenador o cualquier gasto para educación. Los motivos para pedir un préstamo pueden ser muchos y, en la mayoría de ocasiones, los importes no exceden de 50.000 euros. Condiciones ventajosas y ganas de agradar a un cliente ávido de comprar son, en general, lo que se encontrará el interesado cuando acuda a su entidad.

Bankia se sube al carro marcándose como objetivo estratégico el impulso a la financiación para la adquisición de bienes de consumo. “Lo haremos mediante líneas de préstamos personales preconcedidos, disponibles para millón y medio de clientes, con los que se podrá financiar cualquier gasto familiar”, explican desde la entidad.

De este modo, es posible la concesión automática del préstamo al cliente que lo necesite “siempre que se trate de un importe inferior a 30.000 euros, aunque la cantidad se personaliza para cada cliente”, aclaran desde la entidad. Dicha financiación aplica un tipo de interés nominal fijo del 9%.

El año pasado, la compra de coches fue la estrella en cuestiones de financiación. Gracias a los programas de incentivación de las ventas, como el Plan PIVE, se produjo un incremento del 18% y casi 7.000 millones de euros prestados. Mientras tanto, lo dedicado a bienes personales, donde se enmarcan también las tarjetas de crédito, creció un 4% hasta superar los 14.000 millones de euros. Dentro de esta categoría, las compras en tecnología parecen necesitar cada vez más del pago aplazado.

Menos morosos

La buena noticia también incluye una ligera bajada de la morosidad (un 3% respecto al año anterior), influenciada por el mayor control del riesgo por parte de las entidades. Así lo demuestran los datos del año pasado de Asnef.

Precisamente, desde la asociación aseguran que “el mayor control de riesgo por parte de nuestros asociados es fruto de la experiencia vivida durante la crisis. Además, se generaliza el uso de la tecnología en la concesión de nuevas operaciones y en el seguimiento de las mismas". Por todo ello, los créditos que se conceden en estos días están muy estudiados y alejados de cualquier riesgo.

Ofertas que seducen al cliente

Para incentivar aún más los créditos personales, Bankia se anima con diferentes iniciativas: Si el préstamo solicitado se destina a comprar un vehículo, ya sea un coche o una moto, la entidad bonifica durante los dos primeros años la prima del seguro con hasta 400 euros anuales.

Por otro lado, si la finalidad de la financiación es la reforma de una vivienda, el banco regala 300 euros para el seguro del hogar. En ambos casos será necesario contratar el seguro en la entidad y que el importe mínimo que se financie sea de 12.000 euros.

Normas