Será el segundo mayor fabricante de redes de telefonía móvil

Nokia compra Alcatel-Lucent por 15.600 millones

El director general de Alcatel-Lucent, Michel Combes (i), con el presidente de Nokia, Rajeev Suri (d), en el Palacio del Elíseo de París, Francia, ayer martes 14 de abril de 2015. Ampliar foto
El director general de Alcatel-Lucent, Michel Combes (i), con el presidente de Nokia, Rajeev Suri (d), en el Palacio del Elíseo de París, Francia, ayer martes 14 de abril de 2015. EFE

La industria vinculada a los equipos de red de telecomunicaciones lleva al menos cinco años concentrándose y aún continúa. La compañía finlandesa de redes de telecomunicación Nokia ha anunciado hoy la adquisición de su rival francesa Alcatel-Lucent en una operación valorada en 15.600 millones de euros.

La transacción, la mayor del sector en más de una década, se realizará mediante una oferta pública de canje de acciones entre ambas compañías, de modo que los accionistas de Alcatel-Lucent recibirán 0,55 acciones de la nueva empresa por cada título de la antigua. Nokia se quedará con el 66,5% del grupo resultante y Alcatel con el 33,5% restante, creando un gigante con cerca de 114.000 empleados y unas ventas combinadas de 26.000 millones de euros.

La operación está prevista que se cierre en el primer semestre del año que viene y las empresas esperan lograr una reducción de 900 millones en costes en 2019. Además, Nokia mantiene unas previsiones de subida de ventas de cerca del 3,5% para el periodo entre 2014 y 2019.

Nokia se acercaría a los líderes de la industria

Nokia: sus acciones se han más que duplicado desde que vendiera sus dispositivos a Microsoft. Facturó en su negocio de redes 11.200 millones en 2014.

Ericsson: la sueca es la principal compañía europea de redes. En este apartado facturó el año pasado casi 13.000 millones de euros. En total, la firma facturó 24.400 millones

Huawei: la facturación de la china en el negocio de redes fue en 2014 de 31.000 millones de dólares (29.000 millones de euros), con un crecimiento del 19,4% respecto 2013. En total tuvo unos ingresos de 46.500 millones de dólares.

Según han explicado las dos compañías, la nueva empresa se llamará Nokia Corporation, tendrá su sede en Finlandia, contará con una fuerte presencia en Francia, y será el segundo mayor fabricante mundial de redes de telefonía móvil en términos de cuota de mercado, por detrás tan solo de la sueca Ericsson. Bernstein Research, empresa especialista en el mercado de las telecomunicaciones, explicó a Efe que cuando concluya la operación Nokia tendrá una cuota del 35% en el mercado de redes inalámbricas, frente al 40% de Ericsson y el 20% de la china Huawei.

Nokia se ha concentrado en la venta de equipos y software de telecomunicaciones y en la comercialización de sus mapas digitales desde que el año pasado vendiera su división de teléfonos móviles a la estadounidense Microsoft. Según algunas fuentes, Nokia estaría negociando también la venta de su división de cartografía digital y localización Here, aunque de momento la compañía mantiene silencio sobre esta posibilidad.

Los consejos de administración de Nokia y Alcatel-Lucent han aprobado la fusión, que ahora deberá ser refrendada por los accionistas de Nokia y recibir el visto bueno de las autoridades de competencia.

Opinión de los expertos

Cuotas de mercado

Según la empresa Bernstein Research, especialista en el mercado de las telecomunicaciones, cuando concluya la operación, que aún debe recibir las autorizaciones correspondientes, Nokia tendrá una cuota del 35 % en el mercado de redes inalámbricas, frente al 40 % de Ericsson y el 20% de la tercera en discordia, la china Huawei.

“La operación de concentración entre dos de los principales actores en el espacio europeo parece lógica, fundamentalmente porque su posición estaba claramente laminada por el empuje de los fabricantes asiáticos (Huawei, entre otros), y por tanto, ganar tamaño era un imperativo claro”, señala a CincoDías José María López, director de la empresa española de análisis Penteo. En su opinión, el acuerdo, además, ayudará a afrontar los “actuales paradigmas tecnológicos” como el cloud computing, las nuevas arquitecturas de red, la exigencia del despliegue de redes móviles de alta capacidad o los servicios avanzados.

El movimiento estratégico también tiene sentido para el analista independiente Jaime García Cantero, pues defiende que “juntas forman un gigante dentro del mundo de la infraestructura de red, y serían el único player capaz de fabricar, desplegar e incluso gestionar y operar redes completas. Algo que hoy solo Cisco podría hacer”, señala.

Los expertos ven "lógica" la operación  para reforzarse ante el auge de las empresas asiáticas

López insiste en que la operación permitirá a Nokia “ganar en presencia de mercado” y, probablemente, en sinergias. "La finlandesa avanzaría en el desarrollo de redes, uno de los principales negocios a nivel europeo y seguiría fortaleciéndose, tras la adquisición del negocio de Siemens en dichas redes". En concreto, la fusión entre ambas reforzaría a Nokia en el mercado norteamericano, donde apenas ha tenido presencia en EE UU con su negocio de redes y solo ha comenzado a entrar recientemente con acuerdos como el que tiene con Sprint. Alcatel cuenta con contratos como AT&T o Verizon. Además, reforzaría su posición en China, un mercado con 1.300 millones de usuarios de móvil.

El analista de Penteo afirma que, por el lado de Alcatel, la operación supondrá “un balón de oxígeno”, pues esta compañía “sigue perdiendo dinero tras años de posición incierta”, a pesar de la importancia que ha tenido tradicionalmente en el sector.

López también apunta algunos puntos críticos sobre la operación. El analista advierte que la adquisición de Alcatel-Lucent podría plantear quizás un problema de competencia, ya que solo quedaría Ericsson como la otra gran compañía del ramo en Europa. Igualmente apunta que “están los problemas de escala, con un muy probable escenario de despidos masivos”.

Sede de Alcatel-Lucent en Boulogne, Francia
Sede de Alcatel-Lucent en Boulogne, Francia Getty Images

Mikael Rautanen, analista de Inderes Equity Research mencionado por Reuters, cree que otro de los problemas que tendrá la fusión será la "pérdida de paciencia" de los inversores, ya que este proceso suele alargarse muchos meses". Otros, como Jukka Oksaharju de Nordnet,consideran que Nokia ya ha tenido en cuenta un "margen de seguridad" en su oferta ante los posibles costes de la integración.

La posición del Gobierno galo también parece haber jugado un papel clave en la operación, dada  su tradicional posición de proteccionismo con la empresa, como recuerda García-Cantero, pero parece, como añade López, que el ejecutivo francés "es consciente de la incierta viabilidad de la organización [Alcatel-Lucent] por sí misma”. La compañía se ha comprometido a respetar los 6.000 puestos de trabajo que había en Francia, así como la protección de los centros de I+D en Vllarceaux y Lannion. Este hecho ha sido decisivo para el visto bueno del Ejecutivo.

Acuerdo correcto

“Juntas, Alcatel-Lucent y Nokia buscan liderar la próxima generación de tecnologías y servicios de redes”, afirmó en un comunicado el consejero delegado de Nokia, el indio Rajeev Suri. Este añadió que "se trata del acuerdo correcto con la lógica correcta en el momento correcto".

Por su parte, el consejo delegado de Alcatel Lucent, Michael Combes, destacó que la fusión de ambas multinacionales "llega en un momento oportuno para fortalecer la industria tecnológica europea". La operación, insistió, "ofrece una oportunidad única de crear un campeón europeo".

 

Normas