Claves para ahorrar

¿Qué tarifa de energía he de elegir?

¿Qué tarifa de energía he de elegir?

La nueva tarifa eléctrica en la que se determina el precio según la demanda real y se pagan precios distintos por la electricidad consumida cada hora sigue causando muchos sobresaltos a los consumidores, que ven, como ha ocurrido este invierno, como ha subido el precio de la luz cuando ya han pagado su recibo. Esto ocurre con una gran mayoría de los consumidores que tienen contratados precios regulados (TUR). Si la primavera es positiva meteorológicamente en la generación de electricidad (con lluvia o viento), el consumidor puede tener una pequeña rebaja. Pero lo que es prácticamente seguro es que con el buen tiempo de verano si habrá nuevas subidas.

Mercado libre, analizar bien la combinación de tarifas

Una de las opciones es elegir tarifas en el mercado libre en el que el kilowatio tendrá una tarifa prefijada, que puede cambiar a lo largo del año, pero que no varía de forma diaria. Pero tampoco es sencillo lo que se encuentra el consumidor, ya que una misma compañía le ofrecerá distintos precios o descuentos según lo que contrate. Las ofertas se suelen centrar por un lado en combinar luz y gas y de forma independiente o conjunta, optando por contratar un servicio de mantenimiento.

Es importante analizar por un lado si nos conviene combinar estos productos o no. En primer lugar comparando los precios en su conjunto con nuestro consumo. Podemos tener en una operadora el precio del gas más económico pero si el consumo es menor que en electricidad no compensará. Igualmente hay que fijarse en los reclamos, ya que buena parte de los descuentos o la parte más importante de los mismos se ofrece sobre el término fijo de los contratos, donde supone mucho menos dinero. Por último con respecto a contratar un servicio de mantenimiento, también es importante comparar lo que nos costaría si lo hiciéramos a una compañía independiente y si hay diferencia de precio, si se compensa con respecto a los descuentos que conseguimos con la compañía.

El riesgo de la tarifa plana

Más peligrosas son las denominadas tarifas planas, en las que se en teoría se paga lo mismo mes a mes con independencia del consumo. Siempre conocer anticipadamente los gastos es positivo, pero en este caso existen también otros puntos que no lo son tanto. Estas tarifas difieren mucho de otras tarifas planas como las de telefonía. En esos casos, hagamos 10 o 1.000 llamadas, pagaremos lo mismo. En electricidad o gas no funcionan igual, no es lo mismo si consumimos 10.000 o 20.000 kw, aunque en apariencia lo parezca. En estas tarifas se calcula cual es nuestro consumo anual estimado, basándonos en lo gastado en el año anterior. Se establece con ello un tramo de gasto o un importe fijo y se distribuye a lo largo del año. Pero en muchos casos nos encontraremos con diferencia, tanto si gastamos menos como especialmente si gastamos más. En el primer caso, estamos anticipando dinero a la compañía eléctrica, el cual nos devolverá a fin de año, cuando se recalcule de nuevo la tarifa a pagar, restándolo de las siguiente factura. Si hemos gastado de más, lo pagaremos, lo cual puede suponer un buen susto para el cliente a la hora de regularizarlo, ya lo hagamos de golpe a fin de año o lo distribuya, tal y como lo permiten algunas compañías, mes a mes, en el ejercicio siguiente.

Otras compañías establecen un tramo de gasto y si nos excedemos se penaliza con un kilowatio mucho más caro, con lo que además de pagar el exceso lo hacemos de forma no proporcional. También estas tarifas hacen más complicado ahorrar. La compañía eléctrica siempre nos pasará datos del consumo real, que hay que analizar y comparar, pero es mucho más sencillo ahorrar si tras usar por ejemplo mucho el aire acondicionado o la calefacción un mes vemos que supone una subida en la factura que si pagamos lo mismo.

Con todo ello, aun no siendo un ejercicio sencillo, para conseguir ahorrar en esta factura común la clave está en comparar y analizar todos los puntos de las ofertas eléctricas de todas las comercializadoras.

Normas