Cumbre de las Américas

Lo que se juega España en el futuro de Latinoamérica

El 66% del beneficio de BBVA procede de esa región del mundo

El 48% de los ingresos de Telefónica viene de Latinoamérica

Perspectivas económicas para América Latina Ampliar foto

Bajo crecimiento, inflación elevada y desequilibrio presupuestario. La desaceleración de la economía latinoamericana amenaza con frenar los avances logrados en las dos últimas décadas y ahondar la desigualdad entre la población. La reunión de la Cumbre de las Américas, celebrada el pasado fin de semana, ha dejado a la vista las reformas estructurales pendientes que quedan por hacer en una región vital para la economía española.

Las empresas españolas destinan el 5,8% de sus exportaciones a esa región y el 6,9% de la inversión extranjera procede de Latinoamérica, según los últimos datos de la Secretaría de Estado de Comercio. Pero, por encima de esos datos, la verdadera importancia de esa región es el stock de inversión acumulada desde principios de los 90 con las privatizaciones. Los grandes bancos y las empresas de servicios han realizado grandes inversiones en la zona y gran parte de sus ingresos proceden de esa zona. Latinoamérica aportó en 2014 el 38% del beneficio del Santander, en especial Brasil (19%) y México, con el 8%, mientras que en el caso del BBVA crece hasta el 66%, del que el 43,3% viene de México. El 48% de los ingresos de Telefónica procede de Latinoamérica, porcentaje que subirá este año tras las desinversiones en Reino Unido y las compras en Brasil.

Otros países

Argentina: Acumula dos años de estancamiento y el déficit exterior seguirá creciendo. “La erosión de la competitividad, el descontrol fiscal y de política económica siguen lastrando la actividad y el crecimiento potencial”, apunta el informe.

Perú: El crecimiento se ha reducido a la mitad (del 5,8% de 2013 al 2,4% a 2014) y el saldo exterior ha registrado un déficit de 1.500 millones, tras cinco años en positivo, por la depreciación de las materias primas, la principal fuente de ingresos de la economía peruana.

Un informe de la consultora Solchaga, Recio y Asociados sobre las perspectivas de América Latina alerta del bajo crecimiento previsto. “América Latina completó el año pasado su cuarto ejercicio consecutivo de desaceleración. Volvió a mostrar una evolución más pobre de lo esperado, por un notable enfriamiento cíclico de sus principales economías y un reflejo cada vez más patente de frenos de naturaleza estructural”, apunta el estudio, que se muestra especialmente preocupado por la evolución de Brasil, la economía más grande. La política de ajuste, “sin reformas de calado a la vista”, llevará a la economía brasileña a la recesión, con una caída del 0,5%, tras haber crecido un paupérrimo 0,1% en 2014, por la debilidad del consumo y de la actividad industrial. El estudio considera como “necesarias” las reformas estructurales “dado que las empresas brasileñas prácticamente no se han integrado en las cadenas globales de valor y tienen problemas de competitividad y productividad, resultado de, entre otros factores, del sistema fiscal, la pobre dotación de infraestructuras y las carencias del sistema educativo”. Unas carencias que pueden verse intensificadas con los ajustes previstos para reconducir un déficit público que se duplicó en 2014, que pasan por la reducción de gastos discrecionales y modificaciones en los subsidios de desempleo y pensiones por el lado del gasto y el alza de impuestos indirectos.

El otro foco de preocupación, según el estudio, se centra en México, afectado por la depreciación del precio del petróleo, que ha llevado a aprobar un ajuste del gasto por valor del 0,7% del PIB y que, entre otras cosas, ha supuesto la suspensión de la construcción del tren de alta velocidad. Entre los riesgos advierte de la necesidad de una reforma fiscal en profundidad para que se puedan dar servicios públicos de calidad y del impacto negativo de una evolución menos favorable de la economía de EE UU, su principal socio comercial.

Venezuela representa la principal preocupación para los analistas. El PIB se contrajo un 4% en 2014 (podría llegar al 5% este año), la inflación se ha disparado al 68,5%, la escasez de alimentos y bienes es cada día mayor y la depreciación del crudo ha generado una situación ingobernable. “Si no emprende reformas valientes, el país no mejorará; si toma medidas de calado como recortes de gasto público o la eliminación de subsidios al petróleo, le supondría un coste político en las elecciones”, matiza el informe.

Buenas noticias desde Chile y Colombia

Colombia y Chile representan las buenas noticias de Latinoamérica para este año. La consecución de un acuerdo de paz en Colombia, el país que más avanzó en 2014 con un alza del PIB del 4,6%, puede aportar un punto adicional de crecimiento y compensar la debilidad de algunos de sus vecinos y el efecto negativo que la caída del crudo tendrá sobre las cuentas públicas.

Por su parte, Chile es el país que mejores perspectivas presenta para este año. Del 1,9% que avanzó el PIB en 2014 pasará al 2,8% en 2015, gracias al presupuesto expansivo aprobado por Michelle Bachelet. Este contempla un aumento del 9,8% del gasto público y un incremento del 27,5% de la inversión pública. El estudio subraya también que la mejoría del crecimiento se ha centrado en la depreciación de la moneda frente al dólar, “que ha sido mayor de la esperada”, y que podría ayudar a impulsar las exportaciones.

Normas
Entra en El País para participar