“la Caixa” ha empezado a cobrar 2 euros por disposición de efectivo en sus cajeros

¿Se abre la guerra entre la banca física y la banca online?

¿Se abre la guerra entre la banca física y la banca online?

En telefonía y en menor medida en luz y gas han proliferado las compañías comercializadoras que sobre una infraestructura propiedad de otras empresas venden sus servicios. Por este modelo de negocio la empresa que “alquila” las redes paga por su uso, "poco" para la dueña de la infraestructura (tenemos el caso especialmente de Telefónica) y más que suficiente para los operadores virtuales que utilizan la red.

Algo similar está pasando con los cajeros. Hasta ahora si sacas dinero del cajero de tu misma red pero de distinta entidad, se compensaban entre la dueña del cajero y la que ha emitido la operación con una tasa se compensación de 0,65 euros, con independencia de la comisión que se cobrara con ello, de más o de menos, incluso gratuita.

Esto permitía especialmente que entidades pequeñas ofrecieran mayoritariamente sin coste la posibilidad de sacar dinero de cualquier cajero o de toda una red. Con ello conseguía ventajas operativas y también comerciales. La decisión de “la Caixa” de cobrar 2 euros por sacar dinero de sus cajeros a todos los que no sean clientes rompe la situación actual de mercado y puede tener mucha transcendencia.

Fuerte barrera de entrada y un paso atrás con respecto a Europa

CaixaBank es la entidad líder en España en oficinas y cajeros, con unas 5.700 oficinas (Santander tiene unas 3.600 y BBVA 3.200) y con más de 10.000 cajeros, mientras que Santander y BBVA disponen de unos 7.000 en cada caso, y Bankia alrededor de 5.500. Con ello, al penalizar el uso de cajeros crea un legítimo factor diferencial con respecto a las entidades pequeñas, más cuando ya se está barajando que otras entidades hagan lo mismo.

Desde luego es más que legítimo que obtenga compensación económica a la inversión que realiza en cajeros (de la que es pionera en dispositivos modernos), pero con ello también se pone una barrera de desarrollo a los pequeños bancos independientes de los grandes grupos (por ejemplo, Self Bank del grupo “la Caixa” permite sacar dinero de los cajeros de su matriz sin coste). La banca online pierde una ventaja competitiva y puede que le lleve a mover ficha con ofertas más agresivas, pero el verdadero perdedor es el cliente que se encuentra con un coste más.

Con esta decisión se vuelve a dar un paso contrario a lo que sucede en otros países de nuestro entorno. En Holanda y Reino Unido, por ejemplo, los clientes de un banco pueden sacar dinero de los cajeros de cualquier otro sin ningún coste. Con ello se crea un juego de suma cero en la que ninguna entidad gana. El coste de Barclays porque un cliente de Royal Bank of Scotland saque dinero de su cajero se compensa porque también los suyos lo harán en otras entidades. Esa estrategia simplifica la operativa con los clientes, no les repercute ningún coste y justifica que tengan un volumen menor de oficinas bancarias.

Reducir oficinas y crear nuevas comisiones logran lo contrario, empeorar las condiciones del consumidor buscando fidelizar con gastos y no con beneficios a sus clientes.

Normas