Campaña de la renta 2014

El cobro de las devoluciones se adelanta dos semanas

Un usuario consultando un borrador de la declaración de la renta correspondiente a 2014.
Un usuario consultando un borrador de la declaración de la renta correspondiente a 2014.

A las 00.00 horas del martes arrancó la campaña de la renta de 2014, que aparece con más novedades tecnológicas y de calendario que normativas. El grueso de todos los cambios introducidos en la reforma fiscal, en vigor desde el pasado 1 de enero, tendrán efecto este año y por lo tanto no será hasta dentro de doce meses cuando se podrá analizar el impacto que tenga en los contribuyentes.

Unificación de fechas

La principal novedad es que se han unificado las fechas de inicio para la presentación por internet de los borradores del IRPF, como las declaraciones con el PADRE y otros programas de ayuda. En 2013 primero se confirmaron los borradores y luego las declaraciones hechas con programas de ayuda comenzaron su tramitación dos semanas después. Este año se hará todo a la vez, lo que, según la Agencia Tributaria, beneficiará a un colectivo de ocho millones de personas, que fueron los que presentaron la declaración el año pasado con uno de esos programa de ayudas y que ahora verán adelantadas dos semanas sus devoluciones. De ese adelanto también se beneficiarán los 190.000 declarantes que se prevé que tributen por el impuesto sobre el patrimonio.

No habrá que tributar por las ganancias de daciones en pago o ejecuciones hipotecarias

Traslado de datos fiscales

La operativa del programa Padre, el más utilizado para la presentación por internet de la declaración de la renta, sufre algunas mejoras con respecto a anteriores ejercicios. De este modo se producen tres fases en el traslado de datos fiscales. Los rendimientos del trabajo, los derivados de cuentas bancarias, los dividendos, las retenciones de fondos de inversión y los planes de pensión se incorporarán directamente sin intervención del contribuyente. En una segunda fase, Hacienda solicitará información adicional al contribuyente para incorporarlo posteriormente sobre los rendimientos de las letras del Tesoro, los rendimientos implícitos del capital mobiliario y la información de inmuebles. Finalmente, los contribuyentes deberán consignar la información relativa a transmisiones de inmuebles, ventas de acciones o rendimientos de actividades económicas.

Dación en pago

Entre las novedades normativas destaca la exención de las ganancias patrimoniales procedentes de la dación en pago de la vivienda habitual del deudor o por la transmisión de vivienda realizada en ejecuciones hipotecarias. La salvedad, introducida en la ley de segunda oportunidad, es que la exención estará en vigor siempre y cuando el deudor no disponga de otros bienes con los que satisfacer la deuda pendiente.

Deuda subordinada

Los rendimientos de capital mobiliario negativos y las perdidas patrimoniales de más de un año que procedan de deuda subordinada o participaciones preferentes se pueden compensar con las ganancias patrimoniales y con el saldo positivo de los rendimientos del capital mobiliario, respectivamente.

Indemnización por despido

Desde el pasado 1 de agosto se introdujo un nuevo límite de 180.000 euros para las indemnizaciones por despidos que quedaban exentas de tributación. Todas las que superen ese límite tendrán que tributar. En un principio y en el marco de la aprobación de la nueva reforma fiscal, el Ejecutivo planteó un mínimo exento de 2.000 euros por año trabajado, que en la práctica equivalía a un salario de 20.000 euros anuales. El rechazo de la oposición y de los agentes sociales llevó al Gobierno a elevarlo finalmente hasta los 180.000 euros.

¿A dónde se destinan los impuestos?

Otra de las novedades de la nueva campaña de la renta es que los contribuyentes recibirán, junto a sus borradores y su información fiscal, a dónde se destinan sus impuestos. Esta información se proporcionará en virtud de lo establecido en la Ley de Transparencia, en vigor desde el pasado 9 de diciembre de 2013. La norma establece que se precise el reparto de la cuota del IRPF entre el Estado y la autonomía de residencial del contribuyente y que se proporcione información sobre el destino de los ingresos públicos de acuerdo con las distinas políticas de gasto público aplicadas en 2013. Los datos que se aportarán a los ciudadanos en su información tributaria reflejarán que de cada 100 euros que ingresa Hacienda, 40 tienen como destino pensiones y otras prestaciones sociales, en especial las ligadas a las políticas de desempleo. La segunda partida en importancia por volumen es la Sanidad, con 14 euros de cada 100, seguida por la Educación y los Asuntos Económicos (infraestructuras, agricultura, energía o emprendedores), con otros 9 euros cada uno.

Normas