En enero y febrero, las cotizadas entregaron 3.500 millones
Maná de dividendos: la Bolsa española repartirá 25.000 millones a lo largo del año

Maná de dividendos: la Bolsa española repartirá 25.000 millones a lo largo del año

La retribución al accionista alcanzó su momento cumbre en 2014. El año pasado, las cotizadas españolas repartieron 43.260 millones en concepto de dividendo, la cifra más elevada registrada hasta la fecha, que supuso un incremento del 85% respecto a 2013. Este fuerte ascenso se debió en gran medida a los dos pagos efectuados por Endesa con cargo a las cuentas de 2014.

En octubre del pasado ejercicio, la compañía entregó el mayor dividendo de la historia (14.600 millones) por medio de dos pagos, uno por importe de 8.252 millones de euros y otro por valor de 6.353 millones.Sin incluir a la eléctica, la retribución de la Bolsa española en 2014 alcanzó los 28.600 millones, es decir, un 23% más que un año antes. Con cargo a los resultados de 2015, el consenso de los analistas consultados por Factset prevé que las cotizadas repartan 25.000 millones de euros.

En los dos primeros meses del año –enero es junto a julio y noviembre uno de los meses estrella en lo que a reparto de dividendos se refiere–, las firmas de la Bolsa española han entregado 3.346,79 millones, según datos de BME. Este importe se sitúa un 34,5% por debajo del distribuido en el mismo periodo del año anterior.

A pesar de este descenso, la Bolsa española sigue siendo fiel al dividendo, estrategia que ha intentado conservar incluso en los momentos más duros de la crisis.En pleno proceso de desapalancamiento, las cotizadas se esforzaron por preservar la retribución al accionista, tal y como indican desde la Eafi Didendum. En los casos en los que la entrega del dividendo en efectivo era inviable, fueron varias las empresas que recurrieron a fórmulas alternativas como el scrip dividend.

No obstante, algunas (Telefónica, ACS,Endesa, Popular, Abengoa, Europac, Atresmedia y Lingotes Especiales) se vieron abocadas a suspenderlo de manera temporal para poder consolidar sus balances. Conforme los datos macroeconómicos han ido mejorando y las cuentas de las empresas lo han permido, las cotizadas se han aferrado de nuevo a la distribución de parte de sus beneficios entre los accionistas.Hasta la fecha, las únicas que continúan sin dar dividendos son FCC,Jazztel y Sacyr. Por su parte, Bankia, que desde su estreno en Bolsa en 2011 nunca ha entregado dividendos, aguarda a este año para estrenarse en este apartado.

Para este ejercicio los expertos esperan que la retribución al accionista siga aumentando. Adrián Pernas, de DCM Asesores, calcula que hasta cierre del primer semestre las empresas distribuirán un total de 7.800 millones con cargo a las cuentas del ejercicio pasado, un 17,6% más que hace un año, cuando las firmas del selectivo entregaron cerca de 6.600 millones de euros.

“España siempre ha sido considerado como uno de los países con mayor proporción de pago al accionista”, señala Victoria Torre, responsable de análisis y producto de Self Bank. Como indica la analista, si por algo se caracteriza el inversor español es por su marcado perfil conservador. Esto le ha llevado a elegir en el pasado a los depósitos y la renta fija como sus activos estrella para rentabilizar los ahorros.

Sin embargo, en un entorno de tipos bajos como el actual fruto de las políticas expansivas de los bancos centrales, los que quieran obtener algún tipo de rentabilidad se están viendo obligados a acudir a la renta variables y es aquí donde el dividendo se convierte en el gancho que utilizan muchas de las cotizadas para atraer al inversor. “Las empresas se han adecuado a esta tipología de inversor”, señala y se afanan en ofrecer rentabilidades por dividendo atractiva. “Los inversores ven la retribución al accionista como si tratara del cupón de un bono”, indica Francisco Sánchez-Matamoros, analista de XTB.

Esto, unido a la necesidad de asumir un mayor riesgo para obtener rentabilidad, ha llevado a la Bolsa española a despuntar en lo que a volumen de accionistas particulares se refiere.Según datos provisionales de BME, a cierre de 2014, el 27% de las acciones estaban en manos de las familias españolas, niveles que no se registraban desde 2003.

Aunque existe unanimidad en señalar que la Bolsa española es una de las más generosas y que la retribución es de esperar que continúe la senda alcista en los próximos ejercicios, en lo que no coinciden los analistas es en su valoración sobre si esta política es positiva o negativa. Sánchez-Matomoros defiende que el pago actual de muchas empresas es “excesivo para los ratios de beneficio de las mismas que aún, en su mayoría, se encuetran estancados”. En otros países como EEUU la corriente que domina entre las empresas es la de considerar el pago del dividendo como una fórmula ineficaz.En su lugar, la fidelización del cliente se basa en la reinversión de parte del beneficio para continuar creciendo.

Nuevos actores

El calendario de 2015 viene con nuevos actores en el pago del dividendo. Algunos de los últimos valores en incorporarse al parqué bursátil en los últimos meses ya tienen programado un pago. Este es el caso de Saeta Yield. La compañía, que debutó en el parqué en febrero, repartirá su primer dividendo el próximo 29 de mayo. Se trata de un primer dividendo trimestral con cargo a la prima de emisión por importe de 0,082 euros por acción, según comunicó la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Para hacer frente a esta retribución al accionista, la compañía desembolsará cerca de 6,7 millones de euros.

Con este dividendo, Saeta cumple así con la política de remuneración al accionista fijada en su folleto de salida a Bolsa. En dicho documento, se comprometió a repartir un dividendo de al menos 57 millones de euros en los años 2015 y 2016.

Bankia será otro de los valores nuevos en retribuir al accionista. Pertenece a uno de los sectores que ha cuidado la retribución al accionista, al menos vía scrp dividend, pero su condición de entidad nacionalizada ha impedido hasta ahora el pago de dividendo. Antes de julio, entrará en el club de las cotizadas que hacen regularmente el pago del cupón a sus accionistas, entre los que destaca el FROB. Tal y como explican fuentes de la propia entidad, aún no hay fecha para el pago en efectivo del primer dividendo. En cualquier caso, no será antes de la celebración de su junta de accionistas que será el próximo 22 de abril. El importe del mismo ascenderá a 0,0175 euros brutos por acción, lo que supondrá un desembolso de alrededor de 200 millones de euros.

Applus, otra de las últimas llegar al parqué ha empezado a pagar dividendo en 2015, lo hizo en febrero, mes elegido tambien por la socimi Merlin Properties, que pagó el 27 febrero. Por parte, Lar España entregará 0,33 euros por acción el 26 de marzo.

La primavera del pago del cupón

Aunque tradicionalmente los calendarios de enero y julio han sido los meses más cargados de reparto de dividendos, en los últimos años, algunas compañías hacen tres o cuatro pagos al año. Por ello, abril, mayo y junio vienen cargados de euros a repartir. Tres de los más grandes del Ibex repartirán en las próximas semanas. BBVA será uno de los primeros en hacerlo: el próximo 17 de abril repartirá 809 millones de euros al pagar en efectivo 0,13 euros por título.
Santander lo hará en mayo aunque a través de la fórmula del scrip dividend. En el caso de que todos los accionistas decidieran optar por el efectivo, la entidad financiera presidida por Ana Botín repartiría más de 2.000 millones de euros.
Otro de los grandes desembolsos de los próximos meses corresponderá a Telefónica. Según las previsiones de Bloomberg, la operadora pagará 0,4 euros brutos por acción el próximo 20 de mayo, ascendiendo a 1.900 millones de euros.
Lejos de las cifras que alcanzan los dividendos de estos, Bankinter también paga dividendo. Según la estimación de Bloomberg, el banco presidido por Pedro Guerrero retribuirá a sus accionistas con un pago de 0,5 el próximo 4 de mayo. Popular, Sabadell y Caixabank también pagarán en mayo. Entre los tres repartirán 450 millones de euros, según las estimaciones del consenso. Bolsas y Mercados Españoles (BME), es una de las compañías que cuenta con una mayor rentabilidad por dividendo y que hace sus pagos dos veces al año. Al efectuado en diciembre suma otro en mayo:0,89 euros, lo que supondrá un importe de 75 millones de euros. Idéntica política sigue Inditex. El próximo 4 de mayo pagará un dividendo a cuenta de 0,26 euros y en diciembre pagará un complementario de 0,142 y un efectivo especial de 0,118 euros. Y es que el grupo textil gallego ha decidido premiar a sus accionistas por los resultados de 2014 con una mejora del 7,5% del dividendo. Fuera del Ibex destacan algunos pagos por lo elevado de su cuantía. Es el caso de CAF: pagará 10,50 euros por título en julio. La acción de CAF vale 305 euros.

Normas
Entra en EL PAÍS