Accidente de Germanwings

Los equipos de rescate encuentran la segunda caja negra del avión

El presidente de Germanwings, Thomas Winkelmann, y el ministro alemán de Transporte, Alexander Dobrindt.
El presidente de Germanwings, Thomas Winkelmann, y el ministro alemán de Transporte, Alexander Dobrindt. EFE

La segunda caja negra del A320 de la aerolínea germana Germanwings que se estrelló en los Alpes franceses el pasado día 24 fue encontrada hoy por los investigadores. En el accidente perdieron la vida 150 personas.

El diario alemán Bild publica hoy que el copiloto del avión, Andreas Lubitz, habría ocultado a su médico que seguía volando, cuando le habían diagnosticado una enfermedad ocular. El diario asegura además que Lubitz habria tenido un accidente de coche a finales de 2014 y se habría quejado desde entonces de problemas en la visión.

Además, la fiscalía de Düsseldorf ha informado que el copiloto buscó en internet información sobre métodos para suicidarse hasta la víspera de la tragedia, así como sobre el funcionamiento de las puertas de las cabinas de vuel, según los datos encontrados en su ordenador, que fue incautado en unos de los domicilios de Andreas Lubitz.

 Atención a los familiares de las víctimas

Lufthansa vuelve a reunirse en Barcelona con familiares de las víctimas del accidente aéreo. La compañía aérea ha explicado que su representante, Simone Menne, ha asegurado a los familiares que “haremos todo lo que está en nuestra mano para seguir apoyándoos en todo lo que necesitéis”.

Menne se ha reunido también con las autoridades involucradas en la atención a los familiares en Barcelona --a quienes ha agradecido su colaboración tanto en la asistencia a afectados como en la investigación-- y con el equipo de profesionales que ha apoyado a los familiares en el centro de asistencia situado en el Hotel Don Jaime de Castelldefels.

Cambios en los exámenes psicológicos a los pilotos alemanes

El Gobierno alemán revisará los sistemas de cierre de las cabina de vuelo de los aviones y los exámenes médicos y psicológicos de los pilotos, tras la catástrofe aérea del aparato de Germanwings.  Así lo anunció hoy el ministro alemán de Transportes, Alexander Dobrindt, tras una reunión con representantes de la Federación Alemana de la Industria de la Aviación.

En esa reunión se acordó crear una comisión de expertos que analice estas cuestiones y presente un catálogo de propuestas, tanto en lo relativo a los sistemas de seguridad de los aviones como a las pruebas de aptitud de los pilotos.

“Nuestro objetivo es optimizar la seguridad aérea y revisar los estándares actuales, a la luz de la terrible tragedia de Gemanwings”, indicó el ministro Dobrindt.

El grupo de expertos analizará, entre otros aspectos, los mecanismos de cierre de las cabinas de pilotaje, implementadas tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 de Nueva York para impedir el acceso de intrusos en ese espacio.

Normas