Su ebitda supera los 1.100 millones

Sareb duplica sus pérdidas hasta 585 millones por las exigencias de Linde

El presidente de Sareb, Jaime Echegoyen, durante la rueda de prensa que ofreció hoy para informar sobre la actividad de la sociedad en 2014 y las claves estratégicas de 2015.
El presidente de Sareb, Jaime Echegoyen, durante la rueda de prensa que ofreció hoy para informar sobre la actividad de la sociedad en 2014 y las claves estratégicas de 2015.

En su segundo año de vida Sareb ha vuelto a presentar números rojos, pese a la mejora del sector inmobiliario. Perdió 584,66 millones de euros en 2014, el doble que un año antes. El Banco de España ha endurecido sus exigencias al pedir que provisione 719 millones para cubrir créditos impagados. El ‘banco malo’ espera vender este año más de 15.000 inmuebles. La venta de suelo comienza a repuntar.

Ya no es un hecho aislado, la reactivación del sector inmobiliario ya es tangible en gran parte de España. Incluso la venta de suelo ha repuntado durante el último ejercicio, a la vez que los precios en general se han estabilizado, y han comenzado a subir en algunas zonas. Pese a ello, Sareb, conocido como el banco malo donde se encuentran los activos inmobiliarios de las entidades que fueron nacionalizadas, ha duplicado sus pérdidas en 2014, al pasar de los 260,53 millones a los 584,66 millones de euros de números rojos.

La razón no es otra que las nuevas provisiones que le ha exigido realizar el Banco de España por 719 millones de euros para cubrir los créditos impagados que no tienen garantías reales y cuyas compañías deudoras están en concurso de acreedores. El supervisor les ha obligado a valorar a cero estos activos lo que ha derivado en estas dotaciones que han provocado el derrumbe de la última línea de su cuenta de resultados, explican los gestores de Sareb. Sin esta provisión los números rojos se hubieran reducido a 45 millones. Sareb espera que este año el Banco de España apruebe definitivamente la circular contable específica (llevan esperando desde febrero del pasado año) para esta sociedad que fije unas normas definitivas. Hasta entonces, y como ya ocurriera en 2013 Sareb debe someter a consulta los criterios de valoración de sus activos.

La provisión realizada por Sareb se desglosa en 628 millones de euros destinados a los créditos impagados en concurso de acreedores y otros 91 millones que se han destinado a sanear la cartera de préstamos participativos, que se suman a los 259 millones que dotó en 2013. La entidad ya tenía previstas estas provisiones en su plan de negocio, pero iba a dotarlas “a lo largo de los años”, no en tan corto espacio de tiempo, con lo que se evitaría cualquier duda sobre nuevas exigencias de capital, según explicó su presidente, Jaime Echegoyen. Pese a ello, el directivo afirmó que con unos recursos propios de casi 4.000 millones de euros, Sareb no tiene necesidades de realizar una ampliación de capital o pedir nuevas ayudas públicas.

El beneficio operativo (ebitda) de la sociedad alcanzó los 1.103,75 millones de euros, cifra ligeramente inferior a los 1.194,55 millones registrados un año antes, en parte por el aumento de los gastos. Echegoyen intentó ayer demostrar que pese a que las pérdidas de la compañía fueron bastante más elevadas el pasado año, solo son consecuencia de las exigencias del Banco de España, ya que el negocio de Sareb mejora, y la tendencia es registrar durante el presente ejercicio beneficios por primera vez desde su creación hace más de dos años (se constituyó con una vida de 15 años, que finaliza en 2027). Sareb logró cancelar deuda por 3.400 millones (en dos años la cifra es de 5.700 millones) y prevé cancelar otros 3.000 este ejercicio. Su deuda total es de unos 45.000 millones.

Durante 2014 la entidad incremento su actividad gracias a una “incipiente mejora del sector inmobiliario”, lo que le permitió ingresar 5.115 millones, el 23% más que un año antes. De ellos, el 80% proceden de la actividad minorista, sobre todo, de la gestión de créditos y préstamos, que aportaron 3.129 millones en intereses, amortizaciones, cancelaciones y ventas. La gestión minorista de la cartera inmobiliaria le reportó ingresos de 871 millones al vender 15.298 inmuebles, la mitad propios y el resto vinculados a préstamos de su propiedad. El 50% de estas operaciones se concentran en Madrid, Barcelona, Valencia y Málaga.

En cuanto al canal mayorista, la sociedad cerró 11 operaciones con grandes inversores institucionales, que le permitió ingresar 1.115 millones, el 84% de ellos procedentes de venta de préstamos.

Echegoyen destacó la reactivación de la venta de suelo –Sareb vendió 500–, lo que tiene “connotaciones positivas” para el sector. El directivo aseguró que durante 2014 la venta de vivienda perdió peso (aportó el 63%, frente al 80% del año anterior), y crece la demanda de suelo (el 26% de las aportaciones) y oficinas y locales.

Unas 2.000 viviendas en alquiler asequible

Jaime Echegoyen explicó que Sareb se beneficiará a partir de este año de la gestión de los nuevos servicers o gestores de su cartera (Haya Real Estate, Altamira, Servihabitat y Solvia), que será más “profesional y eficiente”.

Y pese a la gran complejidad que supone trasladar las carteras a esos nuevos gestores, según el directivo, la sociedad confía en mantener en 2015 las cifras de ventas del pasado ejercicio. El objetivo de venta de inmuebles para el presente ejercicio, de hecho, es superar los 15.000 (15.300 vendidos en 2014) y mejorar la venta de suelo y sector terciario del 30%.

El presidente de Sareb cree que la “estabilidad” que está reflejando el mercado inmobiliario “está en principio para quedarse. No parece que haya movimientos de volatilidad”, subrayó.

Sareb mantiene sus iniciativas sociales, en la que destaca la puesta a disposición de las comunidades autónomas de unas 2.000 viviendas para que las utilicen en sus programas de alquiler asequible. Sareb ha firmado hasta el momento acuerdos con Cataluña, Aragón y Galicia, y mantiene conversaciones con otras autonomías. El consejo de Sareb propondrá a la próxima junta de accionistas mantener congelado el salario de este órgano por segundo año. El director general del FROB, Jaime Ponce, se incorporará al consejo de Sareb en representación de este organismo, en sustitución de Ana Sánchez Trujillo, que ha presentado su renuncia por motivos personales.

Normas
Entra en El País para participar