Sube en tres meses el 12%, hasta los 11.521,1 puntos

¿Por qué el Ibex logra su segundo mejor trimestre desde 2010?

Un trader del NYSE de dudoso vello facial mira un monitor de cotizaciones. Ampliar foto
Un trader del NYSE de dudoso vello facial mira un monitor de cotizaciones. REUTERS

El Ibex 35 cierra hoy un trimestre marcado por una fuerte revalorización. El selectivo español ha finalizado la última sesión del mes de marzo en los 11.521,1 puntos, con lo que se apunta un alza en el trimestre del 12,07%. Supone el segundo mejor trimestre desde 2010.

La Bolsa española, a pesar del gran avance en estos tres meses, se ha quedado a la cola de la renta variable europea. La renta variable alemana acumula en el ejercicio una revalorización de más de un 23%, la italiana un 22%, la francesa algo menos del 20%. En todos los casos, este espectacular avance supone el segundo mejor trimestre en renta variable desde que se inició la crisis financiera y económica, en 2008. El balance del inicio de 2015 solo queda superado por el tercer trimestre de 2009. 

El principal factor para explicar esta fuerte revalorización de la Bolsa está en la política monetaria expansiva que ha puesto en marcha el Banco Central Europeo (BCE). A los tipos de interés en mínimos históricos, la institución encabezada por Mario Draghi ha añadido un programa de compras masivas de deuda pública, anunciado el 22 de enero, y que trata de sacar a la eurozona de su letargo.

El efecto que ha tenido este anuncio, que empezó a materializarse durante este mes, ha sido indirecto sobre la renta variable, pero implacable. Al aumentar la demanda de bonos, las rentabilidades de los mismos han bajado muchísimo, lo que ha obligado a fondos, planes de pensiones, inversores institucionales... a destinar una parte mayor de sus recursos a Bolsa, lo que ha aumentado la demanda de este tipo de activos y a disparado los precios.

Además de este incuestionable factor, la Bolsa europea se ha beneficiado también del viento de cola que afecta al Viejo Continente. Por una parte, el abaratamiento del petróleo, que en general beneficia a una región que es importadora neta de energía. Por otra, el debilitamiento del euro frente al dólar, que permitirá a las empresas europeas ser más competitivas en sus exportaciones, al menos a corto plazo. Estas dos variables están contribuyendo a que los datos macroeconómicos empiecen a presentar alguna mejoría, después de varios trimestre alicaídos. 

En España, el Ibex 35 ha logrado mantener los 11.500 puntos que al fin logró reconquistar ayer, en una jornada marcada por la escasa actividad, lo que hace al índice más volátil. De hecho, el selectivo pasó la mayor parte de la jornada en negativo, si bien minimizó el descenso al cierre al 0,07%, hasta quedar en los 11.521,1 puntos. Lo hace con una mirada puesta, de nuevo, en el Adriático. Y no precisamente con ganas de ver bailar el sirtaki, oír a Mikis Theodorakis o probar musaka.

Y es que en Grecia hay un riesgo de impago inminente. Los fondos podrían agotarse tan pronto como el 20 de abril, y los contactos entre los Gobiernos europeos, fundamentalmente el alemán y el español, se multiplican. 

En el mercado de deuda, la prima de riesgo española se movía en el entorno de los 104 puntos básicos, con el interés en el 1,260%, mientras que en el mercado de divisas, el euro se intercambiaba a 1,0765 dólares. `

Normas
Entra en El País para participar