En Rueda se aprecia la cultura del vino desde la antigüedad hasta nuestros días

Entre copas de vinos e historia

La riqueza patrimonial de poblaciones como Tordesillas y Medina del Campo refleja la relevancia política que esta comunidad tuvo en otros tiempos.

Bodegas subterráneas de Grupo Yllera.
Bodegas subterráneas de Grupo Yllera.

La historia ha dejado un impresionante legado patrimonial en esta tierra de cereales y viñedos, en el centro mismo de Castilla, reflejo de su importancia política y económica en otras épocas.

En la margen izquierda del río Duero, por donde aún resuenan las historias sobre el Camino de la Reina Isabel la Católica y el cautiverio de su hija Juana la Loca, se extienden los dominios de la Ruta del Vino de Rueda, integrada por 13 municipios de las provincias de Valladolid y Ávila que ofrecen una muestra de la riqueza monumental de esta región vitivinícola por excelencia.

En Tordesillas tuvo lugar un acontecimiento de gran trascendencia histórica. Aquí se firmó en 1494 el Tratado de Tordesillas entre los Reinos de Castilla y Portugal. Para evitar conflictos de intereses, ambos se repartieron las zonas de navegación y conquista del océano Atlántico y del Nuevo Mundo, dividido por un meridiano situado 370 leguas al oeste de las islas de Cabo Verde.

Aquí llegó, en 1509, la reina Juana I de Castilla, donde permaneció recluida durante casi medio siglo. Tordesillas fue también protagonista durante las guerras de sucesión por el trono de Castilla, la de las comunidades, la de la independencia...

La villa, conjunto histórico-artístico desde 1977, mantiene edificios que son muestra del esplendor de su pasado, como el Real Monasterio de Santa Clara, antiguo Palacio Real, uno de los mejores ejemplos de arte mudéjar en Castilla; las Casas del Tratado, o el puente medieval sobre el río Duero, entre otros.

Nava del Rey.
Nava del Rey.

Es tierra de buen vino, forma parte de la Denominación de Origen Rueda y, además, algunas de las rutas más conocidas de Castilla y León pasan por la localidad, como el Camino de Santiago del sureste o el Camino Natural del Duero.

Medina del Campo, la conocida como villa de las ferias de los siglos XV y XVI, que aún conserva ese carácter; Olmedo, famosa por ser el escenario donde se desarrolla la obra de Lope de Vega El caballero de Olmedo; Rueda, villa de la que hay constancia documental de su relación con el vino desde el siglo XVII...; iglesias mudéjares, conventos y monasterios y castillos-fortalezas dan cuenta de las mil y una batallas libradas en Castilla a lo largo de los siglos.

Tierra privilegiada para el cultivo de la vid, en especial la variedad autóctona verdejo, la convergencia de bodegas tradicionales –con galerías subterráneas que horadan los pueblos desde la Edad Media– con bodegas innovadoras permite un recorrido por la cultura del vino desde la antigüedad hasta nuestros días.

Tras la estela del verdejo, en la Ruta del Vino de Rueda encontramos viñedos centenarios, como el que mima en La Seca Javier Sanz, un maestro de los vinos de autor; otras bodegas de renombre, como Grupo Yllera, ofrecen a los viajeros una experiencia diferente: recorrer sus túneles subterráneos, con decoración mudéjar, siguiendo la historia del mito del laberinto del Minotauro, o Matarromera, grupo bodeguero que surge en Medina del Campo bajo el nombre de Emina.

Además, Reina de Castilla y Protos, en La Seca; Val de Vid y Bodegas de Alberto, en Serrada; La Soterraña, en Olmedo; El Albar Lurton, en Villafranca de Duero; Garciarévalo, en Matapozuelos; Castelo de Medina, en Villaverde de Medina, y Aura, Félix Sanz, PradoRey, Montepedroso, Hermanos del Villar y Pagos del Rey, en Rueda, integran el club de bodegas que abren sus puertas al viajero.

Guía para el viajero

Viñedo que puede contemplarse en la Ruta del Vino de Rueda.
Viñedo que puede contemplarse en la Ruta del Vino de Rueda.

Cómo ir. El coche es lo habitual, pero desde mañana, 28 de marzo, es posible hacer el trayecto en un tren turístico que conectará, todos los sábados, Madrid y Medina del Campo. El viaje, de un día, cuesta 49,50 euros por persona, e incluye los billetes en tren Alvia, guía acompañante, traslados en Medina del Campo, entrada y visita guiada al Castillo de la Mota y cata de vinos.

Dónde dormir. Existe una gran selección de alojamientos: desde casas rurales, como La Seca Cuna de Rueda (La Seca), Villa Calera y La Casona de la Tía Victoria (ambas en Rueda), La Cántara (Serrada) y Velamora (Rodilana), hasta el albergue juvenil de Medina de Campo, y hoteles como el Villa de Ferias, en Medina del Campo; el Parador de Tordesillas, o los apartamentos turísticos Las Cavas (Olmedo).

Qué comer. La gastronomía es un atractivo más de la Ruta del Vino de Rueda. Las recetas tradicionales se funden con la innovación para sacar partido a materias primas de calidad. No se puede dejar de probar el lechazo asado con indicación geográfica protegida (IGP) y los quesos de oveja.

Normas