Crea una nueva marca con 100 oficinas para alcanzar los 500.000 usuarios

CaixaBank se lanza a por los clientes internacionales con HolaBank

El presidente de CaixaBank, Isidre Fainé.
El presidente de CaixaBank, Isidre Fainé. EFE

Caixabank cada vez opta más por crear marcas especializadas para atender a distintos segmentos de clientes. El martes anunció el lanzamiento de HolaBank, cuyo objetivo es alcanzar los 500.000 clientes internacionales (europeos casi todos). La nueva marca contará con 100 oficinas. La entidad aprovecha así el hueco dejado por la banca extranjera, sobre todo británica, en España y el ligero repunte que se comienza a detectar en el negocio inmobiliario costero.

 Innovación y segmentación unidas a una propuesta para aumetnar los ingresos, reducir las provisiones y congelar los costes. Estos son los ejes del nuevo plan estratégico a cuatro años (2015 a 2018) puesto en marcha por CaixaBank y anunciado en Londres el pasado 3 de marzo. Con este plan la entidad que preside Isidro Fainé pretende multiplicar por cuatro su rentabilidad para pasar del 2,7% actual al 10% o 12%. Uno de los principales pilares con los que prentende lograr sus objetivos es dando un nuevo impulso comercial a su extensa red de oficinas, la más grande de la banca española, con 5.200 sucursales que no pretende reducir.

Y para rentabilizar estos locales CaixaBank ha iniciado diversas ofensivas para conseguir dar un valor añadido a sus mejores clientes y diversos programas comerciales para el resto. Uno de estos proyectos es personalizar el plan comercial de cada oficina. CaixaBank, de hecho, ha encontrado en la segmentación de los clientes con marcas diferentes una vía rentable.

Así, a Caixanegocios, marca comercial de la entidad puesta en marca hace un año para reforzar su relación con comercios, autónomos, profesionales y microempresas, se añadió en septiembre del pasado ejercicio AgroBank, una red de unas 80 oficinas especializada en el sector agrario y rural, que pretende competir sobre todo con las cajas rurales y ocupar el hueco dejado por las cajas de ahorros que han desaparecido.

Ahora, la entidad ha decidido poner en marcha HolaBank, una nueva línea de negocio en todo el territorio nacional dirigida a clientes internacionales no residentes en España. Un nicho de mercado en el que ahora no hay competencia tras la salida del mercado de Barclays España (ahora en manos de CaixaBank), el también británico Lloyds (pequeña red adquirida por Banco Sabadell) y la red de Solbank, marca de Sabadell especializada en este negocio que desaparecerá en breve al ser absorbida por el banco.

El director general de CaixaBank, Juan Antonio Alcaraz, explicó ayer en Marbella (Málaga), donde se presentó este proyecto, que la entidad pretende “dar respuesta a las necesidades específicas de un colectivo internacional con una oferta innovadora, especializada y próxima”. El reto que se ha fijado es alcanzar 500.000 clientes en cuatro años. Ahora cuenta con 375.000 que generan un volumen de negocio de 6.000 millones de euros. Para ello la entidad abrirá 100 oficinas bajo la marca HolaBank, con gestores expertos en Málaga (16), Costa de la Luz (21), Baleares (38) y Canarias (25), que abarcarán 72 municipios, para lo que adaptarán oficinas ya en funcionamiento.

El directivo destacó que este colectivo tiene una “gran importancia” porque supone un volumen de unos dos millones de clientes con alto poder adquisitivo que, además “es uno de los puntales de la dinamización del mercado inmobiliario de nuestro país”. Para apoyar esta idea, apuntó que los clientes internacionales no residentes en España realizan unas 50.000 compraventas de viviendas al año. En el caso de HolaBank se espera que su cartera de clientes internacionales formalicen 12.500 hipotecas nuevas al año.

HolaBank ofrecerá a sus clientes productos de ahorro y financiación, además de un paquete de servicios que incluirá asesoría jurídica, asistencia médica telefónica, traductores e intérpretes, todo ello en su idioma. La cartera de clientes internacionales de los que parte la nueva marca son básicamente de Reino Unido, Francia, Italia, Alemania, norte Europa (Suecia) y también Bélgica. La previsión es que tengan la misma procedencia europea, a los que se suman clientes de Europa del Este.

CaixaBank ha apuntalado la puesta en marcha de este producto con una red internacional de contactos con entidades bancarias extranjeras con las que han llegado a acuerdos de prescripción de clientes.

 

Normas
Entra en El País para participar