Argumenta que quiere unificar sus servicios de gestión de aplicaciones

IBM quiere trasvasar 500 empleados a su filial conjunta con Catalana Occidente

Marta Martínez Alonso, presidenta de IBM España.
Marta Martínez Alonso, presidenta de IBM España.

IBM ha anunciado a sus empleados en España su intención de emprender a nivel local un proceso de transformación de su área de servicios de gestión de aplicaciones. Una medida, que según indican a CincoDías fuentes de los trabajadores, va a suponer el trasvase de unos 500 empleados de IBM Global Services a INSA, una empresa que comparten al 49% con la aseguradora Catalana Occidente, aunque controla su gestión por un acuerdo societario. La plantilla de IBM se opone a la decisión, pues teme que empeoren sus condiciones laborales.

Un portavoz de IBM confirmó ayer estos planes, “que aún están en una fase preliminar”, aunque no reveló a cuántos trabajadores afectará. Según la multinacional, la medida responde a que ahora están proporcionando los citados servicios a través de IBM Global Services y a través de INSA, y “lo que pretendemos con este proceso es integrar y unificar la prestación de dichos servicios en una única empresa, que incluya todas las capacidades y recursos tanto del área de servicios de gestión de aplicaciones de IBM Global Services como de INSA”.

Según IBM, una vez concluido el proceso” todo el talento local de gestión de aplicaciones se concentraría en una única empresa con mayores niveles de innovación, talento y capacidades”. El gigante tecnológico advirtió a los trabajadores que el traspaso se produciría a lo largo del primer semestre de este año.

Nueva marca

Lo que no aclara IBM es cómo se materializará finalmente esa integración, aunque fuentes del sector apuntan que “lo más normal es que la gente de IBM Global Services pasen a INSA y se haga un rebranding después y se presente al mercado como una nueva marca con todos los servicios de gestión de aplicaciones unificados”. Algo que también está por aclarar es el reparto accionarial, pues otras fuentes consultadas aseguran que “no parece que tenga mucho sentido mantener el reparto actual de INSA (49%-49%, más un 2%de autocartera) si IBM concentra ahí todas sus operaciones de gestión de aplicaciones”.

Los empleados de IBM afectados ya han empezado a moverse en internet, y en una nota afirman que la multinacional quiere transferirles a “una empresa subalterna de marca blanca”. Igualmente añaden que la intención de la compañía es “poder precarizar sus condiciones laborales (...) sin afectar a la marca IBM”. Los trabajadores piden al gigante azul que reflexione, pues el movimiento supondría traspasar 500 de los 2.500 empleados que tiene en España IBM Global Services.

Las fuentes del sector consultadas subrayan que la gestión de aplicaciones es un área de crecimiento y muy cercana al core estratégico de IBM al tratarse de acuerdos de servicios a largo plazo. “Parece lógico que la compañía quiera integrar su oferta en ese área pero quizás no tanto que quiera hacerlo con un marca distinta a la suya, salvo que busque flexibilidad tanto laboral como en precios para competir en un mercado global, sin dañar la imagen y los márgenes de IBM”.

La medida que planea efectuar IBM de trasvasar un grupo de empleados a otra empresa que no es 100% de la compañía “es nueva, al menos en España”, según fuentes cercanas a la firma. “Solo ha traspasado grupoa de trabajadores a otra compañía que no fuera 100% IBM cuando ha vendido un negocio, como ocurrió con Lenovo”. La misma fuente añade que lo normal es que IBM absorba plantilla de sus clientes por contratos de externalización o que cree empresas conjuntas como ellos, como con La Caixa, por ejemplo.”

Normas