Las operadoras comprometen nuevas retribuciones para los próximos años

Orange y Telefónica calientan la carrera del dividendo en las telecos

Visitantes en el Mobile World Congress analizan nuevos terminales.
Visitantes en el Mobile World Congress analizan nuevos terminales. Reuters

Las grandes operadoras europeas de telecomunicaciones parecen reafirmar sus compromisos con el dividendo. La mayoría de estas compañías han anunciado en los últimos días el pago de nuevas retribuciones a los accionistas para los próximos ejercicios, en un intento de atraer a los inversores. Y en esta carrera, el pago de dividendos en efectivo empieza a ganar a la alternativa a la retribución en acciones a través del scrip dividend.

En este contexto, la última compañía en moverse en esta dirección ha sido Orange. El grupo galo, dentro de su nuevo plan estratégico Essentials2020, anunció que mantendrá un dividendo mínimo anual de 0,60 euros por acción en el periodo entre 2015 y 2018. Es decir, asegura así el pago de dividendos para cuatro ejercicios. Orange, además, no excluyó la posibilidad de un incremento de esta retribución dependiendo de la evolución del Ebitda.

Con este movimiento, la compañía parecía responder a Telefónica, que a final de febrero anunció un nuevo calendario de dividendos para 2015 y 2016, dentro del periodo de previsiones establecido por la empresa. La teleco amortizará autocartera en 2015 por el 1,5% del capital social y distribuirá un dividendo de 0,75 euros por acción. De ellos, abonará en el cuarto trimestre de 2015 0,35 euros por título bajo la modalidad de de scrip dividend, mientras que en el segundo trimestre de 2016, abonará 0,40 euros por acción en efectivo.

De cara a 2016, Telefónica amortizará autocartera por el 1,5% del capital social y distribuirá un dividendo de 0,75 euros por acción en efectivo, en ambos casos condicionado al cierre de la venta prevista de O2 en Reino Unido. El presidente, César Alierta, defendió que Telefónica está comprometida con una retribución al accionista para el futuro “que es buenísima”, insistiendo en que el dividendo estará cubierto con la generación de caja.

En esta línea, Deutsche Telekom confirmó a final de febrero su compromiso para abonar dividendo entre 2015 y 2018. En el primero de los ejercicios, abonará 0,50 euros en efectivo (el pago tendrá lugar en junio de 2016). Para los tres años siguientes, Deutsche Telekom retribuirá a los inversores con un mínimo de 0,50 euros por título al año. No obstante, la operadora germana comentó en la presentación de las cuentas de 2014 que el dividendo podría aumentar durante este periodo de tiempo en función de la evolución de la generación de caja.

También TeliaSonera, matriz de Yoigo, aprobó el pago de un dividendo en efectivo de tres coronas suecas por acción, en línea con la retribución del ejercicio anterior. La teleco precisó que destinaría 13.000 millones de coronas suecas (más de 1.390 millones de euros) a retribuir a los accionistas.

En la misma línea, la noruega Telenor anunció en febrero que propondrá el pago de un dividendo de 7,3 coronas noruegas por acción, por encima de las siete coronas abonadas en el año anterior. La helvética Swisscom propondrá el pago de un dividendo de 22 francos suizos por acción, tanto para 2015 como para 2016.

A su vez, KPN volvió a pagar dividendo en 2014 tras la cancelación obligada por su crisis financiera. Una vez cerrada la venta de E-Plus a Telefónica, la firma holandesa abonó un dividendo interino de 0,02 euros por acción, y prevé llegar a 0,07 euros por título este año. Su intención es abonar 0,05 euros en abril. Para el próximo ejercicio, KPN prevé elevar la retribución hasta 0,08 euros.

Lo cierto es que las telecos están empeñadas en mantener la retribución a los accionistas. Las telecos insisten en que cuentan con capacidad suficiente para afrontar estos pagos, pese al momento complicado que vive el sector como consecuencia del deterioro de los resultados. Frente a esta evolución, algunas de estas compañías han apostado por una mejora de sus cuentas.

Rentabilidad por dividendo

Los inversores están pendientes de la evolución de las retribuciones que abonan las telecos europeas, así como de su rentabilidad. Y más en un periodo como el actual marcado por los tipos de interés bajos, según explican fuentes del sector.

En este sentido, con el dividendo anunciado en los últimos días, la francesa Orange mantiene una rentabilidad por dividendo cercana al 3,9%, ligeramente por debajo de la media del índice bursátil de grandes empresas europeas

A su vez, la rentabilidad por dividendo de Deutsche Telekom se mueve en el entorno del 2,9%, mientras que Telefónica y la británica Vodafone se mantienen por encima del 5,5%.

¿Descanso en el ‘rally’ bursátil de las compañías?

Las operadoras europeas de telecos han vivido un inicio de año frenético en los mercados financieros. De hecho, algunas de ellas han registrado sus precios máximos en Bolsa de los últimos diez años. Ahora bien, algunas compañías del sector parecen haberse tomado un descanso en este rally.

Así, por ejemplo, Orange acumula una revalorización cercana al 5% desde enero hasta alcanzar los 14,8 euros. No obstante, la teleco había alcanzado un precio máximo de 16,45 euros el pasado 26 de febrero.

En una línea similar, Telefónica sube en el año un 10,76% hasta 13,20 euros, si bien el pasado 3 de marzo, las acciones llegaron a alcanzar los 14 euros.

Sin duda, la estrella de este rally es Deutsche Telekom. El gigante germano se ha revalorizado en torno a un 26% en Bolsa desde enero hasta alcanzar los 16,75 euros. El pasado lunes, Deutsche Telekom registró un precio máximo anual de 17,26 euros.

KPN acumula una subida superior al 14% desde principios de año, hasta alcanzar los 3,01 euros. A principios de marzo, la operadora holandesa alcanzó los 3,10 euros, su precio máximo anual.

A su vez, TeliaSonera se ha revalorizado cerca de un 8% desde enero. La operadora nórdica coquetea con su precio máximo anual, por encima de los 54 euros. La noruega Telenor ha subido cerca del 6% desde principios de año hasta 160 coronas noruegas. En enero, sus títulos superaron las 170 coronas, precio máximo anual.

Vodafone, finalmente, trata de consolidar su posición en terreno positivo. Sus acciones se mueven en el entorno de los 225 peniques, tras alcanzar el precio máximo anual de 245 peniques a finales del mes de enero.

Normas