La gestora ha frenado la fuga de inversores

Bestinver encaja el golpe y retoma el pulso

Ricardo Cañete, gestor de renta variable de Bestiner, junto a Beltrán de la Lastra, director de inversiones.
Ricardo Cañete, gestor de renta variable de Bestiner, junto a Beltrán de la Lastra, director de inversiones.

Bestinver cambia el paso. Cinco meses después de la salida de su gestor estrella, Francisco García Paramés, la gestora del grupo Acciona ha logrado frenar los reembolsos de fondos y volver a atraer la atención de los inversores. ¿Su principal reclamo? El mismo que ha convertido a esta firma en uno de los referentes en el sector de la gestión de activos: las consistentes rentabilidades de sus productos.

Cuando Paramés anunció su marcha –en septiembre de 2014–, fueron muchos los que decidieron retirarse de Bestinver al pensar que, sin su talento a la hora de seleccionar las mejores acciones, los rendimientos de los fondos de la gestora se resentirían. No ha sido así.  Bestifond, su producto más emblemático, se ha revalorizado un 18,78% en lo que va de año. Bestinver Internacional, el segundo fondo con más patrimonio gestionado de la entidad, ha rentado un 19,53% desde el 1 de enero.

En ambos casos, este excelente desempeño tiene que ver con el viento de cola que sopla en la renta variable europea, tras materializarse las políticas monetarias ultraexpansivas del BCE. Pero Bestinver ha logrado destacarse, con un rendimiento superior a sus índices de referencia.
“Nuestro compromiso es obtener las mejores rentabilidades a largo plazo y para ello aplicamos la filosofía del value investing. Con nuestra gestión buscamos los mejores resultados para los partícipes de nuestros fondos” explica Beltrán de la Lastra, el nuevo director de inversiones de Bestinver.

La obsesión por la generación de valor a medio y largo plazo es la marca de la casa. En el centro de la mesa de reuniones del cuartel general de la gestora, en el barrio de los Jerónimos de Madrid, hay un pequeño panel donde se recuerdan las rentabilidades obtenidas por los fondos de Bestinver desde su fundación, y la comparación con los índices de referencia.

El impacto de la retirada de fondos tras la salida de Paramés fue importante. En pocos meses la gestora sufrió reembolsos por un importe superior a los 2.500 millones de euros, lo que supuso más de un tercio del capital gestionado. Sin embargo, el ritmo de salidas se ha frenado en seco. En febrero, los reembolsos netos tan solo fueron de 4,2 millones de euros y este mes podría ser el primero en que Bestinver volviera a registrar suscripciones netas positivas, al calor de los buenos datos de gestión de los últimos meses.

“La evolución en los flujos de patrimonio ha sido totalmente positiva y podemos decir que está estabilizada. Lo importante ahora es volver a transmitir a los inversores nuestra propuesta de valor”, comenta De la Lastra.

Para aclarar tanto interna como externamente cuáles son los valores que presiden la acción de Bestinver, sus gestores han plasmado por escrito cuáles son las líneas maestras de la firma. En primer lugar, buscar oportunidades de inversión, compañías infravaloradas que a medio plazo puede aportar valor al fondo. A este cometido dedican el 95% de su tiempo. En segundo lugar, una buena gestión de los riesgos de inversión. En tercer lugar, transmitir a los clientes la importancia de la inversión a largo plazo, como la mejor estrategia, y alinear sus intereses con los de la gestora.

Sin peaje por salir

Una de las medidas adoptadas para reforzar la visión y el compromiso a largo plazo de la firma ha sido la reciente supresión de la comisión de reembolso. Hasta ahora, los clientes que quisieran abandonar un fondo de Bestinver antes de cumplir un año de inversión debían pagar un peaje del 3%. “Nos dimos cuenta de que no era necesario. Que los clientes que nos conocen saben que lo idóneo es mantener las inversiones periodos más largos de tiempo, por lo que no tenía sentido intentar frenar a quien se quisiera ir”, apunta De la Lastra.

Normas
Entra en El País para participar