El Gobierno autonómico alude que antes debe pagar todas las deudas atrasadas

Madrid desafía a Fomento y rechaza firmar el plan de vivienda

La ministra de Fomento, Ana Pastor, con el consejero de Transportes, Infraestructuras y Vivienda de la Comunidad de Madrid, Pablo Cavero, en una imagen de archivo.
La ministra de Fomento, Ana Pastor, con el consejero de Transportes, Infraestructuras y Vivienda de la Comunidad de Madrid, Pablo Cavero, en una imagen de archivo.

Madrid se ha distinguido históricamente por ser una de las comunidades autónomas más activas en materia de política de vivienda, no solo por ser uno de los territorios con más demanda; sino porque en tiempos de bonanza llegó a contar con un plan plurianual de ayudas paralelo al que desarrollaba entonces el Gobierno central de turno.

Sin embargo, la crisis económica y el cambio de sistema instaurado por el actual equipo del Ministerio de Fomento han truncado esa realidad. De ser la más activa, Madrid ha pasado a ser la única región que todavía no ha suscrito con el departamento que dirige Ana Pastor el convenio que regula la aplicación de dicho programa plurianual.

La justificación que argumenta la Con sejería que dirige Pablo Cavero es que no puede firmar el nuevo Plan de Vivienda y Rehabilitación 2013-2016 porque aún no ha terminado de abonar las ayudas correspondientes a planes anteriores. “La Comunidad de Madrid considera que mientras estemos abonando subvenciones correspondientes a programas anteriores es conveniente justificarlo al Ministerio, sobre todo ahora que el modelo ha cambiado”, aseguran fuentes del Ejecutivo autonómico.

Ese cambio de modelo no es baladí y se encuentra detrás de esta polémica decisión de Madrid de no suscribir el convenio que desarrolla el plan actual. Mientras que hasta ahora, Fomento adelantaba el dinero que les correspondía a las comunidades autónomas de cada plan de vivienda y éstas debían justificar después en qué lo habían gastado efectivamente, ahora son los Ejecutivos autonómicos quienes deben costear con su presupuesto las ayudas que contempla la política de vivienda, recursos que recuperarán después. Fomento apena les adelanta el 10% del presupuesto total.

Retraso del programa plurianual

Fuentes del Gabinete regional insisten en que con la firma del Plan de Vivienda 2013-2016 estatal, la Comunidad de Madrid “no podría pagar las cantidades que tiene pendientes”. Además, critican que el nuevo programa llega con retraso, “pues cubriendo el periodo que abarca de 2013 a 2016, se firmó a finales de 2014, con lo cual ya íbamos a comenzar con retrasos antes de ponernos al día con los planes anteriores”.

En los últimos meses, las mismas fuentes explican que Madrid ha pagado 26 millones de euros (16 millones correspondientes a subvenciones para la instalación de ascensores y 10 millones para rehabilitación de inmuebles).

“Cuando se abonen todas las deudas, la Comunidad de Madrid podrá habilitar más partidas de su presupuesto para nuevas subvenciones para promover la rehabilitación, igual que acaba de hacer con las ayudas al alquiler”, insisten las mismas fuentes.

Por su parte, desde el Ministerio aseguran que no existe ningún problema ni ningún enfrentamiento con el Ejecutivo de Ignacio González, y remarcan que todo está preparado para que se pueda firmar el convenio con Madrid, igual que se ha realizado con el resto de comunidades autónomas.

Ayudas para alquiler con ‘personalidad propia’

Aunque tanto desde la Comunidad de Madrid, como desde el Ministerio de Fomento tratan de quitar hierro a esta inusual falta de sintonía entre dos administraciones de idéntico color político, lo cierto es que el hecho de que Madrid no firme el convenio para desarrollar el nuevo Plan 2013-2016 sí tiene consecuencias.

Al no suscribir el citado programa de actuaciones, los ciudadanos de Madrid no podrán beneficiarse de las iniciativas que contempla. Tanto es así, que para que eso no ocurriera con una de las medidas estrellas del plan auspiciado por Fomento, la nueva ayuda al alquiler, el Gobierno regional ha tenido que habilitar una partida de 10 millones de euros de su presupuesto para que los madrileños que lo deseen y cumplan los requisitos exigidos puedan solicitarla. Esta subvención consiste en el pago de hasta 200 euros al mes a todas las familias que residan en régimen de arrendamiento en una vivienda de precio libre o protegida que no sea pública, cuyos ingresos anuales sean inferiores a 3,5 veces el Iprem o 35.000 euros brutos (Fomento establece el límite en tres veces dicho indicador). La convocatoria ha sido todo un éxito, ya que las oficinas donde se tramitaban las ayudas y la documentación requerida para las mismas se han colapsado en los últimos días. El Gobierno regional espera llegar a unas 4.000 familias, que comenzarán a recibir los 200 euros a partir de mayo y con carácter retroactivo desde este enero.

Sin embargo, no ocurre lo mismo con las nuevas ayudas a la rehabilitación que no se incluían en los planes antiguos y que Madrid no podrá aplicar en su territorio, de momento. “Debemos pagar antes la deuda atrasada”, recuerdan fuentes de la Consejería.

Normas