El BCE ha adquirido deuda pública por 9.800 millones en tres días

Draghi acerca al bono al 1% y hunde la prima de riesgo

Empleados en una empresa de 'forex trading' en Tokio.
Empleados en una empresa de 'forex trading' en Tokio. REUTERS

El Banco Central Europeo (BCE) sigue marcando el paso a los mercados con su programa de compra de deuda. Benoit Coeure, el miembro francés de la ejecutiva de la institución, parece ser el elegido por el organismo para ofrecer novedades sobre el plan de estímulos. Al igual que hizo el martes, hoy se ha encargado de cifrar el importe de las compras de deuda del banco central en sus tres primeros días: 9.800 millones de euros. Esta cantidad representa un 16% del importe total del plan (60.000 millones).Si se descuentan las compras de13.000 millones al mes de titulizaciones y cédulas hipotecarias, el BCE habría comprado ya el 20,8% de toda la deuda pública prevista para el mes de marzo.

IBEX 35 8.382,60 0,00%

El mercado secundario de deuda sigue recogiendo en sus cotizaciones la acción del BCE. La rentabilidad de la deuda española a diez años ha estado a punto de bajar del 1%, aunque cierra con escasos cambios en el 1,14%. La prima de riesgo desciende a los 89 puntos básicos, su nivel más bajo desde 2010. En el resto de bonos europeos, la situación es idéntica. La deuda a diez años de Italia, Alemania, Francia, Irlanda y Portuga a una década rondan también niveles de récord.

Los expertos de Barclays consideran que los inversor no europeos serán los mayores vendedores de deuda pública a lBCE, porque tienen más libertad para invertir en otra clase de activos que los europeos. Por eso, desde la firma británica creen que “el mayor efecto en precios se sentirá en los mercados donde el grupo de potenciales vendedores internacionales es ya pequeño y estén dominado por los inversores locales”. Así, destacan que el mayor impacto de la compra de bonos del BCE se notará en la deuda soberana de España y en la de Italia.

El bono español a diez años, desde 1993 ampliar foto
El bono español a diez años, desde 1993

En el mercado de divisas, las compras del BCE también están provocando una revolución. El euro ha llegado a perder en algún momento de la sesión el nivel de los 1,05 dólares, acercándose así cada vez más a la igualdad con la divisa estadounidense, aunque finalmente se aprecia ligeramente hasta las 1,06 unidades del billete verde.

La depreciación del euro, una de las más directas consecuencias del plan de estímulos del BCE, es una gran noticia para las empesas europeas exportadoras. Según datos de la agencia Reuters, las grandes compañías europeas ganaron en el último trimestre del año pasado un 15,9% más que en el mismo ejercicio del 2013 gracias, en parte, a la debilidad del euro. Es el mayor ascenso de los beneficios empresariales en un trimestre desde mediados de 2011. Se estima que la mitad de los beneficios de las grandes empresas delViejo Continente proceden de fuera de Europa, de ahí la ventaja de un euro débil.

El euro, desde que empezó el siglo. ampliar foto
El euro, desde que empezó el siglo.

Los efectos beneficiosos de la depreciación del euro auguran una mejoría de los resultados de las empresas exportadoras que debería seguir respaldando a la renta variable europea. El Dax alemán es el índice que presenta un mayor perfil exportador, de ahí que avance ya un 17% en lo que va de año, aunque ayer cerró en rojo. 

El Ibex 35, por su parte, ha vivido una sesión de dudas. Durante buena parte del día, el índice ha cotizado con números rojos y aunque después han vuelto las órdenes de compra, en parte gracias a la apertura alcista en Wall Street, finalmente han regresado los descensos. El selectivo español cierra con una caída del 0,09% hasta los 11.011,8 puntos. Técnicas Reunidas, que sube un 2,71%, ha sido el mejor valor del día, mientras que Sabadell queda como el farolillo rojo al caer un 6,64% tras anunciar su intención de comprar el británico TSB.

Dos temores amenazan el tono positivo de las Bolsas: la situación en Grecia y la posible subida de tipos en Estados Unidos. Sobre la primera cuestión, su primer ministro, Alexis Tsipras, ha dicho hoy en un discurso en la sede de la OCDE que es imprescindible que la deuda soberana griega se reestructure y que el país ha aparcado el tiempo de la austeridad. También ha indicado que el país no puede mantener un "irrealista superávit primario" del 3 % del PIB este año y del 4.5 % en el próximo. Mañana Tispras se reunirá con el presidente de la Comisión Europea. Jean Claude-Juncker.

Y respecto a la hipotética subida del precio del dinero por parte de la Reserva Federal, los inversores vuelven a una lógica algo retorcida: reciben con alzas bursátiles malos datos como ocurrió ayer en WallStreet con la flojja cifra de ventas al por menor, que cayeron en febrero seis décimas frente a la subida de tres décimas que esperaba el consenso del mercado. El Dow Jones y el S&P suben cerca de un 1%, mientras que el Nasdaq avanza un 0,5%.

Normas
Entra en El País para participar