Una nueva tecnología basada en luz infrarroja permitirá carga el móvil sin cables incluso en movimiento
La luz infrarroja permitirá cargar el móvil sin cables incluso si te estás moviendo

La luz infrarroja permitirá cargar el móvil sin cables incluso si te estás moviendo

Recientemente se ha hablado de la carga inalámbrica a raíz del lanzamiento del nuevo Samsung Galaxy S6 durante el MWC 2015, y mediante la cual, el terminal es capaz de cargar su batería con sólo depositarlo sobre un soporte sin necesidad de conectar el dispositivo a través de ningún tipo de cable.

Un soporte que inicia automáticamente la carga del terminal independientemente de la posición o el lugar donde se sitúe el terminal y que deja de cargar inmediatamente después de que el teléfono sea retirado del mismo.

Ahora Wi-Charge defiende una nueva tecnología basada en la luz infrarroja para realizar las recargas de los teléfonos y otro tipo de dispositivos, así como enviar y recibir datos gracias a ella y que ha sido denominada LiFi.

Esta tecnología podría estar integrada mediante transmisores en las propias instalaciones de la luz o detectores de humo que permitirían cargar las baterías de los móviles que estén a su alcance por ejemplo dentro de un bar, una casa o la sala de espera de un aeropuerto.

La luz infrarroja permitirá cargar el móvil sin cables incluso si te estás moviendo

El sistema Wi-Charge hace uso por lo tanto de un transmisor que se coloca en el techo para convertir la energía en luz infrarroja permitiendo que un smartphone o cualquier otro dispositivo pueda cargarse sin necesidad de cables, ni estar colocado encima de un soporte, ya que permite que la carga se vaya produciendo incluso mientras nos movemos y sin ningún riesgo para la salud ya que el transmisor no produce radiación electromagnética.

La compañía aún tiene que seguir trabajando tanto en el emisor de rayos infrarrojos, para determinar el número de dispositivos que pueden ser cargados con cada transmisor y así poder establecer unos límites, como en el receptor para lo smartphones de este tipo de luz que según apunta ya estaría en desarrollo y podría esperarse que en un futuro estuviese integrado en el propio dispositivo.

De momento esta tecnología está siendo probada y aunque las demostración que se están realizando demuestran que la tecnología funciona correctamente aún queda un poquito para que Wi-Charge sea una realidad ya que se estima que los primeros productos llegarán en el primer semestre del año que viene y se enchufarían directamente en la pared y podrían tener un coste aproximado de entre 50 y 100 dólares, que equivalen a cómo mucho 100 euros al cambio. Los productos móviles llegarían algo más tarde, en la primera mitad de 2017.

Normas
Entra en El País para participar