Trata de lograr ingresos para reducir la dependencia de su vieja propietaria

Atento busca vida fuera de Telefónica bajo la agitación bursátil

La compañía redujo sus ingresos un 1,8% en 2014 hasta 2.146 millones

Sede de Atento.
Sede de Atento.

Atento se retrató ayer ante los mercados financieros al presentar sus primeros resultados anuales desde que es compañía cotizada. La antigua filial de Telefónica en el mundo de los call center, vendida a final de 2012 a Bain Capital, registró unos ingresos de 2.298 millones de dólares (unos 2.146 millones de euros), un 1,8% menos que en 2013. La empresa, destacó, no obstante, que en moneda constante, el volumen de negocio habría aumentado un 7,7%. En el cuarto trimestre, los ingresos descendieron un 6,5%.

El Ebitda ajustado aumentó un 3,8%, si bien, en moneda constante, subió un 13,7%. El beneficio ajustado, en términos comparables sin incluir costes extraordinarios como los incurridos en el ERE en España o la OPV, cayó cerca de un 3% hasta 82,7 millones. No obstante, en términos consolidados, el grupo registró unas pérdidas de 42,15 millones.

Por regiones, los ingresos de Brasil bajaron un 1,8%, aunque en moneda local subieron un 7,5%. En el resto de América subieron un 0,9%, mientras que en Europa, Oriente Medio y Latinoamérica (EMEA) bajaron un 7,8%. En el cuarto trimestre, los ingresos en EMEA bajaron un 16,9%, debido al descenso del volumen de trabajo con Telefónica.

La compañía ha insistido a lo largo del último año en su estrategia de reducir la dependencia de Telefónica en sus cuentas, con la captación de nuevos clientes en segmentos como las telecos, la banca o el comercio minorista, entre otros. La empresa explicó que, a final del año 2014, Telefónica suponía el 47% de sus ingresos, dos puntos porcentuales menos que a la conclusión del ejercicio anterior.

En el caso de Brasil, Atento indicó que los ingresos fuera del ámbito de Telefónica aumentaron un 11%, con la incorporación de clientes del mundo de las telecomunicaciones.

En relación a la región de EMEA, Atento indicó que los ingresos de otros clientes fuera del ámbito de Telefónica aumentaron un 6,8%. La empresa precisó que empieza a verse beneficiada “de la estabilización de la economía española” y de su estrategia de crecimiento en nuevos clientes.

Los resultados coinciden con un periodo de fuerte agitación de la compañía en Bolsa, tras su debut en octubre pasado. En la sesión de ayer, una vez conocidas las cuentas, las acciones llegaron a caer, por momentos, cerca de un 5% hasta el entorno de los 11 dólares. Este precio, al que se ha estado moviendo durante las últimas semanas, supone un descenso del 26% con respecto al precio de debut en el mercado de 15 dólares. Atento, penalizada por la evolución del real brasileño, llegó a registrar un mínimo histórico de 9,05 dólares. Actualmente, la capitalización bursátil de Atento, que cotiza en el NYSE, ronda los 800 millones de dólares.

La compañía de call center contaba a final de año con una liquidez de 238,3 millones de dólares, un 10,8% más que al cierre de 2013. A su vez, la deuda neta de Atento con terceros disminuyó durante 2014 de 637 a 415 millones. De esta forma, el ratio de deuda neta frente a Ebitda pasó de 2,2 a 1,4 veces.

Los ingresos caen un 6,3% en España, en medio de una fuerte reestructuración

Atento vivió en 2014 un ejercicio de fuerte agitación en sus actividades en España. La empresa, de hecho, llevó a cabo un expediente de regulación de empleo (ERE) que afectó a un total de 476 trabajadores.

La compañía mantenía a finales de 2014 una plantilla en España de 12.202 empleados (casi el 8% del total del grupo), un 12,2% menos que en 2013, tras la fuerte reestructuración llevada a cabo.

En esta línea, Atento cerró 2014 con un total de 5.386 estaciones de trabajo, por debajo de las 5.466 de 2013. De igual forma, el número de centros de trabajo disminuyó de 15 a 14.

En términos operativos, los ingresos de Atento en el mercado español bajaron un 6,32% hasta 306,6 millones de dólares (cerca de 286 millones de euros).

En la información remitida a la autoridad bursátil de EE UU (SEC), Atento señaló que afrontó en 2014 un saneamiento por los costes de reestructuración en España de 28,8 millones de dólares (cerca de 26,8 millones de euros).

Asimismo, la compañía indicó que en mayo de 2014 recibió una compensación de 25,4 millones de euros dentro del acuerdo establecido con Telefónica cuando pasó a ser propiedad de Bain Capital, en el que se fijan unos compromisos de ingresos mínimos hasta 2021. En este caso, el pago acordado es consecuencia de las menores actividades de Atento con la operadora en España y Marruecos.

Normas