La compañía apuesta por los 'wearable' bajo la marca Geeksme
El Blackphone es conocido como el móvil anti-espías.
El Blackphone es conocido como el móvil anti-espías.

La española Geeksphone sale del proyecto Blackphone, el móvil antiespías

El fabricante español de smartphones Geeksphone ha vendido su participación del 50% en SGP Technologies, la empresa que cofundó en 2014 junto con la compañía estadounidense Silent Circle, creada por Phil Zimmermann, una de las grandes autoridades mundiales en criptografía. La empresa, que ahora pasará a ser controlada al 100% por su socio Silent Circle, se creó para lanzar al mercado lo que ambos socios calificaron como el primer móvil antiespías, el Blackphone.

“El importe de la venta es confidencial”, dice a CincoDías Rodrigo Silva-Ramos, cofundador de Geeksphone, que advierte, no obstante, “que la cifra ha sido importante para lo que es el panorama emprendedor español”.

SGP Technologies, que desde el principio se marcó como objetivo vender smarphones donde la seguridad y la protección de los datos del usuario fueran el elemento distintivo, seguirá contando con una oficina en Madrid para el desarrollo del proyecto Blackphone. Según explica Silva-Ramos, 14 ingenieros de Geeksphone se quedan en SGP. También Javier Agüera, cofundador de Geeksphone y SGP, permanece en el proyecto como responsable tecnológico.

El Blackphone se presentó como una revolución en la industria móvil en la pasada edición del Mobile World Congress, y fue una de las estrellas del evento. En 2014, SGP Technologies vendió unas 90.000 unidades de Blackphone, y la previsión para este año es alcanzar el millón de unidades.

“Estamos muy orgullosos de lo logrado. Hemos participado durante 15 meses en un proyecto internacional relevante, pero la estructura de empresa e inversión que hacía falta para continuar el proyecto son muy grandes para nosotros. Éramos conscientes de que estábamos en una piscina de grandes tiburones”, añade Silva-Ramos. Silent Circle, propietario ahora al 100% de SGP, cerró en 2014 una ronda de financiación de 30 millones de dólares en la que entró Ross Perot y el grupo privado de inversión Cain Capital. Ahora acaba de captar otros 50 millones para seguir impulsando su crecimiento.

Por su parte, la firma española seguirá desarrollando proyectos de innovación móvil como un nuevo wearable bajo la marca Geeksme. Para ello, la compañía planea reforzar su plantilla con los fondos obtenidos con la venta de su parte en SGP Technologies. “Nuestro modelo es emprender y después pasar el testigo a entornos más rodados y con más capacidad de inversión”, dice. 

Geeksphone nació en octubre de 2009. En su primer año vendió menos de 10.000 smartphones. En 2013 cerró un acuerdo con Telefónica para lanzar un teléfono con Firefox y ese año vendieron entre 25.000 y 30.000 terminales. Su primer wearable, que estará disponible durante la segunda mitad de este año, será una pulsera de actividad que monitorizará los principales datos de la actividad física que realicen los usuarios.

Normas
Entra en EL PAÍS