Múltiples opciones para su contratación

¿Cuándo me conviene pedir un minicrédito?

¿Cuándo me conviene pedir un minicrédito?

La figura del minicrédito en España es relativamente reciente y en buena media es resultado de la crisis y de la escasa concesión de otros productos de financiación. Se trata de préstamos de pequeñas cantidades, generalmente tienen un tope de 300 euros la primera vez que lo solicitas y en algunos casos si eres cliente recurrente se puede elevar hasta 600 euros o incluso más.

Una de las características fundamentales es que tienes que devolver esta cantidad muy pronto, en plazos que no suelen exceder de los 30 días. Su función principal es cubrir pequeños gastos o imprevistos pero siempre teniendo en cuenta que con este plazo tan corto debemos tener la seguridad de poder devolverlos ya que el coste es más que importante, por ello antes de buscar la mejor opción se tiene que tener seguridad en poder devolverlo. Teniendo en cuenta estos puntos ¿Cuándo nos conviene solicitarlo?

  1. Si estamos en algún fichero de impagos como ASNEF o Equifax. La inmediatez en la recepción del dinero es una de sus principales reclamos, también algunas entidades permiten la solicitud aun estando en ficheros de morosos como ASNEF o Equifax. Consiguiendo el dinero para cubrir estos pagos que nos han llevado a un fichero de morosos conseguiremos grandes beneficios, ya que esta inclusión nos limita la práctica totalidad de acceder a créditos (préstamos personales, contratación de tarjetas de crédito…).
  2. Pagar recibos importantes. A veces no se llega a final de mes para cubrir recibos tan vitales como los de luz , gas o agua y el banco no acepta que estemos en descubierto. No poder pagarlo suele suponer problemas muy importantes que pueden acabar con el corte de servicios tan importantes. Con los importes perjuicios que nos puede proporcionar lo mismo, optar por un minicrédito nos ahorrará problemas.
  3. Más baratos que muchos descubiertos. Al entrar en números rojos el banco empezará un mecanismo muy beneficioso para el y perjudicial para el consumidor. Además de los intereses que genera habrá que pagar cuantiosas comisiones: por el mero hecho de tener un descubierto (de hasta un 4,50% de la cantidad que se debe como un mínimo de 18 euros, por reclamación de posición deudora, por gastos de correo…) Todo ello hace que en ocasiones sea más rentable cubrir una cantidad con un mincrédito del cual conoceremos los honorarios a pagar que se disparen los costes que genera estar en números rojos.
  4. Para cualquier pequeña necesidad. Un préstamo personal puede ser interesante para una cuantía importante, pero no si necesitamos cubrir una necesidad pequeña. En primer lugar tendrías que solicitar una cantidad mayor a la que necesites, ya que los mínimos de estos préstamos son mayores. En segundo lugar cuanto más pequeña sea la cantidad, mayor es el impacto de las comisiones de apertura, lo cual les hace más caros en este supuesto. En tercer lugar suelen ser más largos los periodos de pago, por lo que no son ideales para pequeños importes a diferencia de los minicréditos.
Normas