La patronal urge a las compañías a culminar su adaptación

El seguro inicia la cuenta atrás para la adopción de Solvencia II

Pilar González de Frutos, presidenta de Unespa.
Pilar González de Frutos, presidenta de Unespa.

Faltan poco más de 300 días para que entre en vigor uno de los proyectos más esperados, y temidos, por el sector asegurador: la normativa Solvencia II, que implica nuevos criterios para el cálculo de capital de las compañías, así como nuevas regulaciones sobre gobierno corporativo y reporte de resultados.

A partir del 1 de enero de 2016, las aseguradoras españolas –al igual que sus homólogas europeas– deberán comenzar a aplicar la directiva de Solvencia II, que comenzó a gestarse hace más de una década.

La presidenta de Unespa –patronal de las aseguradoras–, Pilar González de Frutos, ha explicado esta mañana en la Semana del Seguro que este ejercicio será fundamental para las aseguradoras porque deberán ajustar sus estructuras al nuevo marco regulatorio para poder competir a pleno de rendimiento en 2016.

"Hay mucha gente en el mundo de la Formula 1 que dice que las carreras se ganan en estas largas y complejas jornadas de entrenamientos, pruebas y ajustes, y para nosotros, probablemente ocurra igual”, dijo.

De Frutos también ha asegurado que tan solo quedan 10 meses para “para plantar las semillas de un sector plenamente integrado en la gestión y la supervisión basada en riesgos. Vamos a tener que hacer muchas cosas en estos 300 días que tenemos por delante y hacerlas bien”.

No solo la presidenta de la patronal advertía en el principal foro del sector sobre la necesidad de una rápida adaptación al nuevo entorno de Solvencia II. La responsable de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP), Flavia Rodríguez Ponga, también ha apuntado que el calendario va a ser muy ajustado.

La directora del organismo que supervisa al sector ha recordado que a partir del 1 de abril las aseguradoras deberán aclarar con detalle los fondos propios complementarios (aplicando los criterios de Solvencia II), explicar cuál es el modelo interno de cálculos de riesgos, determinar el nivel y el ámbito de aplicación de supervisión dentro de un grupo asegurador...

Tres meses después, las aseguradoras deberán determinar “la elección del método para calcular la solvencia del grupo, la autorización del régimen de gestión centralizada de riesgos...”, en definitiva, una avalancha normativa que pondrá aprueba la capacidad de gestión de muchas aseguradoras, especialmente de las más pequeñas.

Como paso previo a la adopción de Solvencia II, el regulador europeo sometió a buena parte del sector a un test de estrés, cuyo resultado individualizado no ha sido publicado. Sin embargo, la semana pasada la aseguradora Mapfre explicó, durante su presentación anual de resultados, que el resultado obtenido por el primer grupo asegurador español en esta prueba de resistencia había sido muy satisfactorio.

Respecto a las perspectivas económicas del sector para el ejercicio 2015, tanto De Frutos como Rodríguez Ponga se mostraron optimistas, aunque advirtieron que hay que ser cautos. “Hay que ser realistas y aceptar que la recuperación aún está en fase embrionaria”, apuntaba De Frutos. Domingo Mirón, responsable de servicios financieros de Accenture apuntó que si el PIB llega a crecer un 3%, como ellos esperan, los ingresos de las aseguradoras podrían crecer a tasas de dos dígitos.

Normas