Los fabricantes de componentes han facturado un 7% más en 2014

La industria auxiliar del motor ingresará un 8% más en 2015

Los fabricantes españoles de componentes para la industria de la automoción han cerrado el año con un incremento de la facturación de entre el 6% y el 7% respecto del año anterior. Esto supone que las empresas han facturado durante el año pasado unos 29.980 millones, según los datos facilitados por la Asociación Española de Fabricantes de Equipos y Componentes para Automoción (Sernauto).
Las primeras estimaciones realizadas por la Junta Directiva de Sernauto revelan que para el año en curso, estas compañías españolas auxiliares para la industria del motos van a facturar unos 32.378 millones de euros, lo que implica un incremento adicional de los ingresos de entre un 7% y un 8% adicional al crecimiento del año pasado.
Estos incrementos en los ingresos llevan aparejadas, según confirmó Sernauto, un notable incremento de las plantillas. El empleo en las instalaciones de estas compañías en el sector creció entre 10.000 y 12.000 puestos de trabajo con respecto al año anterior. La asociación representa al 85% de la facturación del sector a través de sus empresas asociadas.
Estas previsiones, afirmaron desde Sernauto, van en línea con las estimaciones recogidas en la Agenda Estratégica Componentes 2020, presentada por la organización a finales del año pasado, donde se proponen una serie de medidas encaminadas a mejorar la competitividad del sector de cara a 2020. Estas propuestas permitirán generar un aumento de la facturación del sector de 6.800 millones, hasta superar los 34.000 millones, un 24% más de lo que ingresaron en 2013. Este mayor volumen de negocio supondrá la creación de alrededor de 50.000 empleos directos e indirectos en el año 2020, superando la cifra de 350.000 empleos en el sector de componentes.
Como resaltó el presidente de Sernauto, José María Pujol, “la radiografía del sector de componentes para automoción contemplada en la Agenda Estratégica pone de manifiesto su contribución a la economía del país y a la generación de empleo. Por ello, desde la industria de componentes continuaremos trabajando intensamente para mantener nuestra competitividad a nivel mundial. Apostamos por productos de mayor valor añadido, calidad y diferenciación tecnológica”.

Normas