Juan Manuel Vinós, consejero delegado de Bultaco Motors
Juan Manuel Vinós, consejero delegado de Bultaco Motors.
Juan Manuel Vinós, consejero delegado de Bultaco Motors.

“Comenzamos con la moto eléctrica, pero habrá más”

“Había que trabajar simultáneamente en ingeniería, empresarial y comercial. Compramos a Piaggio la cadenade montaje, nuestra fábrica está en Montmeló y la I+D se haceen Madrid, en el parque científico de la Universidad Carlos III”.

Bultaco nació como fábrica de motos en 1959 y cerró en 1982. Por su calidad y su espíritu deportivo muchos aficionados que rondan los cincuenta las añoran, y ahora la marca renace gracias a un proyecto serio y de alta tecnología.

Bultaco fue ante todo la obra de un gran hombre, el barcelonés Francisco Xavier Bultó (1912-1998), ingeniero, piloto y empresario. Junto a Pedro Permanyer fundó Montesa en 1945.

Bultó decidió dejar la empresa y en 1958 fundó la Compañía Española de Motores (Cemoto), fabricante de Bultaco. Para la fábrica compró la finca Mas Casellas en San Adrián del Besós (Barcelona), y la marca derivaba de su propio nombre (Bultó y Paco).

Sus productos tuvieron un gran éxito y brillaron en todas las competiciones, tanto de campo como de circuito, hasta el punto de que durante la segunda mitad de los años sesenta, el 60% de la producción de Bultaco se exportaba a EE UU.

Conviene recordar, además, que el germen de la nueva Bultaco, la empresa LGN, fue galardonada en 2011 con el Premio CincoDías a la Innovación Empresarial.

Pregunta. ¿Cómo se ha gestado la nueva empresa?
Respuesta. Somos todos unos apasionados de las motos desde pequeños. Pedí la excedencia en 2008 del grupo financiero al que pertenecía para hacer un proyecto de vehículo eléctrico con Magna, de ahí mi amistad con Gerald Pöllmann (entonces era director general de Magna Steyr). Después, por afición –tengo cinco motos, todas modificadas– conocí a unos ingenieros de la Universidad Carlos III, que estaban diseñando una moto. En 2010 me llamaron y me contaron que estaban desarrollando una eléctrica desde cero, no con un chasis convencional. Llamé a Pöllmann (el año pasado Magna fabricó en Austria unos 260.000 coches para otras marcas, como el BMW X4), vio lo que había, le convenció, y en julio de 2010 fundamos la compañía LGN.

P. ¿En qué momento decidieron revivir Bultaco?

Rapitan, la moto eléctrica de Bultaco.
Rapitan, la moto eléctrica de Bultaco.

R. Cuando fundamos la empresa ya teníamos mucho bagaje en el mundo empresarial. En 2011 cerró la fábrica de Derbi y nos pusimos en contacto con Piaggio porque estábamos interesados en esas instalaciones. Pronto se dieron cuenta de que íbamos en serio. Además, el jefe de ingeniería de Piaggio vio la moto en el Jarama. Íbamos a hacer una moto de calle con tecnología nuestra, y desde el principio tuvimos claro que había que trabajar simultáneamente en tres líneas: ingeniería, empresarial y comercial. Compramos a Piaggio la cadena de montaje. Ahora nuestra fábrica está en Montmeló y la I+D se hace en Madrid, en el parque científico de la Universidad Carlos III.

P. ¿Les han apoyado desde instituciones públicas?
R. Nos apoyó desde el principio el CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial del Ministerio de Economía y Competitividad), y desarrollamos tres kits de tracción propios, de vanguardia mundial. Lógicamente, ya necesitábamos mucho dinero y comenzamos a incorporar socios, entre los que estamos fundadores, inversores privados y un fondo de inversión. Piaggio tenía la marca Bultaco, porque era de Derbi y adquirimos después los derechos.

P. ¿Por qué motos eléctricas?
R. Hemos empezado por lo eléctrico, pero habrá versión híbrida y ya veremos que más. Gerald Pöllmann trajo a Karl-Heinz Kalbfell como socio, que desgraciadamente falleció en 2013, en un accidente de moto corriendo en Brands Hach (GB). Él fue muy importante porque nos convenció de que podíamos competir con los mejores (Kalbfell era ingeniero y fue máximo responsable de BMW Motorsport).

“Creo que hay que hacer cosas en España”

La nueva Brinco estará lista en abril.
La nueva Brinco estará lista en abril.

P. ¿Han encontrado en España personal cualificado?
R. Dicen que los ingenieros españoles se tienen que ir fuera, pero estamos trayendo de vuelta a algunos. También tenemos ingenieros de EE UU, que han hecho motos ganadoras en las Isla de Man. Gert Krammer era el ingeniero responsable del desarrollo de centralitas de Magna, desarrollando entre otras las de Mercedes, y ha venido a vivir a Barcelona. Nuestro diseñador es español y era el jefe de diseño de Aprilia, y ha venido por pura pasión. El propio Gerald Pöllmann, nuestro presidente, ha dejado Magna y se ha venido a Barcelona con su familia.

P. ¿Por qué han apostado por fabricar aquí?
R. Creo hay que apostar por hacer cosas en España. Podíamos haber ensamblado en la planta de Magna en Turquía, más barato y con menos riesgo, pero no lo hemos hecho. También estamos creando una red comercial de tiendas específicas por áreas geográficas exclusivas. Tenemos que tener una estructura empresarial potente.

P. ¿Cómo será el primer producto?
R. La nueva Brinco estará lista en abril (4.800 euros) y es un nuevo concepto, no es una bici asistida. Es un ejemplo perfecto de la nueva Bultaco, de innovar no solo en tecnologías, sino también en experiencias. La llamamos moto bike y pesa solo 33 kilos. Aquí es pedales o bien puño, como una moto. Puedes usar el motor eléctrico para correr o para ayudarte, como subiendo una rampa. La autonomía es de 30 km de exigencia máxima, a fondo, pero en campo eso no es posible, así que dura mucho más. La gente tiene que verla funcionando”.

Normas