El alumbrado y la señalización, junto a ruedasy neumáticos, son los defectos más frecuentes
Más de la mitad de las motocicletas y los ciclomotores circulan por las carreteras españolas con la ITV caducada, según  AECA-ITV.
Más de la mitad de las motocicletas y los ciclomotores circulan por las carreteras españolas con la ITV caducada, según AECA-ITV.

Los motoristas españoles se escaquean de la ITV

Motos y ciclomotores, implicados en el 30% de los accidentes de tráfico

Las motocicletas y ciclomotores españoles huyen de la ITV como de la peste. Pese a que están implicados en el 30% de los accidentes de tráfico y representar el 21% de fallecidos (entre ambos), el colectivo motero es el que más se escaquea de estas revisiones obligatorias, junto a los conductores de furgonetas y vehículos ligeros.

Según la asociación empresarial AECA-ITV, más de la mitad de las motos y ciclomotores que circulan actualmente por las carreteras españolas tienen la ITV caducada, al igual que las furgonetas, según los últimos datos recogidos por esta asociación.

Y todo pese a que está demostrado que en el 6% de los accidentes mortales siempre hay detrás un fallo en el vehículo, según recuerda Jorge Castellanos García, coordinador de seguridad vial y movilidad del Real Automóvil Club de España (RACE).

“Es increíble, este es uno de los colectivos más vulnerables, donde cualquier fallo tiene consecuencias mucho más graves para los usuarios por el riesgo a la desestabilización, frente a los vehículos de cuatro ruedas”.

Según aclara Castellanos, en España se salvarían más de 100 vidas cada año si todos los vehículos pasaran las revisiones periódicas obligatorias.

Encima, tampoco puede decirse que los conductores que acuden a la ITV tengan estos vehículos como oro en paño. Más del 42% de las motos y ciclomotores revisados en 2013 fueron rechazados en la primera visita y cada vehículo rechazado presentaba, además, una media de tres defectos graves, según el informe de AECA.

Se da también la circunstancia de que, además, han crecido el número de defectos de cualquier tipo, casi el 10% en el caso de los graves. Entre estos últimos, el alumbrado y la señalización son los más comunes (31,9%), seguidos de los ejes, las ruedas, los neumáticos y la suspensión.

Luis Rivas, secretario general de AECA-ITV, destaca que en el caso de los ciclomotores, una de las principales causas del absentismo tiene que ver con el desconocimiento de los conductores de la obligación de pasar la revisión al tercer año y después cada dos, dado que la norma se impuso en el año 2008, algo que no ocurre en las motocicletas, cuya obligación está en vigor desde 1987.

Fallos en las ruedas y los neumáticos, entre los defectos graves más frecuentes.
Fallos en las ruedas y los neumáticos, entre los defectos graves más frecuentes.

En muchos otros casos, señala Rivas, “no van sencillamente por miedo a no superarla”, lo que ofrece una idea de cómo se encuentra el parque de motos español en estos momentos.

Para Fernando González Iturbe, director de la Fundación CEA (Comisariado Europeo del Automóvil), además de que las motos pueden evitar con mayor facilidad los controles de tráfico en las carreteras, la movilidad del mercado de segunda mano de este segmento es también una circunstancia que juega en contra. “No todos los cambios de titularidad de las motos se registran. Por eso es más difícil de controlar”.

En 2013 (el último del que se tienen datos), se rechazaron por defectos graves al 25,7% de los ciclomotores y al 17,1% de los motocicletas y se da la circunstancia que en el caso de los ciclomotores, además del exceso de ruido, desarrollar velocidades máximas muy por encima de las homologadas fue una de las irregularidades más destacadas “a pesar de constituir un grave riesgo para los conductores y los pasajeros, dice Rivas.

La ITV garantiza que los vehículos cumplan unas condiciones técnicas mínimas claves para la seguridad de los usuarios, así como para la preservación del medio ambiente. La concienciación por parte de la DGT e intensificar los controles de los agentes de tráfico, sobre todo en las ciudades por donde suelen circular, son las dos asignaturas pendientes.

La mitad de las furgonetas circula con la ITV caducada

Los furgoneteros españoles, o los propietarios de las furgonetas, es también un colectivo bastante absentista. Según recogen en la asociación AECA-ITV, más de 2,5 millones de furgonetas y otros vehículos de transporte ligero circula con la Inspección Técnica de Vehículos caducada.

Al igual que en eI caso de las motos, tampoco los que acudieron a esta revisión periódica se fueron de rositas. Una de cada cinco furgonetas que pasaron la ITV en 2013 (últimos datos) no se encontraba en condiciones de circular por las vías públicas con las mínimas condiciones de seguridad. En este segmento, que a partir de los diez años tiene que acudir a la ITV dos veces al año, los capítulos donde más defectos graves se encontraron fue en los ejes, ruedas, neumáticos y suspensión (23,7%), precisamente los que más crecieron junto a la dirección del vehículo;seguidos del alumbrado y señalización (22,8%) y los frenos (17,7%).

Las furgonetas se vieron implicadas en 7.682 accidentes con víctimas, el 51% de ellos en vías urbanas, en 2013, según datos de la DGT. El miedo a no pasar la revisión dada la antigüedad media de las furgonetas (unos 13 años) es la principal causa del absentismo, recuerda Rivas.

Normas