Compañías
Ciudad financiera del grupo Santander en Madrid. El banco lidera el selectivo, donde supone el 17% del total.
Ciudad financiera del grupo Santander en Madrid. El banco lidera el selectivo, donde supone el 17% del total.

Los que manejan los hilos del Ibex

Santander, Telefónica, Inditex, BBVA e Iberdrola suponen más de la mitad del índice y determinan su evolución

Para casi ningún inversor es desconocida la singular manera de denominar al índice español por excelencia. Dentro de la jerga bursátil, el apelativo Ibex 35 se utiliza desde que el selectivo se creó en 1992. Por orden riguroso de importancia, Santander, Telefónica, Inditex, BBVA e Iberdrola son sus cinco valores directores, que suponen más del 50% del peso total del indicador y tienen el poder de marcar su tendencia.

¿Cuál es el motivo? El Ibex 35 es un índice ponderado por capitalización bursátil. Es decir, el peso de cada valor se calcula multiplicando el número de acciones en circulación por el precio de las mismas. También se tiene en cuenta el número de títulos que cotiza libremente (free float): menos accionistas con capacidad de control sobre la gestión de la empresa significa más repercusión en el selectivo. Como consecuencia, las empresas de mayor tamaño cuentan con más ponderación dentro del Ibex, y sus subidas y bajadas influyen en mayor medida que las demás en el movimiento final del selectivo.

Para Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG, el control férreo de las primeras cotizadas es sinónimo de una mayor volatilidad. “En el Ibex 35 existe una excesiva dependencia hacia los cinco primeros valores, y esta concentración se traduce en que el selectivo español sea más volátil que otros europeos”, explica.

CRECEN LAS DIFERENCIAS

Javier Niederleytner, profesor del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB), considera que las diferencias entre las cinco primeras y el resto de cotizadas solo puede ir en aumento: “Que el Ibex 35 esté dominado por cinco de sus valores se debe en parte a que los fondos de inversión extranjeros invierten preferentemente en blue chips, y esto produce que el propio volumen se retroalimente. Las diferencias de contratación hacen que las desigualdades crezcan cada vez más”.

IAG, OHL, Acciona, Sacyr, Inditex, BBVA, Bankinter y Telefónica son los títulos más aconsejados por los analistas

Nuria Álvarez, analista de Renta 4, se aproxima a la idea de Niederleytner a la hora de explicar la gran diferencia en el volumen negociado de las compañías y sus pesos en el selectivo español. “Los gestores de carteras primero invierten en grandes valores, con mucha liquidez –que viene dada por el free float– y elevada capitalización. Después, en compañías del Ibex que lo estén haciendo bien. Y por último, en empresas de fuera del índice. Esto último produce una cierta renovación en el mapa de poder del selectivo”, señala.

Niederleytner solo vislumbra una solución para que este control disminuya. “Las empresas con menor peso están obligadas a crecer; si se hacen las cosas bien, se puede, y un claro ejemplo es Inditex. La compañía de Amancio Ortega ha conseguido escalar al top 5 en un tiempo récord, y en los últimos 10 años es con diferencia la cotizada que más ha empujado el crecimiento del Ibex”, sostiene.

RESTAR PODER

Por el contrario, Pingarrón considera como una posible solución el aumento del número de empresas: “Ampliar el número de valores del Ibex restaría poder a los grandes. Un ejemplo de índices más grandes son el Footsie 100 británico (con un centenar de compañías) y el CAC 40 francés, que cuenta con cinco valores más que el indicador español”, afirma el experto.

Lo cierto es que el Ibex 35 no solo se encuentra dominado por sus cinco primeros valores. Los bancos suponen más de un tercio de él. “Las empresas del sector financiero ponderan casi un 40%. No hay ningún otro índice europeo que sea tan dispar. Solo Santander y BBVA suman un 27%. Esto se traduce en que el comportamiento del resto de las empresas pierde importancia: si los bancos lo hacen bien, su peso hará que el índice se comporte bien, y si lo hacen mal, tendremos el efecto contrario”, mantiene Nuria Álvarez. “En los últimos años, el Ibex ha estado tremendamente penalizado por su sesgo bancario; ningún otro indicador de la eurozona ha sufrido tanto como él por esta razón”, apunta Jacobo Blanquer, consejero delegado de Tressis Gestión.

Blas Calzada, presidente del comité asesor técnico del Ibex, que se reúne en marzo, junio, julio y diciembre para decidir qué valores debe incluir el selectivo, no encuentra problema en el actual reparto de fuerzas. “Que unas empresas pesen más que otras es una característica que la mayoría de los índices tienen. El Ibex sigue todas las normas, ninguna empresa supone más del 20%, y si así fuese, solo se le consideraría un 20%. Si no gusta tal y como está diseñado, cualquier inversor tiene la posibilidad de diseñarse un índice exclusivo a través de fondos cotizados (ETF)”, defiende.

Pero ¿son los valores estrella la mejor opción para el inversor? Para igualar el peso que actualmente Santander supone dentro del Ibex, del 17%, habría que unir a las empresas que ocupan los últimos 20 puestos del índice. Si quisiésemos igualar el porcentaje de las cinco primeras, no quedaría más remedio que juntar a todas las demás. Sin embargo, esto no equivale a que invertir en los valores estrella siempre sea lo más interesante.

“No veo ningún atractivo en invertir en los cinco primeros valores. Veo más oportunidades en empresas de menor peso, como IAG, que va a funcionar muy bien mientras que el precio del petróleo siga barato. Otros valores que considero atractivos son OHL, Acciona y Sacyr. Y en cuanto a banca, mucho antes que invertir en Santander o BBVA, aconsejaría hacerlo en Bankinter, ya que al estar muy expuesto a la economía española, a medida en que esta se vaya recuperando, irá dando agradables sorpresas”, aconseja Pingarrón.

RECOMENDACIONES

Jacobo Blanquer ve potencial en los blue chips y sobre todo en Inditex. “El grupo textil me encanta; en los últimos 10 ejercicios ha subido de media más de un 22% anual. Es uno de los valores que mejor se va a comportar este año: la bajada del crudo, la mejora del PIB y el fortalecimiento del dólar van a contribuir a ello”. El experto también apuesta por Telefónica: “Es cierto que el sector de las telecos ha realizado una travesía por el desierto, pero ahora la clave va a ser el crecimiento en datos y el 4G. Los próximos años este valor lo va a hacer muy bien, va a tener una fuerte generación de caja, lo que hará que su deuda descienda y que su pago de dividendos sea razonable”.

Blanquer no considera atractivo invertir a corto plazo en Santander, BBVA o Iberdrola. “El endeudamiento de la eléctrica es elevado, no cotiza barata por ratios y cuenta con poco potencial de subida. Santander y BBVA lo harán bien, pero a corto plazo es mejor para los bonistas que para los accionistas”, indica.

Santander y BBVA sí son buenas opciones a los ojos de Carlos Fernández, analista de XTB: “Sin duda, los dos grandes bancos españoles, al ser unos de los principales dueños de renta fija pública, se verán beneficiados por las medidas del Banco Central Europeo (BCE), pues ahora pueden vender los bonos que compraron en los momentos álgidos de la crisis de deuda con elevadas plusvalías. A esto hay que sumar que las cifras de concesión de crédito continuarán aumentando y que cada vez son menores las provisiones que tienen que realizar, por lo que sus márgenes de beneficio mejorarán”.

Normas