Los Reyes visitan las instalaciones de la empresa

Freixenet finaliza por todo lo alto la fiesta de su centenario

Freixenet celebra una comida con personalidades para concluir la celebración de su aniversario

La filoxera, un virus que afecta a la vid, acabó con Casa Sala, la predecesora de lo que hoy es la exitosa bodega Freixenet. Sin embargo, la familia Sala, posteriormente unida con el clan Ferrer, no se dieron por vencidos y la unión de ambos apellidos dio lugar a Freixenet. Ayer, los Reyes de España pusieron punto y final a la celebración del centenario de la productora de cava catalán más importante.

Aunque el año de dicha efeméride fue el pasado, no ha sido hasta ahora que la bodega ha acabado las celebraciones. Y lo hicieron por todo lo alto, con un encuentro en el que estuvieron presentes 150 empresarios y personalidades de la política y la economía catalana. Además del monarca, estuvieron presentes el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria; la delegada del Gobierno en Cataluña, María de los Llanos de Luna, y los consejeros de Empresa y Empleo y Agricultura, Felip Puig y Josep Maria Pelegrí, respectivamente, mientras que no acudió el presidente de la Generalitat, Artur Mas, quien ya visitó la cava de Sant Sadurní el año pasado.

Felipe VI reconoció la importancia que ha tenido la compañía para la economía, tanto catalana como española. “Esta empresa ha sido identificada muy merecidamente con el espíritu emprendedor español”, afirmó el Rey en un discurso que comenzó en castellano para pasarse posteriormente al catalán. Los Reyes visitaron las instalaciones de la compañía en la localidad barcelonesa en la que nacieron hace ya más de 100 años. Tras ellos, se celebró una comida en cuyo brindis el monarca felicitó a la marca por los éxitos que ha cosechado con “su buen hacer”.

Freixenet tiene una producción anual de cerca de 180 millones de botellas, lo que se convirtió en el último ejercicio en una facturación de 520 millones de euros. El 80% de las ventas de la compañía barcelonesa proceden del exterior. Felipe VI destacó la apuesta de Freixenet por la excelencia y la innovación y su valentía a la hora de aventurarse en el mercado internacional, convirtiéndose en una de las marcas españolas más renombradas de todo el mundo. Sobre este aspecto, el Rey reconoció que “se lanzó tempranamente y con valentía a la aventura del mercado internacional por todo el planeta”.

Durante la visita a las instalaciones, los monarcas han tenido ocasión de visitar la Cava Real. Este es el lugar, situado a unos 30 metros de profundidad, donde Freixenet guarda sus productos de mayor valor. La primera botella descorchada en aquel lugar la abrió el padre del actual Rey, Juan Carlos, en 1982.

 Cataluña y España

“Freixenet ha llegado a representar esa imagen de nuestro mejor espíritu y nuestros mejores logros empresariales. Su cuna barcelonesa y su corazón profundamente catalán han sido señas de orgullo español paseado con éxito ejemplar por todo el mundo con una visión ciertamente pionera y universal”, defendió el monarca.

El presidente de la compañía, Josep Lluís Bonet, agradeció la visita de los Reyes en un día “tan especial” y dedicó su brindis, cava en mano, a “la alegría de haber servido a España y Cataluña”. El menú del acto fue realizado por el chef Nandu Jubany, mientras que Jordi Roca, el menor de los hermanos Roca, se encargó de la repostería.

Bonet quiso reconocer los éxitos que ha tenido la compañía que ahora preside aunque sin olvidarse de las “vicisitudes, esfuerzos y trabajo tenaz”. No en vano, la compañía tuvo que comenzar de nuevo en varias ocasiones, como cuando tras la Guerra Civil tuvieron que reconstruir de cero las instalaciones y su negocio.

Freixenet ha conseguido hacer del cava catalán un producto muy consumido y reconocido en el exterior gracias al talento y la innovación que han sido necesarias para crear lo que hoy es una compañía con más de 11.000 empleados y 18 bodegas en tres continentes. La bodega continúa siendo una empresa 100% familiar.

En el encuentro estuvieron también presentes el presidente de la patronal CEOE, Juan Rosell; el de Foment del Treball, Joaquim Gay de Montellà; el conde de Godó, Javier Godó; el cazatalentos Luis Conde o el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls. Así como otros directivos de la empresa como el vicepresidente de honor José Ferrer. Con este acto, la compañía pone fin a más de un año de celebración de la efeméride en la que se han organizado exposiciones, visitas, e incluso se han producido ediciones especiales de su cava. Lejos queda aquella Casa aquella Casa Sala que casi desapareció a finales del siglo XIX.

.

 

Normas