Critican el exceso de carga de trabajo

Báñez intenta frenar la protesta de los empleados del SEPE

Una oficina de empleo de la Comunidad de Madrid.
Una oficina de empleo de la Comunidad de Madrid.

La secretaria de Estado de Empleo, Engracia Hidalgo, se reunirá el jueves con los sindicatos que representan a los trabajadores del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), para analizar el refuerzo de las plantillas que gestionan las prestaciones por desempleo, tal y como demandan los representantes de estos empleados públicos.

Esta reunión se produce después de las protestas que protagonizaron ayer varias decenas de representantes sindicales del SEPE, que se encerraron a las puertas del despacho de la ministra de Empleo, Fátima Báñez, en la sede madrileña de este ministerio.

Con este encierro arrancaron ayer las movilizaciones que preparan los sindicatos del SEPE –CSI-F, UGT, CC OO, ELA, CIG y USO– “en protesta por el déficit estructural de personal, la elevada carga de trabajo y la asunción de funciones cualificadas sin la debida prestación”, denuncian los representantes sindicales.

Según sus quejas, la plantilla del SEPE se ha mantenido invariable en unos 10.000 empleados desde que se inició la crisis (6.500 de ellos en contacto directo con los ciudadanos en las 711 oficinas de toda España), pese a que el número de parados que acude a realizar gestiones se ha incrementado en casi tres millones en estos últimos años.

No obstante, ante estas demandas, desde el Ministerio de Empleo argumentan que el SEPE “ha sido uno de los pocos organismos de la Administración que ha visto incrementada su plantilla, al ser considerado un sector prioritario con necesidades urgentes e inaplazables”. De hecho, aseguran que entre 2008 y 2014 el SEPE ha incrementado un 12% su plantilla.

Los sindicatos se quejan también de que los empleados públicos que tramitan prestaciones han visto constantemente incrementada su carga de trabajo, sin recibir compensaciones económicas a cambio. Es más, con salarios incluso un 25% inferiores a otros empleados que realizan labores similares en otros organismos.

Esta situación se ha visto agravada, según denuncian los sindicatos, por la nueva carga de trabajo que ha supuesto la reciente aprobación de la última ayuda a parados de larga duración con cargas familiares que hayan agotado todas las prestaciones.

Menos expedientes

Sin embargo, Empleo también rebate este argumento al asegurar que esta nueva ayuda ha supuesto el 6,8% del total de expedientes resueltos, lo que se ha compensado por el descenso general de los expedientes ordinarios en un 16,9%, en los últimos meses.

Además, recuerdan que la implantación del servicio de cita previa y la nueva gestión informática han aliviado la carga de trabajo de los empleados de este organismo. En cualquier caso, los sindicatos aseguraron que si el Gobierno no atiende sus demandas, proseguirán su escalada de protestas y movilizaciones iniciada con el encierro de ayer, sin descartar una huelga en las oficinas de toda España.

Normas